Artes durante la Guerra Revolucionaria - Historia

Artes durante la Guerra Revolucionaria - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Artes durante la guerra revolucionaria

Por Awet Amedechiel

A mediados y finales del siglo XVIII, muchos colonos coloniales habían superado las dificultades de supervivencia, especialmente en los asentamientos urbanos establecidos, y pudieron participar en esfuerzos artísticos. Como escribió Benjamín Franklin en 1763, "después de que terminen los primeros cuidados para las necesidades de la vida, llegaremos a pensar en los adornos". Sin embargo, el arte por el arte no era un sentimiento popular en las colonias británicas. La mayoría de las veces, las actividades artísticas locales estaban fuertemente ligadas a los asuntos prácticos. La música se interpretó como parte de los servicios religiosos. Los artesanos aplicaron su arte a artículos para el hogar, así como a edificios y monumentos cívicos. La idea era dotar de belleza a elementos y actividades comunes, enriqueciendo así la vida cotidiana, lo que podría denominarse arte "externamente justificable". Así, había más arquitectos y fabricantes de muebles que pintores y escultores; más almanaques que novelas; y más himnos que óperas.

La actividad creativa que tuvo lugar entre los europeos-americanos fue generalmente a nivel amateur, ya que había una escasez de artistas y artesanos calificados, y pocas instituciones en las que adquirir una formación profesional. La arquitectura era un campo en el que dominaba el aficionado autodidacta, por lo que los arquitectos, carpinteros y constructores aficionados jugaron un papel importante debido a la falta de arquitectos profesionales. Peter Harrison fue uno de esos arquitectos, conocido por diseñar la sinagoga Touro y la Biblioteca Redwood en Newport, Rhode Island. El Libro de Arquitectura de James Gibbs (1728) fue un tomo popular entre estos caballeros arquitectos, con sus representaciones de edificios europeos famosos y elegantes, incluidas las obras de Sir Christopher Wren. Los arquitectos estudiarían las imágenes y diseñarían versiones adaptadas a sus propias necesidades. La Christ Church en Filadelfia, Pensilvania, y el First Baptist Meetinghouse en Providence, Rhode Island, fueron diseñadas por arquitectos aficionados basándose en una descripción del libro de Gibb de Wren's St. Martin-in-the-Fields en Londres. En muchas sociedades nativas americanas, sin embargo, las artes, a menudo íntimamente conectadas con los ritos religiosos y sociales, estaban bien desarrolladas, y se producían con regularidad artesanos y artistas expertos. La música y la danza indígenas, incluidas las requeridas para los rituales religiosos, así como la poesía, la cerámica, la escultura y el tallado, el trabajo con abalorios y otras formas de arte, fueron respetadas y partes integrales de muchas sociedades nativas americanas. A pesar del miedo ignorante y los prejuicios culturales con los que muchos europeos reaccionaron al arte nativo americano, las tribus que sobrevivieron a la llegada de los europeos continuaron apoyando las artes como partes naturales y necesarias de la vida.

En Nueva Inglaterra y partes de las Colonias del Medio, la influencia de grupos religiosos, como los puritanos de Nueva Inglaterra y los cuáqueros de Pensilvania, creó cepas artísticas caracterizadas por la simplicidad en campos como la arquitectura, la fabricación de muebles, la orfebrería y la música. En las áreas fronterizas, el esfuerzo de supervivencia era demasiado agotador para permitir que la energía social suficiente para fomentar formas de arte complejas y no utilitarias, por lo que la simplicidad se adoptó por necesidad. Aquellos cuyos gustos y bolsillos exigían más en general, recurrieron a la cultura importada de Europa. Los propietarios de las plantaciones del sur, capaces de explotar la mano de obra barata o gratuita de los sirvientes y esclavos contratados, estaban ansiosos por emular el estilo de vida de la élite inglesa y la nobleza europea. Importaron cultura en grandes dosis, enviando a sus hijos a Europa para una educación refinada, haciendo que artistas europeos pintaran sus retratos, comprando la última moda de Londres y París y construyendo casas basadas en modelos europeos. Esto apoyó el sentimiento de que había algo inherentemente superior en la cultura europea, y que la cultura estadounidense emergente, con sus influencias nativas americanas, africanas y europeas, era incapaz de producir el tipo de refinamiento socialmente aceptable que muchos de los escaladores sociales. clase de propietarios de plantaciones tan desesperadamente buscada. Hasta ese momento, la mayoría de los colonos se consideraban europeos en América, por lo que su deseo era llevar sus culturas de origen a sus nuevos hogares. Una vez que llegaron y se enfrentaron a las culturas en competencia de los nativos americanos, los afroamericanos y otros inmigrantes europeos, se alteraron sus nociones preconcebidas de "cultura". Muchos colonialistas británicos hicieron fuertes intentos por reafirmar el dominio cultural, especialmente en las colonias del sur. Sin embargo, artistas estadounidenses de talla lograron emerger entre los imitadores aficionados. Dos ejemplos notables fueron James Singleton Copley y Benjamin West. Ambos artistas nacieron en 1738, lograron un éxito temprano y posteriormente se mudaron a Inglaterra. West mantuvo sus lazos con su hogar estadounidense, apoyando la causa patriota y alentando a los jóvenes artistas estadounidenses a estudiar en el extranjero. Copley, sin embargo, estaba casado con un conservador y su vida fue amenazada por la violencia de la multitud. Los estilos de los dos pintores eran muy diferentes, con las obras de West caracterizadas por la suavidad y el romanticismo, mientras que las obras de Copley tenían una calidad más severa y penetrante. Irónicamente, el patriota West era conocido por sus pinturas de la nobleza, mientras que Tory Copley retrataba a figuras de una amplia gama de posiciones sociales, incluido el revolucionario platero Paul Revere.

