Busto de mujer de Laleli

Busto de mujer de Laleli


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Confesiones de una mujer guardada: BUST True Story


El otro día tuve que pedirle a mi esposo que me buscara $ 20. Sonrió y se encogió de hombros con indiferencia mientras buscaba en su billetera. Este escenario se había convertido en la norma en nuestra casa después de que dejé de trabajar para quedarme en casa y cuidar de nuestras dos hijas pequeñas. Este escenario estaba comenzando a molestarme, ya que era un recordatorio flagrante de: 1) mi falta de independencia financiera 2) mi tendencia impulsiva a gastar y, por lo tanto, mi incapacidad para ahorrar dinero y 3) el desequilibrio (creciente) en nuestra asociación.

Tanto las mujeres como los hombres, en 2016, a menudo se sienten incómodos al hablar sobre un tema que creíamos que había desaparecido hace mucho tiempo en la sociedad. Hoy en día, muchas mujeres ocupan puestos que alguna vez se creyeron inalcanzables para nuestro género. Las mujeres de todo el mundo luchan por la igualdad de remuneración. Varias mujeres que conozco tienen una maestría o un doctorado. Nos estamos moviendo en la dirección correcta. O eso pensé. He completado un nivel de educación superior al de mi marido, pero aquí vivimos como si fuera 1956.

Esto no sucedió de la noche a la mañana, ni fue una idea impuesta. Mi esposo y yo tomamos la decisión juntos hace cinco años, cuando quedé embarazada de nuestra hija mayor, Cali, de que me quedaría en casa hasta que ella estuviera en la escuela a tiempo completo. Me crié en un tiovivo de guarderías desde los dos hasta los cuatro años, ya que mi madre soltera hizo todo lo posible para equilibrar el trabajo de tiempo completo y la paternidad. No quería lo mismo para mi hija.

Desde el momento en que nos juntamos, hace diez años, el trabajo de mi esposo como diplomático determinaba dónde viviríamos y por cuánto tiempo. Esto me aseguró un camino profesional impredecible y poca o ninguna seguridad laboral. Estaba a bordo porque estaba locamente enamorado y tengo una pasión por los viajes y dos habilidades muy transportables: enseñar y escribir. Tontamente creí que siempre habría opciones.

Cuando nos casamos en 2008, a nadie le sorprendió que eligiera este camino, ya que me permitiría explorar países y culturas de todo el mundo con un hombre que compartía mi pasión por la aventura. Nos apoyamos mutuamente emocionalmente y tendemos a ser la caja de resonancia de los demás en todo lo personal y profesional. Antes de que los bebés entraran en escena, ganábamos por igual y disfrutamos de la asociación financiera. Ambos pagamos las cenas, los viajes a Bali y el pago inicial de nuestra primera casa. Todavía tenía ahorros en 2013 cuando nació nuestra segunda hija, Elle.

Y entonces sucedió algo inesperado. Me consumí y me perdí en el papel de la crianza en casa. Le di todo a todos: mi amor, mi energía, mi cuerpo y mi mente, todo mientras permitía que lo más importante (yo) cayera al margen. Este descuido de uno mismo no fue intencional. Saldría de mi agotamiento comprando en línea mientras el bebé dormía la siesta, gastando en artículos que no amaba ni necesitaba. Creí erróneamente que estas cosas cumplirían el eslabón perdido en mi vida. Lo que no me di cuenta en ese momento fue que el elemento más importante era yo mismo, donde encajaba fuera de mi papel de madre y esposa.

Todavía estaba escribiendo y publicando, lo cual fue genial, pero no ayudó a pagar las facturas. Vivíamos con un solo salario y, por primera vez, estábamos estresados ​​por el dinero. Mi respuesta fue gastar más. Hice mis ahorros en un año y medio. No es algo de lo que me enorgullezca compartir. Como mujer adulta que a lo largo de los años vio a mi madre trabajar duro para darme todo: ropa nueva, clases de baile, vacaciones en el extranjero y una educación de posgrado, debería saberlo mejor.

En enero de este año me di cuenta de que no tenía dinero propio para comprar un regalo de cumpleaños para mi esposo. Él sabía esto, me dio $ 50 y dijo: "Ve y cómprame algo que creas que podría gustarme". Fue lamentable. Podía sentir su decepción. Pero no estuvo ni cerca de la magnitud de la vergüenza que sentí cuando donó diez dólares para nuestro evento de recaudación de fondos de baile de cuatro años en la escuela. Mientras ponía el dinero en el sobre, Cali nos miró y preguntó: "¿Por qué mami no tiene su propio dinero?". Incluso nuestro hijo de cuatro años entendió que papá está a cargo del dinero en nuestra casa. Había tocado fondo financiero. Pero a veces tocar fondo es lo que nos saca de la rutina.