Al igual que con las artes "intelectuales", las artes domésticas para los consumidores estadounidenses se basaron en modelos europeos. En Filadelfia, los artesanos de muebles estadounidenses se hicieron conocidos por sus muebles de estilo Chippendale. En Newport, Rhode Island, John Goddard y John y Edmund Townsend también eran conocidos por sus muebles de alta calidad que podían competir con piezas importadas. Las cabañas de barro de Nueva Inglaterra con techos de paja se inspiraron en las cabañas de campo inglesas, aunque los patrones tradicionales tuvieron que ajustarse para adaptarse al clima más duro de Nueva Inglaterra. Los holandeses-estadounidenses en Nueva Amsterdam mantuvieron sus casas de ladrillo de estilo valón, mientras que los sueco-estadounidenses en Fort Christina construyeron casas de piedra de estilo sueco. En el sur, sin embargo, en lugar de construir casas como las que son apropiadas para su posición social en Inglaterra, muchos angloamericanos tomaron sus fortunas recién adquiridas en el sector del tabaco e intentaron imitar los estilos de vida y la arquitectura de la nobleza terrateniente inglesa. Por lo tanto, desarrollaron el estilo colonial georgiano para las mansiones del sur y las casas de plantaciones.

La literatura de las colonias británicas estuvo dominada por ensayos, libros y folletos sobre diversos temas de no ficción. Gran parte de la no ficción mejor escrita del período prerrevolucionario provino de clérigos y otros escritores religiosos. El Gran Despertar de mediados del siglo XVIII produjo clérigos-escritores, el más famoso de los cuales fue el reverendo Jonathan Edwards. Además de los temas religiosos y morales, la historia era un tema popular para los libros de no ficción, por lo que colonias como Massachusetts, Virginia y Nueva York tenían sus historias registradas, y las cinco naciones de los iroqueses fueron el tema de un tomo histórico. Los diarios y la correspondencia, tanto reales como ficticios, se escribieron con frecuencia y ocasionalmente se publicaron. Los almanaques y los volúmenes didácticos eran omnipresentes. A medida que empeoraron las relaciones británico-estadounidenses, gran parte de la no ficción estadounidense se centró en cuestiones políticas, siendo la Carta de un granjero de Pensilvania a los habitantes de las colonias británicas de John Dickinson (1768) y El sentido común de Thomas Paine (1776) dos de los ejemplos más eficaces.

Aunque la ficción estuvo representada en las colonias, las bellas letras indígenas no pudieron sobrevivir en las colonias prerrevolucionarias. Gran parte de la literatura, especialmente la ficción, se importó de Inglaterra. Hasta después de la Guerra de la Independencia no se publicaría la primera novela estadounidense, El poder de la simpatía (1789) de William Hill Brown. Los escritos estadounidenses que no eran estrictamente prácticos estaban solo un corte por encima de lo cotidiano en tono, si no en calidad. Dado que los bajos niveles de alfabetización, la competencia de los libros europeos y un cierto grado de pragmatismo en la psique estadounidense emergente produjeron una audiencia limitada para la literatura más refinada, muchos escritores estadounidenses tuvieron que tener en cuenta los intereses de las audiencias británicas si querían vender sus escritos ampliamente. . Algunos escritores, siguiendo el ejemplo de los pintores West y Copley, viajaron a Gran Bretaña en busca de mayores oportunidades. El poeta Phillis Wheatley incluso obtuvo el patrocinio de la nobleza inglesa.

Las artes teatrales fueron acogidas y rechazadas por varios segmentos de la sociedad colonial. En Annapolis y Charles Town, las compañías teatrales británicas tocaron para dar la bienvenida a la audiencia proveniente de la clase ociosa adinerada y secularizada. Las obras de escritores británicos como William Shakespeare, John Dryden, Joseph Addison y William Congreve fueron interpretadas por actores profesionales como el famoso Thomas Kean, así como por estudiantes. En otras ciudades, como Boston y Filadelfia, que fueron fuertemente influenciadas por los puritanos y cuáqueros respectivamente, se produjeron grandes protestas a raíz de los intentos de llevar representaciones teatrales a las colonias. A pesar de esto, la primera obra de un estadounidense nativo, El príncipe de Partia, fue escrita por un poeta de Filadelfia, Thomas Godfrey, y producida en 1767. La música se desarrolló a lo largo de dos caminos: el sagrado y el secular. Los ministros, preocupados por el futuro de la música religiosa, pidieron una mejora en la educación musical. La respuesta a este llamado fue el surgimiento del movimiento de escuelas de canto, en el que los instructores de canto estadounidenses independientes viajaban a través de las colonias para brindar educación musical. De este movimiento surgió la Escuela de Compositores de Nueva Inglaterra en la década de 1770. Estos compositores, incluidos personajes como William Billings, Daniel Read, Jacob French, Jacob Kimball, Samuel Holyoke y Oliver Holden, utilizaron la característica distintiva "yanqui" de la "melodía fuging". Comenzarían un himno coral con la melodía en voz de tenor, luego dejarían que las otras voces ingresaran a su vez, creando un sonido parecido a una fuga sin una estricta adherencia a las prácticas compositivas de compositores europeos como J. S. Bach. En 1770, Billings publicó una colección de sus himnos, que se hizo popular entre las iglesias tanto dentro como fuera de Nueva Inglaterra.

Más allá de la esfera de la iglesia, las baladas seculares se convirtieron en una forma popular de entretenimiento, a veces importadas de Inglaterra, a veces creadas por estadounidenses. La primera representación registrada de una ópera en las colonias británicas fue la ópera balada Flora, o Hob in the Well., Representada en 1735 en la sala de audiencias de Charleston, Carolina del Sur. Otras óperas de baladas británicas, como The Beggar's Opera de John Gay, se hicieron populares, aunque las óperas italianas más "refinadas" no llegarían a Norteamérica hasta el siglo XIX. Lo que parece ser la primera ópera estadounidense, Tammany de James Hewitt, no se representó hasta 1794. Sin embargo, cada vez más urbanitas se interesaron por escuchar representaciones de música artística europea. Los conciertos públicos con artistas extranjeros comenzaron en Nueva York, Boston y Charleston, y organizaciones como la Sociedad de Santa Cecilia de Charleston, que comenzaron en 1762, patrocinaron eventos musicales y recurrieron cada vez más a talentos locales.

Una vez que el fervor revolucionario comenzó a barrer las colonias, la inclinación práctica en la personalidad estadounidense emergente abrazó las artes como propaganda. Los escritos patrióticos fueron publicados y discutidos entre los alfabetizados: panfletos y ensayos como Los derechos de las colonias británicas afirmados y probados de James Otis de 1764 y el Sentido común de Thomas Paine de 1776 fueron ampliamente leídos y ejercieron una influencia importante en la solidificación del apoyo patriota. Para las masas analfabetas, se agregaron letras republicanas a baladas nuevas y familiares, difundiendo los temas de la revolución. Los caricaturistas políticos apoyaron la lucha por la independencia al representar a Inglaterra como un viejo ogro del pasado, mientras mostraban que la nación emergente estaba injustamente oprimida, pero sin embargo llena de esperanza y potencial. Además de la descripción deliberadamente inexacta de Paul Revere de la "Masacre" de Boston, una de las imágenes políticas más famosas de la guerra fue el dibujo "Join or Die" de Benjamin Franklin, publicado en su Philadelphia Gazette en la víspera del Congreso de Albany, que muestra un serpiente dividida en secciones con los nombres de cada colonia etiquetando cada segmento. Tales palabras, canciones e imágenes, que a menudo representan historias reales de los valientes actos de los patriotas estadounidenses o temas vitales de la época, sirvieron para reunir un amplio apoyo para las tropas continentales y su causa. Art incluso estuvo involucrado en el espionaje. Patience Lovell Wright, una escultora que modeló sus figuras de cera a partir de contemporáneos famosos, pasó de contrabando información secreta a las fuerzas estadounidenses en Filadelfia, oculta en sus obras de arte.

A pesar de la fuerte influencia del "Viejo País" en las artes coloniales emergentes, se hizo un intento inicial para forjar una cultura artística local. Los ideales republicanos de la revolución, divergentes en muchos sentidos de las estructuras sociales y políticas europeas, abrieron el camino hacia un estilo exclusivamente estadounidense. Este conflicto e interacción entre europeos y estadounidenses, así como el tema relacionado de la cultura "intelectual" y "vulgar", iba a influir en toda la historia del arte y la cultura en los Estados Unidos.


Música de la Revolución Americana

Todos los escolares estadounidenses aprenden la melodía de Yankee Doodle antes de salir de la escuela primaria, pero pocas personas conocen el origen de la canción. Algunas de las palabras son:

Yankee Doodle fue a la ciudad
Montar en un pony
Metió una pluma en su sombrero
Y lo llamó macarrones

Un cirujano del ejército británico llamado Richard Shuckburg escribió por primera vez los versos durante la Guerra francesa e india para burlarse de los soldados coloniales. Usó una melodía británica tradicional que se ha adjuntado a muchas otras letras, pero en los tiempos modernos, Yankee Doodle se ha convertido en la interpretación más famosa.

"Yankee" era un término despectivo adjunto a los habitantes de Nueva Inglaterra, y en esos días, los macarrones no eran un fideo, sino un estilo de cabello caprichoso o afeminado. En la melodía, Shuckburg básicamente estaba llamando a los colonos poco masculinos y estúpidos. Sin embargo, a los colonos les encantó tanto la canción que la adoptaron como una de sus canciones más patrióticas y hacían bailar a los prisioneros británicos capturados al final de la Guerra Revolucionaria.


El héroe de la guerra revolucionaria que era abiertamente gay

Los hombres homosexuales siempre han formado parte del ejército estadounidense. En una era anterior al matrimonio homosexual o al orgullo abierto, los militares se enamoraron, formaron amistades apasionadas y tuvieron encuentros con personas del mismo sexo. Sin embargo, debido a la discriminación social y oficial, la mayoría de sus historias no han sido contadas. Pero en el caso de uno de los héroes fundadores militares, la homosexualidad siempre fue parte de la historia.

El barón Friedrich von Steuben, un militar prusiano contratado por George Washington para darle forma al Ejército Continental durante los días más oscuros de la Guerra Revolucionaria, es conocido por su valentía y la disciplina y el coraje que aportó a las tropas estadounidenses. Los historiadores también piensan que era homosexual & # x2014 y se desempeñó como un hombre abiertamente gay en el ejército en un momento en que las relaciones sexuales entre hombres se castigaban como un delito.