Los dos eventos anteriores es lo que me empujó a darme cuenta de que necesitaba instigar el cambio que me llevaría hacia la independencia financiera. El siguiente ocurrió a principios del año nuevo cuando Cali trajo a casa un proyecto de libro de clase en el que cada estudiante decía qué carrera le gustaría tener cuando creciera. Allí, en la gran página blanca, había una foto de mi hija sosteniendo un lápiz extrañamente grande con las palabras "Escritor" garabateadas en la parte superior. Mi corazón se derritió y supe que necesitaba lograr la independencia financiera, si no para mí, para modelarla para mi hija pequeña. Ya le había modelado la importancia de perseguir su pasión; ella entendía que escribir es lo que a su mamá le encantaba hacer; ahora mamá tenía que encontrar la manera de hacer de la escritura una fuente de ingresos factible.

El siguiente empujón ocurrió durante una llamada mensual para ponerse al día con mi mejor amigo D. D y yo nos unimos hace quince años por tragos de vodka, música techno rave y una atracción mutua por los hombres australianos. Se casó con uno y yo me fui a casar con un alemán. Pero aparte de nuestro gusto por los hombres, fue el flujo interminable de positividad de D lo que nos mantuvo unidos a lo largo de los años. No importa la distancia entre nosotros, mantenemos un vínculo sólido con llamadas semanales y sesiones de Skype cuando las zonas horarias y los niños lo permiten. D ha sido mi mayor animadora (después de mi esposo) cuando se trata de escribir. Lee todo lo que le envío y ofrece comentarios constructivos. Cuando le mencioné casualmente la idea de volver a la escuela, gritó de alegría. Podía verla radiante a través de la línea telefónica en todo el país, sus ojos se iluminaron como lo hacen cuando se emociona por algo. "¡Deberías hacerlo totalmente!" prácticamente gritó en el receptor.

Han pasado tres meses desde esa conversación con D. La semana pasada, me senté con mi esposo y le dije que quería volver a la escuela. Sabiendo que el dinero escaseaba y que teníamos programado mudarnos a Manila este verano, no estaba seguro de su respuesta. Sentí su vacilación y contuve la respiración. "Creo que es una gran idea", dijo con total naturalidad. ¿Qué? ¿En serio? Continuó: "Tenemos muchos gastos con la mudanza, pero ha estado trabajando duro para crear una cartera. Escribir es algo que te encanta y en lo que eres bueno ". ¿Estaba pidiendo permiso? En cierto modo se sintió más como una decisión mutua.

Antes de que pudiera comprometerme con un programa y las tarifas involucradas en tal empresa, primero tenía que ser real sobre de dónde vendría ese dinero. En un torbellino de una semana o dos, empaqué y vendí varios pares de zapatos y botas de diseñador en mal estado en Kijiji, organicé y devolví los artículos "no amados" e "innecesarios" a sus respectivas tiendas, y armé media docena de bolsas. de ropa que podría llevar a cualquier tienda H&M por cinco dólares la bolsa para futuras compras. Fue una gota en el balde, pero un movimiento en la dirección correcta, no obstante. También decidimos que una vez establecido en Manila, comenzaría a buscar oportunidades de escritura a tiempo parcial, lo que me permitiría equilibrar el trabajo del curso y la experiencia práctica (pagada).

¿Estaba loco por volver a la escuela después de los cuarenta? Quizás. Creía que era más loco continuar con este ciclo de dependencia. La ironía es que hace trece años, rechacé mi aceptación a un programa de Maestría en Periodismo. En ese momento no tenía la confianza para seguir escribiendo. El camino hacia la realización profesional puede ser un camino largo y tortuoso. Mientras investigo una variedad de programas en línea, me siento mareado por la emoción y temeroso de lo desconocido. Sé que la libertad, no solo la libertad financiera, sino la realización personal y profesional es posible, y eso es lo mejor que puedo modelar para mis dos hijas.


La sorprendente historia de las mujeres y los bolsillos

Hay una escena en la película de 1917 Pobre niña rica cuando Mary Pickford, la actriz adulta que interpreta al personaje principal de 11 años, es castigada por su travesura al verse obligada a cambiar su vestido con volantes por un traje de niño. De pie frente a un espejo, primero hace pucheros, luego se mete las manos en los bolsillos y descubre lo hermosa, liberadora y poderosa que puede ser la ropa masculina. El rostro de Pickford irradia alegría mientras se pone de puntillas; es un momento glorioso.