& # x201C, aunque su nombre es poco conocido entre los estadounidenses de hoy, & # x201D & # xA0 escribe Erick Trickey para Smithsonian, & # x201Cada soldado estadounidense está en deuda con von Steuben & # x2014 creó el ejército profesional de América & # x2019. & # x201D

No fue fácil: tres años después de la Guerra Revolucionaria, el ejército tenía poca disciplina, moral e incluso comida. Con sus ejercicios estrictos, su presencia llamativa y su ojo sagaz para la estrategia militar, ayudó a convertirlos en una potencia militar.

El barón von Steuben instruyó a reclutas estadounidenses en Valley Forge en 1778. (Crédito: Fotosearch / Getty Images)

Benjamin Franklin, quien recomendó a von Steuben a Washington, jugó con sus calificaciones. También restó importancia a los rumores de que el barón había sido despedido del ejército prusiano por homosexualidad. Von Steuben se unió al ejército cuando tenía 17 años y se había convertido en el asistente personal de Federico el Grande & # x2019, pero a pesar de una carrera aparentemente prometedora, fue despedido abruptamente en 1763. Más adelante en su vida, & # xA0 escribió sobre un & # x201enemigo implacable & # x201D que había aparentemente llevó a su despido, pero los historiadores no están seguros de las circunstancias exactas del despido.

Después de ser despedido, von Steuben rebotó de un trabajo a otro. No le impresionó la sugerencia de Franklin de que se ofreciera como voluntario para ayudar al ejército estadounidense y, en cambio, trató de conseguir otro trabajo militar en la corte de Baden. Pero su solicitud se vino abajo cuando una carta anónima lo acusó de tener & # x201Como familiaridades & # x201D con niños pequeños.

Como señala el historiador William E. Benemann, no hay evidencia histórica de que von Steuben fuera un pedófilo. Pero era gay, y muchos de sus compañeros consideraban la homosexualidad como una aberración criminal. & # x201C En lugar de quedarse y ofrecer una defensa, en lugar de llamar a sus amigos & # x2026 para dar fe de su reputación, von Steuben decidió huir de su tierra natal & # x201D, escribe Benemann.

Barón von Steuben. (Crédito: The Palmer / Getty Images)

Franklin probablemente conocía los rumores y la razón por la que von Steuben aceptó repentinamente una oferta que rechazó tan recientemente. Pero no veía la vida privada de von Steuben como relevante para sus calificaciones militares. Tampoco George Washington, quien conocía las acusaciones pero dio la bienvenida a von Steuben a su campamento y asignó a Alexander Hamilton y John Laurens & # x2014, ambos involucrados en lo que algunos historiadores & # xA0 denominaron & # x201Cromantic amistad & # x201D & # x2014 como sus ayudantes.

Washington aprobó a von Steuben. & # x201CHe parece ser un caballero & # x201D, & # x201D escribió & # xA0 cuando el barón llegó al campamento, & # x201C y, por lo que he tenido la oportunidad de juzgar, un hombre de conocimientos militares y familiarizado con el mundo. & # x201D

Cuando von Steuben llegó al campamento, quedó consternado por las condiciones en las que los soldados habían estado luchando e inmediatamente se puso a trabajar para entrenar soldados con estrictas técnicas prusianas. Era un maestro de instrucción estricto, pero también socializaba con las tropas. Uno de sus ayudantes, Pierre - & # xC9tienne Du Ponceau, recuerda una fiesta particularmente salvaje en Valley Forge. & # x201CHis ayudantes invitaron a varios oficiales jóvenes a cenar en nuestros aposentos, & # x201D él & # xA0escribió & # x201Con la condición de que no se admitiera a nadie que llevara puesto un par de pantalones. & # x201D Los hombres cenaron en ropa desgarrada. ropa y, insinuó, nada de ropa.

Von Steuben no se limitó a organizar fiestas sexualmente cargadas: también formó relaciones intensas con otros hombres. Se hizo cercano a William North y Benjamin Walker, ayudantes de campo que parecen haber estado involucrados en su propia relación romántica, y vivieron con ellos durante dos años en el campamento. Es probable que von Steuben se involucre romántica y sexualmente con North, aunque no está claro qué tan cerca estaba de Walker.

El general Washington de pie con Johann De Kalb, el barón von Steuben, Kazimierz Pulaski, Tadeusz Kosciuszko, Lafayette, John Muhlenberg y otros oficiales durante la Guerra Revolucionaria. (Crédito: Universal History Archive / UIG a través de Getty Images)

Mientras tanto, von Steuben demostró ser una adición heroica al ejército. Como inspector general, enseñó al ejército técnicas de lucha más eficaces y ayudó a inculcar la disciplina que tanto necesitaban. Funcionó, y el manual de instrucción que escribió para el ejército todavía se utiliza parcialmente en la actualidad. El maestro de perforación se convirtió rápidamente en uno de los asesores más confiables de Washington y finalmente se desempeñó como su jefe de personal. Ahora se le considera fundamental para ayudar a los estadounidenses a ganar la Guerra Revolucionaria.

Cuando terminó la guerra, al barón von Steuben se le concedió la ciudadanía estadounidense y se mudó a Nueva York con North y Walker. & # x201C Lo amamos, & # x201D North & # xA0escribió, & # x201C y se lo merece porque nos ama tiernamente. & # x201D

Después de la guerra, von Steuben adoptó legalmente a ambos hombres, una práctica común entre los hombres homosexuales en una época antes de que el matrimonio entre personas del mismo sexo fuera legal. Vivieron juntos, administraron sus precarias finanzas y heredaron su patrimonio cuando murió en 1794. John Mulligan, que también era gay, se desempeñó como secretario de von Steuben & # x2019 y se cree que tuvo una relación con el barón. Cuando von Steuben murió, heredó su biblioteca y algo de dinero.

Durante la vida de von Steuben & # x2019, el concepto de matrimonio gay, orgullo gay o salir del armario era impensable y no existía un lenguaje ni una cultura abierta de la homosexualidad. Pero las relaciones históricas homosexuales fueron en realidad comunes.

Eso no significa que se perdonara ser gay: la sodomía era un crimen en la América colonial. Pero las relaciones románticas entre hombres fueron ampliamente toleradas hasta el siglo XIX, y solo a principios del siglo XX los militares estadounidenses comenzaron a discriminar oficialmente a las personas sospechosas de ser homosexuales.

Von Steuben pudo haber sido una de las figuras LGBT más abiertas de Estados Unidos y # x2019, pero no fue el único hombre cuyo amor por otros hombres era bien conocido. Y aunque habría ayudado a salvar al ejército estadounidense, su contribución se ha olvidado en gran medida hoy. & # XA0 & # xA0


No hay cementerios designados para los soldados de la Guerra Revolucionaria, ni británicos ni estadounidenses, pero hay varios cementerios en los EE. UU. Que contienen las tumbas de los soldados de la Guerra Revolucionaria Británica, según un artículo titulado Ask MHQ: British Revolutionary War Burials en HistoryNet:

“En el sitio histórico estatal Mount Independence en Orwell, Vermont, los investigadores han encontrado varios sitios de enterramiento que probablemente contienen los restos de estadounidenses, británicos, alemanes, canadienses y nativos americanos muertos en batalla. Según la leyenda local, Old Salem Burying Ground en el pueblo de Salem, Nueva York, puede ser el lugar de descanso final de unos 100 soldados estadounidenses muertos en la Batalla de Saratoga. Otra tradición local tiene cientos de soldados estadounidenses enterrados en tumbas anónimas alrededor de Bethlehem, Pensilvania, sitio de un hospital del Ejército Continental. En 1892, los cuerpos de 10 soldados que cayeron en la Revolución fueron trasladados al Cementerio Nacional de Arlington y enterrados en honrada gloria ”.

Durante la Guerra de la Independencia, las regulaciones del ejército británico exigían el entierro de sus muertos en el campo de batalla. La mayoría de los soldados británicos fueron enterrados donde murieron y muchos aún permanecen en estas tumbas improvisadas, mientras que otros fueron enterrados nuevamente en cementerios cuando sus tumbas fueron redescubiertas después de que terminó la guerra.

De hecho, dos de los tres soldados británicos de la Compañía de Infantería Ligera del 4o Regimiento que murieron en la Batalla de Concordia en 1775 todavía están enterrados al pie del Puente Viejo del Norte, y el tercer soldado fue enterrado cerca en el centro de la ciudad. , aunque, según los informes, se construyó una casa sobre su tumba en el siglo XIX.

Cerca del sitio de captura de Paul Revere en Lexington, Mass es una lápida para un número desconocido de soldados británicos muertos durante la retirada de la Batalla de Concord a Boston. El marcador dice: “Cerca de aquí están enterrados soldados británicos. 19 de abril de 1775 ".

Además, se cree que todo un vecindario de patios traseros residenciales en Charlestown, Mass, es la ubicación de una fosa común de 15 pies de profundidad de soldados británicos que murieron en la famosa Batalla de Bunker Hill en 1775. El área fue una vez una sección del Bunker Hill Battlefield y los soldados fueron enterrados en una zanja excavada por los soldados estadounidenses antes de retirarse al final de la batalla.

Además, el Central Burying Ground en Boston, Mass contiene las tumbas de los soldados británicos que murieron de combate y enfermedades durante el Asedio de Boston. Algunos informes indican que contiene una fosa común sin marcar para los soldados británicos que murieron en la batalla de Bunker Hill. Según los informes, los soldados están enterrados en trincheras al borde del cementerio.

En 1986, trabajadores de la construcción en Filadelfia encontraron una tumba poco profunda sin nombre de un soldado británico en la sección Mount Airy de Filadelfia y lo volvieron a enterrar en un cementerio cercano con un servicio militar. Se cree que el soldado no identificado murió en el lugar donde fue enterrado durante la Batalla de Germantown en 1777.


Citas de Thomas Jefferson -Citas de la guerra revolucionaria

Algún gran Citas de la guerra revolucionaria viene de Thomas Jefferson, uno de los padres fundadores de Estados Unidos más conocidos. Thomas Jefferson era un orgulloso plantador y abogado de Virginia que medía un metro ochenta y tenía el pelo rojo. Escribió el Declaración de la independencia, se desempeñó como embajador de Estados Unidos en Francia durante muchos años, se convirtió en el primer Secretario de Estado bajo Presidente George Washington y finalmente se convirtió él mismo en el tercer presidente de los Estados Unidos. Éstos son sólo algunos de nuestros Citas de la guerra revolucionaria por Thomas Jefferson. Si desea leer más, haga clic en el enlace en la parte inferior de esta página y será llevado a nuestra lista completa de Citas de Thomas Jefferson enumerados en orden cronológico:

"Todo gobierno degenera cuando se confía únicamente a los gobernantes del pueblo. El pueblo mismo, por lo tanto, es su único depositario seguro". - Notas sobre el estado de Virginia, Consulta 14, 1781