Para entonces, el bolsillo había sido, durante siglos, un potente símbolo de la política de género. Según la historiadora Barbara Burman, la presencia, ausencia, estilo y número de bolsillos en la ropa de los hombres frente a la de las mujeres reflejaban conceptos tan esotéricos como la privacidad, la agencia y el poder adquisitivo. El traje de negocios de un hombre a principios del siglo XX tenía hasta 13 bolsillos en los pantalones, el chaleco y la chaqueta. El usuario podría almacenar llaves y una billetera, y negociar el mundo con las manos libres. Al mismo tiempo, los bolsillos de las mujeres eran más ornamentales que utilitarios, lo que les permitía hacer malabarismos con un "bolso" (un pequeño bolso con cordón) junto con bolsas de compras, bebés y niños.

Los bolsillos cosidos se agregaron a la ropa masculina europea y estadounidense a mediados del siglo XVII. Pero las mujeres usaban bolsillos como los que se ven aquí, que estaban atados alrededor de la cintura y colgados entre capas de enaguas debajo del vestido exterior. Las aberturas en ambos permitieron al usuario deslizar su mano en el bolsillo. Eran utilitarios: una mujer podía intercambiar un solo juego de bolsillos con corbata debajo de varios vestidos, y podían guardar enormes cantidades de cosas. Burman descubrió que las mujeres carteristas del Londres del siglo XVII se metían billetes, monedas, "guantes, joyas, relojes, botones, pendientes y espejos" junto con otro botín en sus bolsillos atados.
Los bolsillos con cordones pasaron de moda en gran medida a fines del siglo XVIII, cuando la tela ceñida de los vestidos neoclásicos de nueva moda hizo que los bultos y las protuberancias fueran demasiado obvios. A medida que avanzaba el siglo XIX, las faldas de aros y las crinolinas permitieron mucho más espacio para los bolsillos, pero persistió el argumento de que arruinarían el perfil de una fashionista. Los bolsillos de las faldas seguían siendo "imposibles", según la revista británica de moda reina dijo a los lectores en 1882, porque "si contienen algo más allá del mejor de los pañuelos, se hinchan y se hacen evidentes sin gracia".

Los bolsillos se volvieron abiertamente políticos cuando las mujeres lucharon por el voto. Un "traje de sufragista" propuesto de 1910 presentaba "siete u ocho de ellos", todos de fácil acceso. ¡Imagínese un hombre sin bolsillos! Dejaría caer su pañuelo y correría buscando cosas como una mujer indefensa ”, escribió Virginia Yeaman en Moda en 1918. El título del artículo "Bolsillos para mujeres" era un giro en el eslogan sufragista, "Votos para las mujeres". Ahora que las mujeres "podían votar", Yeaman esperaba que "votaran por los bolsillos". (La cronología de Yeman estaba un poco desviada. La 19ª Enmienda fue aprobada por la Cámara de Representantes en 1918, pero fracasó en el Senado por dos votos. Finalmente fue ratificada en 1920). Las "semejanzas y diferencias" de hombres y mujeres, escribió, nunca "se revelaría hasta que se pueda comparar el contenido de sus bolsillos".

Por Lynn Peril
Modelado por Amy Mills
fotografiado por Lanna Apisukh
Vístase por I Do Declare
Tatuaje de Leslie Karin en Black Iris tattoo

Este artículo apareció originalmente en la edición impresa de primavera de 2020 de la revista BUST. ¡Suscríbete hoy!


Una historia completa de la ropa interior femenina

Aunque los hombres a lo largo de la historia usaban ropa interior (Charles II era fanático de un bóxer de seda, para su información), se consideraba inapropiado que una dama tuviera algo entre las piernas.

El Hombre de Hojalata ni siquiera puede enfrentarse a la idea de algo entre las piernas de una mujer. Ese es el nivel del escándalo.

Las únicas damas que se atrevieron a oponerse a esta tendencia fueron las italianas escandalosamente ricas del siglo XVI. Pero, lamentablemente, no todos en la historia eran más ricos que Midas, pero pobres en moral, por lo que las damas medievales usaban una ropa interior larga (sexy), que luego se convirtió en slip y enaguas.

A principios de la era victoriana, comenzamos a ver que las mujeres usaban "calzoncillos". La reina Victoria era una fanática y, como con cualquier moda regia, pronto se convirtió en sinónimo de clase ... lo que significó que pronto, todo el mundo estaba clamando por un par de cajones.

En un siglo, los cajones pasaron por una evolución de estilo completa desde una irregularidad de moda hasta la norma. Pasaron de funcionales a con volantes, sexys y coloridos.