"¿Y se puede pensar que las libertades de una nación están seguras cuando hemos eliminado su única base firme, una convicción en la mente del pueblo de que estas libertades son un don de Dios? ¿Que no deben ser violadas sino con su ira? Tiemblo por mi patria cuando pienso que Dios es justo: que su justicia no puede dormir eternamente ”. - Notas sobre el estado de Virginia, Consulta 18, 1781

"Renunciar al dinero, renunciar a la fama, renunciar a la ciencia, entregar la tierra misma y todo lo que contiene en lugar de cometer un acto inmoral. Y nunca suponga que en cualquier situación posible, o bajo ninguna circunstancia, es mejor para usted hacer un cosa deshonrosa, por leve que te parezca. De la práctica de la virtud más pura, puedes estar seguro de que obtendrás las comodidades más sublimes en cada momento de la vida y en el momento de la muerte ". - Carta a Peter Carr, 19 de agosto de 1785

"Si podemos evitar que el gobierno desperdicie el trabajo del pueblo, con el pretexto de cuidarlo, debe ser feliz". - Carta a Thomas Cooper, 29 de noviembre de 1802

"Es una regla sabia y debería ser fundamental en un gobierno dispuesto a valorar su crédito, y al mismo tiempo a restringir el uso del mismo dentro de los límites de sus facultades," nunca pedir prestado un dólar sin imponer un impuesto al mismo. instante para pagar los intereses anualmente, y el principal dentro de un plazo determinado y considerar ese impuesto como prenda a los acreedores en la fe pública. "- Carta a John Wayles Eppes, 24 de junio de 1813

Vaya a nuestra lista completa de cotizaciones de Thomas Jefferson aquí.

También le gustaría leer nuestra página de datos de Thomas Jefferson u obtener información sobre cómo Thomas Jefferson escribió la Declaración de Independencia.


Espías estadounidenses de la revolución

Obtenga más información sobre algunos de los espías que ayudaron a la causa Patriota durante la Revolución Americana.

Nathan Hale

Durante la Batalla de Long Island, Nathan Hale, un capitán del Ejército Continental, se ofreció como voluntario para ir detrás de las líneas enemigas disfrazado para informar sobre los movimientos de las tropas británicas. Hale fue capturado por el ejército británico y ejecutado como espía el 22 de septiembre de 1776. Hale sigue siendo parte de la tradición popular relacionada con la Revolución Estadounidense por sus supuestas últimas palabras, "solo lamento tener una vida que dar por mi país". "

Benjamín Tallmadge

En noviembre de 1778, George Washington acusó al mayor Benjamin Tallmadge de crear una red de espías en la ciudad de Nueva York, el sitio de la sede británica. Tallmadge lideró la creación de Culper Spy Ring, reclutando amigos para que trabajaran como sus informantes. Tallmadge sirvió como el manejador principal del Culper Spy Ring hasta el final de la guerra.

Austin Roe

Austin Roe, propietario de una taberna, estaba estrechamente vinculado a otros miembros de Culper Ring, e incluso creció cerca de la casa de su compañero espía Caleb Brewster. Roe sirvió como mensajero grupal y rsquos, transportando materiales desde la cafetería Robert Townsend & rsquos de la ciudad de Nueva York hasta Setauket, Long Island, un viaje de más de cincuenta millas. La posición de Roe & rsquos como mensajero estaba plagada de peligros, ya que viajaba una gran distancia con la posibilidad de ser atrapado con pruebas incriminatorias de sus actividades.

Abraham Woodhull

Un granjero e hijo de un juez patriota local, Abraham Woodhull se unió al anillo Culper en noviembre de 1778. Woodhull era esencialmente el líder del Círculo de espías Culper, decidiendo qué información se transmitía a través del grupo, que eventualmente llegaría a George. Washington. Para evadir la detección británica, Woodhull operó bajo el seudónimo de & ldquoSamuel Culper Sr. "

Anna Strong

Bien conectada dentro de la clase alta colonial de Nueva York, Anna Strong utilizó su granja en Long Island para ayudar a transferir información de inteligencia a los otros miembros de la red Culper. El esposo de Strong & rsquos, Selah Strong III, fue un prominente juez patriota que sirvió como capitán durante la guerra. Anna Strong arregló la ropa en su tendedero como un medio para indicarle a su compañero espía de Culper, Caleb Brewster, sobre la ubicación de los documentos ocultos que se deben transportar.

Robert Townsend

Robert Townsend, propietario de una taberna en la ciudad de Nueva York, participó en un complejo encubrimiento para enmascarar sus verdaderas lealtades. Townsend era un patriota que se presentó públicamente como un partidario leal de Gran Bretaña, incluso escribiendo para un periódico leal para generar credibilidad. El disfraz funcionó ya que a Townsend se le confió información confidencial, incluso de oficiales militares británicos. Townsend luego transmitió la información a Austin Roe.

James Armistead Lafayette

Un afroamericano esclavizado que se ofreció como voluntario para unirse al ejército bajo Lafayette en 1781, Armistead sirvió como agente doble que trabajaba para los Patriots. Armistead se hizo pasar por un esclavo fugitivo que accedió a trabajar con los británicos, aunque en realidad estaba recopilando inteligencia de los británicos e informando a las fuerzas patriotas. Armistead espió al general de brigada Benedict Arnold (que ya había desertado para liderar las fuerzas británicas) y finalmente visitó el campamento de Lord Cornwallis para recopilar información sobre los planes británicos para el despliegue de tropas y armamento. Los informes de inteligencia de los esfuerzos de Armistead & rsquos fueron fundamentales para ayudar a derrotar a los británicos durante la Batalla de Yorktown.

Ann Bates

Ann Bates, maestra de escuela de Filadelfia y esposa de un soldado británico, afirmó ser patriota para recopilar e identificar información importante para enviar a las fuerzas británicas. Después de entrar a la sede de George Washington & rsquos White Plains, Bates explicó que ella y ldquo tuvo la oportunidad de pasar por todo su ejército, remarcando al mismo tiempo la fuerza y ​​situación de cada brigada, y el número de cañones, con su situación y peso de bala en cada cañón. fue acusado de. & rdquo Bates & rsquo información influyó en la decisión del general Henry Clinton de enviar más fuerzas para defender Rhode Island, lo que llevó a los ejércitos estadounidense y francés a retirarse de Newport.

Videos

Benedict Arnold: de héroe a traidor

Obtenga más información sobre George Washington y Benedict Arnold. Una vez hermanos de armas, se convirtieron en enemigos acérrimos.

Las tiendas

Espías y Spycraft

Check out our extensive collection of books and products related to America's espionage efforts during the Revolutionary War.


'Iron Tears,' a British View of American Revolution

Stanley Weintraub discusses Iron Tears , his recently published history of the American Revolution from the British perspective. King George III and Britons in the 1770s felt the colonists were complaining too much about too little. especially the taxation question.

Cover detail shows King George III, George Washington. ocultar leyenda

This weekend, to mark the Fourth of July, Independence Day, festivities are scheduled in small towns and large to celebrate the American Colonies severing ties with the British crown. Seen through American eyes, the new nation's Founding Fathers were all noble, guided by lofty ideals. But through British eyes, events and people were, not surprisingly, seen quite differently. Historian Stanley Weintraub provides that perspective in his new book, "Iron Tears: America's Battle for Freedom, Britain's Quagmire, 1775-1783." When he spoke to us last week, he explained that the British felt the Colonies were indebted to them and should be more appreciative.

Professor STANLEY WEINTRAUB (Author, "Iron Tears"): They felt that the American colonists owed them a great deal for protection, for purveying their culture, for providing them with manufacturers. But what they didn't say is that they prevented manufacturers from being made in American Colonies themselves they wanted to keep the economy dependent on England. So when the American Revolution actually began, there was no way to make gunpowder in America. There were no armories to make rifles or cannon they had to import them or take them from the British. We were totally unprepared for war because the British made sure we weren't by making them dependent. And so the resentment in America was dependency.

HANSEN: Well, what about British Parliament? I mean, was everyone in agreement about how to deal with the American Colonies?

Prof. WEINTRAUB: No. The British Parliament was quite unrepresentative. The British Parliament largely was based on men who were elected from the small towns and farmlands and not from the burgeoning big cities that were growing up with the Industrial Revolution. So Manchester or Birmingham didn't have any seats in Parliament, and the British said, `Why are you complaining, you in America? The same thing's true over here. We're not representative, but we're happy.'

HANSEN: Hmm. How important, though, were the Colonies to Britain?

Prof. WEINTRAUB: They were very important as a source of raw materials, particularly agricultural materials and tobacco. But the Colonies were also important as a source of pride. We think in terms of `the jewel in the crown' applied to India, but that term was really first applied to the American Colonies. They were the jewel in the king's crown.

HANSEN: So you have this deep resentment growing on both sides, on the British side and on the American side, and the protests against the taxes were beginning to grow. Did the view begin to change? Did the resentment begin to build?

Prof. WEINTRAUB: The resentment built on the part of the patriots, patriots who were really extremists, largely in the Northeast, like Massachusetts. And when the Tea Party occurred and the bales of tea were thrown overboard, Benjamin Franklin actually said, `This was an act of piracy and the Americans should repay the British for the tea.' So it took a long time before people we consider the super patriots of the country to get around to the extreme view of separation.

HANSEN: Let's go to April 19th, 1775 British troops firing on American militia at Lexington and Concord. The idea of going to war--Did all the Britons think that going to war with America was a good idea?

Prof. WEINTRAUB: They were very surprised when we went to war. They were surprised especially when they lost.

HANSEN: But were--well, they were surprised when it actually started.

Prof. WEINTRAUB: When it started. They weren't prepared for it, and they hadn't realized that the American militias that were building up at the time, particularly in places like Virginia and in Massachusetts, were armed. They were armed largely because they had hunting rifles. They had very little sources of ammunition. And the British at Bunker Hill lost a lot of men, and it took so long before the news got to England--the patriots were very shrewd. They rushed the news and newspapers to England faster than the British could send their official communiques. And so the American spin, the patriots' spin on the war, affected England before the government could put its own spin on the war.

HANSEN: So how did the British public first react to the idea of war with.

Prof. WEINTRAUB: They reacted with shock, especially with the casualties that came across. And they reacted with shock when they realized that their taxes would have to go up. They couldn't get taxation out of America. And not only did their taxes go up, their taxes were on every little thing one could imagine. Not merely tea or stamps or newspapers, but even rabbit hair for women's hats was taxed. Ink, paper, all kinds of things were taxed. And these were nuisance taxes because the British didn't want to raise the property tax, but eventually they had to do that, too. And so the war was largely unpopular because it was an economic dent in the British.

HANSEN: So in talking about the execution of the war, was Britain's heart really in it?

Prof. WEINTRAUB: Not the heart of the merchants. The merchants were very hostile to the war. This was the radical center of the war because the businessmen were taking a big hit. They wanted the trade to continue, and there was no trade.

HANSEN: Hmm. So ultimately, why do you think Britain lost the war?