En 1901, solo las mujeres más pobres no usaban calzoncillos deportivos todos los días. Pero la evolución no se detuvo ahí: en los siguientes 20 años los dobladillos de los cajones subieron y, así, nacieron las bragas que conocemos hoy. De hecho, en la década de 1940, lo que una vez fue una novedad de moda ahora se consideró tan esencial que durante la Segunda Guerra Mundial, las mujeres optaron por usar bragas tejidas en casa en lugar de ir al comando.

Al igual que las bragas, los hombres lucían esta tendencia de ropa interior mucho antes que las mujeres. Los vikingos, celtas y sajones usaban calcetines largos como una forma de combatir el clima frío y evitar las rozaduras de los zapatos (créanme, si creen que sus zapatos nuevos aprietan, ¡no se cagarán en el calzado medieval!)

Pero no todo era practicidad: las medias largas, casi hasta el estómago, eran un signo de moda y nobleza para los hombres de Tudor Court. Un amante de la media fue Henry VIII, conocido por comentar con orgullo el atractivo de sus pantorrillas.

Esos terneros. ¡Puedo difícilmente contenerme a mi mismo!

En esta época las mujeres también usaban medias, pero las suyas se detenían a la altura de la rodilla. ¡Elizabeth l era una gran fanática de las medias de seda que se usaban en tantos colores brillantes como fuera posible! La gente que no era la reina, obviamente, no podía permitirse esta lujosa y costosa seda teñida, por lo que la mayoría se conformaba con medias de lana viejas y sencillas.

Ahora, seré franco, las cosas en cuanto a medias se mantuvieron prácticamente iguales durante los siguientes siglos ... ¡así que avancemos rápidamente a la década de 1930! En esta época, los dobladillos en general eran MUCHO más altos. Y con sus piernas ahora a la vista y abiertas a los elementos, las mujeres necesitaban una media fuerte más que nunca.

Lamentablemente, tenían medias de seda, que:

Pero entonces, un hermoso bastardo inventó las medias de nylon.

Este bastardo, de hecho. Conoce a Wallace Carothers, inventor del nailon, ladrón de corazones.

A los 2 días de llegar a los grandes almacenes de Nueva York en 1940, las medias de nailon se habían agotado por completo, y este fenómeno no se limitaba a Nueva York, con mujeres de todo Estados Unidos adquiriendo el increíble nuevo invento. ¡Finalmente, las mujeres pudieron pavonearse sin miedo a las escaleras!

Y luego sucedió Pearl Harbor ...

Gracias a la guerra, las medias de nailon se racionaron en 1942, y el material solo se utilizó para ayudar a la defensa de Estados Unidos.

Las mujeres recurrieron a mancharse las piernas por la ilusión de medias, con marcas de belleza astutas vendiendo medias líquidas (AKA, shit fake tans). Cuando terminó la guerra en 1945, el primer pensamiento en la mente de las mujeres fue la celebración, seguida rápidamente por:

"¡OH DIOS MÍO, NECESITO CONSEGUIRME ALGUNOS NYLONS!"

Casi de inmediato, los disturbios del nailon se extendieron por todo Estados Unidos, cuando las mujeres irrumpieron en los grandes almacenes en nombre de la ropa interior. En Pittsburgh, más de 40.000 personas acudieron a una tienda, desesperadas por conseguir una de las 13.000 medias de nailon.

Bien, tenemos lo básico, bragas y mallas, ¡pero ahora tenemos que conseguir algo de cuerpo!

Pero, ¿cómo se logra esa forma de reloj de arena que la historia se ha empeñado en decirnos es eso? Bueno, primero entras y luego sales ... sales ...

De la revista Punch, 1856.

Seré breve. Esto es todo lo que necesita saber:

Las crinolinas eran un elemento básico de la moda en el siglo XIX, amadas por su capacidad para crear una forma de reloj de arena. Lamentablemente, hubo un gran inconveniente, como ve:

LAS CRINOLINAS TE ODIAN Y QUIEREN QUE MURAS.

En serio, ninguna otra ropa interior tiene una sed de sangre como estos voluminosos artilugios de la muerte.

En 1864, un médico de Londres estimó que habían muerto 2.500 mujeres como resultado directo del uso de crinolinas. Verá, la prenda tenía la costumbre de pegarse a las cosas después de todo, era enorme. Lamentablemente, lo que más atraparon las crinolinas fue el fuego.

Así es, las crinolinas llevaron a quemar vivas a miles de mujeres con sus vestidos.

Pero el peligro no se detuvo ahí. Como se dijo antes, ¡las crinolinas estaban buscando sangre!

Hay relatos de crinolinas de mujeres atrapadas en carros y carruajes en movimiento, lo que provocó que la desafortunada dama fuera arrastrada por la calle.

Los dejo con esto: un día de verano en Herefordshire, una dama estaba disfrutando del sol. Cuando fue a sentarse en el césped, parte de los soportes de acero de su crinolina se partió, enviando una pieza de metal irregular a un lugar muy muy incómodo y provocando graves lesiones internas.

Nada vale NUNCA esto.

Las crinolinas no eran la única ropa interior que causaba graves daños corporales. Los corsés también estaban más que felices de joder los cuerpos de las mujeres, tanto interna como externamente.

Sabes que ella está sufriendo mucho.

La tatara-tatara-tatarabuela del corsé que conocemos hoy es el cote, un corpiño con cordones ajustados que usaban las mujeres medievales para adquirir una silueta de reloj de arena (¡tengo que conseguirles caderas de parto!).

Alrededor del siglo XVI, la gente comenzó a usar materiales endurecedores como madera, ballena y acero para crear una cintura mucho más ajustada de lo que sería posible con solo cordones. ¡Y así nació el corsé!

El diseño del corsé no era solo para crear una cintura de avispa, sino también para levantar los senos, enfatizar las caderas y crear una postura recta como una barra.

Durante los siguientes siglos, las mujeres serían calafatadas, tiradas y, en general, obligadas por cualquier medio a ponerse corsés cada vez más ajustados. Con los victorianos desesperados por hacer que la cintura promedio de 28 pulgadas sea francamente aterradora de 16 pulgadas.

Prince no está aquí por tus costillas destrozadas.

Es el corsé victoriano el que sigue siendo el más emblemático. En esta era, las cinturas imperiales de períodos anteriores se abandonaron y, ahora con más énfasis en la cintura natural, el corsé realmente entró en su ritmo aplastante de órganos.

En esa nota, vamos a romper un poco los mitos:

LOS CORSETS NO TE MATARÁN.

Lo sé, deberían hacerlo. Los corsés literalmente aprietan tus órganos y los revuelven ... pero resulta que los cuerpos son bastante resistentes y los típicos corsés con cordones ajustados que usan las mujeres victorianas no eran letales. Incómodo? Si. ¿Mortal? No.

Eso no quiere decir que esté respaldando el uso de algo que destroza tu esqueleto, mueve tus órganos y, en general, es la cosa más incómoda que existe. Solo digo que no te matará. Lo cual es bueno, porque todos en la Inglaterra victoriana usaban corsés. ¡Incluso el embarazo no pudo detener el corsé!

La era eduardiana buscó rectificar algunos de los problemas de comodidad de la corsetería con la invención del corsé en forma de S (porque todo el mundo quiere usar una curva en S ...).

La curva en S fue diseñada para disminuir la presión en el estómago, sin dejar de pellizcar la cintura, empujando los senos y dando una postura agradable.

Este fue el resultado:

Pronto, los corsés estaban repletos de mejoras adicionales para ayudar a las mujeres a lograr las hazañas monumentales que la moda eduardiana exigía de sus cuerpos.

Mi favorito personal de estos es la taza de limón, una especie de mezcla entre filetes de pollo y un sostén push up. Estas pequeñas tazas de algodón estaban llenas de pelo de caballo con un resorte en espiral unido a una ballena escondida en el interior. Cuando todos estos elementos se combinaron, los senos de las usuarias se empujaron hacia arriba y hacia afuera.

Podría decirse que cuando te colocas resortes en las tetas, las cosas han ido demasiado lejos.

La moda eduardiana estuvo de acuerdo. A medida que aparecían los diseños que trabajaban con las curvas naturales del cuerpo, los corsés comenzaban a desaparecer. Hacer espacio para la ropa interior que permitía a las mujeres hacer cosas como bailar, caminar y moverse sin crujir.

Este artículo apareció originalmente en F Yeah History y se reimprime aquí con permiso.


El busto de la reina Nefertiti

El busto de la reina Nefertiti es una de las piezas de arte antiguo más famosas y posiblemente una de las más bellas. Fue elaborado por el escultor jefe de Akhenaton, Tuthmose y fue descubierto en el taller adjunto a su casa en Akhetaten (Amarna).

Está formado por piedra caliza recubierta de capas de estuco pavonado. Solo queda uno de los ojos con incrustaciones de cuarzo, pero aparte de eso, está en muy buenas condiciones. El busto no lleva nombre, pero la identidad de su sujeto no está realmente en duda debido a la presencia de la corona azul con la que Nefertiti estaba tan estrechamente asociado.