Prof. WEINTRAUB: Britain lost the war because General Washington had two other generals on his side. One was `General Demography,' population. The population was burgeoning. And the other general that Washington had on his side was `General Atlantic,' that is Atlantic Ocean. It took two and a half months to cross the Atlantic by sail against the wind. By the time the Donald Rumsfeld of that war, the secretary for America, Lord George Germaine, sent his orders across to America 3,000 miles away, it was too late the orders were moot. Things had changed. It took two and a half months. So General Atlantic, meaning `General Distance,' and `General Demography,' meaning population, were really generals who aided Washington tremendously.

HANSEN: Why was it important for you to present the Revolutionary War from the British point of view?

Prof. WEINTRAUB: The losers seldom ever write the history. We've always had flag-waving histories. And it's nice to have flag-waving histories, but I think we needed some balance to see what the war was like from the lens of the British. How did they see it? How did they take to it?

HANSEN: Stanley Weintraub is the Evan Pugh Professor Emeritus of Arts and Humanities at Pennsylvania State University. His newest book is "Iron Tears: America's Battle for Freedom, Britain's Quagmire, 1775-1783," published by the Free Press.

Thanks so much for coming in.

Prof. WEINTRAUB: You're welcome. Glad to be with you.

Copyright © 2005 NPR. Reservados todos los derechos. Visite las páginas de términos de uso y permisos de nuestro sitio web en www.npr.org para obtener más información.

Verb8tm, Inc., un contratista de NPR, crea las transcripciones de NPR en una fecha límite urgente, y se producen mediante un proceso de transcripción patentado desarrollado con NPR. Este texto puede no estar en su forma final y puede ser actualizado o revisado en el futuro. La precisión y la disponibilidad pueden variar. El registro autorizado de la programación de NPR & rsquos es el registro de audio.


Notable Events of 1778

January 10, 1778 - USS Bonhomme Richard

John Paul Jones receives an old French Vessel. It is renamed The Bonhomme Richard.

February 6, 1778 - The Alliance With France

After the Battle of Saratoga, Congress decided to seek French support in the war. They sent Benjamin Franklin, who could speak French, to meet with King Louis XVI and the French foreign minister.

France wanted to get revenge on Britain for the defeat in the French and Indian War. They also wanted to ensure that Britain and America don't resolve their differences.

In February 1778, France and America signed a treaty which put France at war with Britain. This treaty was the first document to officially recognize America as an independent state.

December 9, 1778 - Illinois Annexed

The Colony of Virginia annexes all territory captured by George Rodgers Clark, naming it Illinois.


Revolutionary War Spies

Both the British and the Americans sent Revolutionary War spies over to the other’s camps to discover what secrets they could.

There were many spies that were never discovered and to this day we do not know who they were. Most of those we do know are known thanks to the meticulous record-keeping of Sir Henry Clinton, British commander of the forces in America.

Clinton exhibited an almost maniacal fascination with the duplication of any and all correspondence that he wrote and received. He went so far as to make duplicate copies of all the letters and documents he signed and saved almost every scrap of paper that crossed his path, including such mundane items as the accounts of his personal expenses and dinner receipts. (from Spy Letters of the American Revolution).

I cannot tell you the lives or stories of those unknown spies, because, like I said, they are unknown, but I can tell you about those we do know …

Famous Revolutionary War Spies

  • Everyone knows who Benjamin Franklin is, but did you know he was a spy during the War for Independence?
  • Nathan Hale—one of the most famous American spies and whose only regret was that he had “but one life to give for my country,”—had but one assignment as a spy.
  • Benedict Arnold’s very name has been attached to being a double agent and traitor, but did you know it took time for him to grow disillusioned with the American cause?

Women as American Revolution Spies

Those are the men, but Revolutionary War women played a large role as spies as well. foolishly, American men assumed that women were too simple to understand complex military strategy, so they spoke freely as British spies mingled among them disguised as peddlers or pretending to search for a father or brother.

Our knowledge of these is limited, as many were not caught, but those we do know include …

    , who paid dearly for information she extracted from the French camp , a schoolteacher that infiltrated George Washington’s camp , a Quaker and pacifist who nonetheless seized an opportunity when it appeared in her living room

Nature of Espionage During the Revolutionary War

When you hear the word spy you may think of people in black masks and hoods like you see in the movies. This is not how these spies operated. They led normal lives and blended in with society, which is how they got the job done.

Many of these Revolutionary War spies are also heroes, whose bravery we can aspire to.


This was helpful very. Thanks so much for putting this in here. I am so thankful that this popped up on google. I am so happy.

Very useful information. But I think you have the wrong British flag/ensign, which was not adopted until 1801, when the cross of St. Patrick of Ireland (a diagonal red cross on a white field) was incorporated. The British flag flown throughout its empire at the time of the Revolution was known as the Queen Anne Union and is today the official flag of the United Empire Loyalists of Canada Association. See uelac.org/Loyalist-Monuments/Loyalist-Flag.php Your article was just circulated by the UELAC FB page today, which is probably why no one had pointed this out earlier.

this was very helpful because i am doing a school assignment and this did almost everything for me

Enjoyed this history lesson. My ancestors lived in Massachusetts and central area of what is now Maine. I am a member of SAR off Benjamin Chapman who fought the battle of Castine or Penobscot in northern Maine.

I am tutoring a 5th grader and would like for him to research the main patriots who fought in the Revolutionary War.


Ver el vídeo: Por un arte revolucionario. Frente Cultural Constitucional, 1965.