El reinado de Akhenaton y Nefertiti se caracteriza por un alejamiento de los modelos tradicionales, incluido el rechazo del dios nacional Amón y la construcción de una nueva capital dedicada a Atón en Akhetaten. Este cambio encontró expresión en las formas exageradas y fluidas del Arte Amarna. Sin embargo, el busto de Nefertiti se ajusta al estilo egipcio clásico.

Tuthmoses ciertamente no iría en contra de los deseos de su patrón, así que esto fue claramente intencionado. Sin embargo, se encontró con muchos otros fragmentos de rostros, bustos y estatuillas, lo que llevó a los egiptólogos a sugerir que el busto era un modelo (para ser utilizado como plantilla para retratos oficiales) o un modelo para permitir que Tutmoses demuestre su habilidad al potencial. clientela. Tutmosis habría tenido que trasladar su estudio a Tebas cuando Akhetaten fue abandonado, dejando atrás todo lo que consideraba inútil, ¡incluido el busto de Nefertiti!

El busto de Nefertiti tiene una cualidad enigmática que ha generado mucha especulación. Es perfectamente simétrico, una visión de belleza sobrenatural, lo que llevó a Camille Paglia a comentar que la respuesta adecuada al busto de Nefertiti es el miedo. Sin embargo, una tomografía computarizada del busto confirmó que debajo del estuco se encuentra una representación más realista de la reina, con pómulos menos prominentes, un bulto en la nariz y arrugas.

Esto plantea una posibilidad fascinante. ¿Tutmoses planeó desde el principio usar su prodigiosa habilidad para crear un busto de una mujer hermosa pero imperfecta y luego esconderlo bajo una máscara de belleza divina e inalcanzable? El observador no puede saber que debajo de la tez impecable y la simetría perfecta hay una mujer real, pero quizás ese era el punto. Si es así, ¿por qué se abandonó el busto?

El misterio no se detiene ahí. Debido a su tez clara, su nombre (La hermosa ha venido) y su apariencia supuestamente no egipcia, algunos han propuesto que Nefertiti era de origen extranjero. Los defensores de este punto de vista generalmente consideran que ella era Tadukhepa, la hija de Tushratta, el rey de Mitanni, o una princesa de una cultura mediterránea como la minoica. Sin embargo, la mayoría de los egiptólogos ahora están de acuerdo en que ella era egipcia, aunque su ascendencia sigue siendo oscura y sin confirmar.

Sabemos que su nodriza era la esposa de Ay, pero él no dice ser su padre. No sabemos casi nada sobre su muerte. Algunos han sugerido que se convirtió en faraón bajo el nombre de Neferneferuaten, otros que murió en desgracia. Para algunos, ella es la Dama Mayor que se encuentra en la Tumba KV55, mientras que otros esperan que su tumba todavía esté por encontrarse.

El busto fue descubierto por el equipo alemán, dirigido por Ludwig Borchardt, que excavaba Amarna en 1912/13. En ese momento, los artefactos descubiertos en Egipto estaban sujetos a partición, un sistema en el que los hallazgos se compartían entre los excavadores extranjeros (que proporcionaron la experiencia y el dinero para financiar las obras) y el estado egipcio. Egipto retuvo el derecho de vetar la eliminación de elementos específicos, pero Borchardt supuestamente describió la pieza como un busto de yeso de una princesa y mostró a los funcionarios solo una foto de mala calidad. Parece muy poco probable que si algún funcionario egipcio hubiera visto la redada, hubiera estado feliz de dejarlo ir. Desafortunadamente, Gustave Lefebvre (quien tenía la tarea de asignar los hallazgos) no dejó ningún registro de sus decisiones con respecto al busto, o si lo hizo se han perdido.

El busto de Nefertiti fue transportado a Berlín a la casa del Dr. James Simon (quien financió la excavación) y otro busto de cuarcita sin terminar se quedó en Egipto. Si bien la mayoría de las piezas de esa expedición se exhibieron en el Museo Egipcio de Berlín, el busto de Nefertiti solo hizo una breve aparición en la inauguración de la exposición. Los registros del museo sugieren que Borchardt temía que las autoridades egipcias exigieran la devolución del busto, lo que llevó a algunos a concluir que él sabía que su remoción de Egipto no había sido del todo franca.

El busto de Nefertiti finalmente se exhibió en el Museo Nacional de Berlín en 1923, para gran consternación de las autoridades egipcias. Las negociaciones para repatriar el busto comenzaron en 1924 bajo la atenta mirada de Pierre Lacau, director del servicio de Antigüedades de Egipto, sin éxito. En 1929, el gobierno egipcio hizo un intento fallido de cambiar el busto de Nefertiti por una selección de otras hermosas piezas, pero fueron rechazadas. Seis años más tarde, el primer ministro prusiano, Hermann Goring, accedió a enviar a Nefertiti a casa, pero Adolf Hitler lo rechazó. Hitler aprobó las características supuestamente arias de Nefertiti y planeó hacer del busto una de las principales atracciones del Museo de Germania (su nuevo nombre para Berlín en su papel de capital del mundo).

Cuando Berlín se dividió después de la Segunda Guerra Mundial, el busto de Nefertiti permaneció en Berlín Occidental y se convirtió en un símbolo cultural no oficial de la ciudad. Sin embargo, las autoridades egipcias no han perdido la esperanza. Tras repetidas solicitudes infructuosas de repatriación, apelaron a la UNESCO para que arbitrara en 2005, sin éxito.

En los últimos años, el Dr. Zahi Hawas amenazó con prohibir las exhibiciones de antigüedades egipcias en Alemania, intentó organizar un boicot de préstamos a los museos alemanes y sugirió un acuerdo por el cual Egipto y Alemania podrían compartir el busto en beneficio de cada una de las partes. Las autoridades alemanas han rechazado cualquier sugerencia de que el busto de Nefertiti fue sacado ilegalmente de Egipto y afirman que el busto es demasiado frágil para ser movido.

En 2016, dos artistas escanearon encubiertamente el busto e imprimieron una réplica en 3D que donaron al Museo de El Cairo en un acto de protesta por la gran cantidad de artefactos egipcios alojados en museos fuera de Egipto.


La quiebra petrolera de la década de 1980 dejó una marca duradera

4 del 18 21/11/1986 - Hace un año, Alan Hutchinson era presidente de su propia compañía en Houston, una empresa de exploración petrolera independiente que fundó. Hoy en día, se puede encontrar a Hutchinson, de 46 años, sirviendo mesas en Mamies, un restaurante nuevo y elegante en Heights. John Everett / HC staff Mostrar más Mostrar menos

5 de 18 FOTO ARCHIVADA: Desempleo-Houston. TÍTULO DE HOUCHRON (22/07/1982): Un letrero colocado por el W.S. Bellows Construction Co. en el sitio del Unitedbank Plaza de 45 pisos informa a los transeúntes interesados ​​en un posible trabajo de algunas malas noticias: no hay ninguna. Los funcionarios de Bellows dijeron que desde que comenzó la construcción de la estructura de $ 90 millones el 14 de diciembre, entre dos y 20 personas han preguntado diariamente sobre posibles trabajos. El edificio, un proyecto de los desarrolladores de Houston R.W. Wortham III y Jeffere Van Liew, está programado para completarse el próximo verano. LEYENDA DE HOUCHRON (12/12/1999): Un letrero desalienta a los solicitantes de empleo en un sitio de construcción en el centro de la ciudad durante la recesión económica de la década de 1980. SECCIÓN ESPECIAL DE LA CRÓNICA DE HOUSTON: EL SIGLO DE HOUSTON. E. Joseph Deering / Staff Mostrar más Mostrar menos

7 del 18 30/08/1985 - La reparación y venta de propiedad embargada se ha convertido en una nueva línea de negocio para los prestamistas de Houston. Mary Urech Roberts / Personal de HP Mostrar más Mostrar menos

8 de 18 1987 - Señal de venta de casa de HUD en ejecución hipotecaria Jerry Click / personal de HP Mostrar más Mostrar menos

10 del 18 31/03/1986 - Steve Zimmerman fuera del restaurante La Colombe D'or con el cartel "Oil Barrel Special". John Everett / Staff Mostrar más Mostrar menos

11 de 18 02/07/1986 - Harry Bradley de R.E.Q. Management Services instala un letrero de ejecución hipotecaria en una propiedad residencial en preparación para una subasta de ejecución hipotecaria de VA que tendrá lugar el 8 de febrero de 1986 en Houston. Mary Urech Roberts / Personal de HP Mostrar más Mostrar menos

13 de 18 02/07/1986 - Harry Bradley de R.E.Q. Management Services instala un letrero de ejecución hipotecaria en una propiedad residencial en preparación para una subasta de ejecución hipotecaria que tendrá lugar el 8 de febrero de 1986 en Houston. Mary Urech Roberts / Personal de HP Mostrar más Mostrar menos

14 del 18 de julio de 1979 - Haciendo fila para llenar los tanques de la estación de servicio. Con numerosas estaciones de servicio cerradas o sin gasolina, las filas de automóviles eran algo común en Houston, el 5 de julio de 1979. WESLAYAN Y SUDOESTE FREEWAY. LEYENDA DE HOUCHRON (27/05/2001): Los automovilistas hacen fila en una estación de servicio en Weslayan y la U.S. 59 en 1979. Con numerosas estaciones cerradas o sin gasolina, las filas de autos eran una vista común en Houston. TÍTULO DE HOUCHRON (17/05/2004): Crisis energética diciembre de 1973 - septiembre de 1974. TÍTULO DE HOUCHRON: (04/08/2004): Embargo de petróleo árabe, 1973. Mike Robinson / personal de HC Mostrar más Mostrar menos

16 de 18 de junio de 1985 - El campo petrolero de Goose Creek está ubicado en el este de Houston. Betty Tichich / HC staff Mostrar más Mostrar menos

17 del 18 de abril de 1986: los reguladores federales cerraron la Asociación de Ahorros de China continental en abril de 1986. Fue el mayor fracaso de ahorro en la historia de los Estados Unidos en el momento en que fracasó. Esto es lo que queda de la ubicación de Southwest Freeway. Ben DeSoto / HC staff Mostrar más Mostrar menos

A medida que avanzaba la década de 1980, la industria petrolera de Houston se encontraba en medio de casi una década de opulencia, respaldada por precios récord del crudo que siguieron al embargo de petróleo árabe de 1973 y la Revolución iraní de 1979.

Los elegantes coches de la empresa recorrían las calles de la ciudad. La membresía en los clubes de golf Tony se disparó. Los aviones corporativos estaban listos para llevar a los ejecutivos a cualquier parte del mundo.

Pero solo unos años después, todo se derrumbó con el precio del petróleo. Los jets fueron puestos a tierra, las grúas desmanteladas y los proyectos comerciales desechados. Miles de trabajadores perdieron sus empleos y decenas de empresas se arruinaron.

"No fue muy divertido", dijo Patrick Fairchild, un geólogo con sede en el oeste de Texas, cuya compañía petrolera Midland quebró cuando los prestamistas en dificultades solicitaron su préstamo en 1986, a pesar de que todavía estaba haciendo pagos.

Mientras Houston lucha por la última caída del petróleo, la crisis de la década de 1980 sigue siendo la recesión con la que se miden todas las demás, un colapso épico que obligó a la región a enfrentar su dependencia de una sola industria y comenzar un largo proceso para diversificar su base económica. Los estudiantes de historia pueden discutir sobre qué caída del petróleo afectó más al sector energético de Houston, pero hay poco debate de que el colapso de la década de 1980 causó mucho más daño a la economía local.

La caída colosal de los precios del petróleo que comenzó en 1982 y se aceleró en 1986 no solo minó el espíritu salvaje de Houston, sino que minó los cimientos económicos de Houston. Houston perdió más de 225,000 empleos, aproximadamente uno de cada ocho, y la tasa de desempleo subió por encima del 9 por ciento, casi el doble de la tasa actual. Las vacantes de oficinas se dispararon por encima del 20 por ciento. Los alquileres de oficinas se desplomaron.

Pronto siguieron los pagos de préstamos a los bancos. Préstamos arriesgados para bienes raíces comerciales y energía fracasaron y cientos de bancos quebraron. Terreno de construcción paralizado. Más de 200.000 viviendas quedaron desocupadas.

"I remember seeing apartment projects started and not completed, new office buildings just sitting vacant, residential areas where streets got put in but never completed," said Keith Miller, senior energy lender at Mutual of Omaha Bank. "It was a low time for the Houston economy."

After the shock of the 1973 Arab oil embargo, crude prices stayed high as the newly formed Organization of Petroleum Exporting Countries controlled production to keep supplies tight. Imported oil prices averaged at a peak $39 a barrel - or more than $106 in 2016 dollars - in the summer of 1981, according to the Energy Information Administration.

But prices began falling in March 1982 amid a decline in oil demand as the United States limped through a recession and Europe and other nations slowed economically, in part because of expensive fuel prices. From January to June 1986, crude prices fell 52 percent, or to about $27 a barrel in 2016 dollars. The price drop accelerated as Saudi Arabia pushed its crude production higher.

The nation's rig count fell from a peak of more than 4,500 in late 1981 to a low of 663 in July 1986. Sales of oil field equipment plunged from $40 billion to $9 billion over the same period, according to the Federal Reserve Bank of Dallas.

Drilling rigs were torn apart and sold for scrap, at pennies on the dollar. For people trying to figure out how much the machines were worth, the first question wasn't "How much oil can it drill up?" It was "How much does it weigh?"

Attendance plummeted at the Offshore Technology Conference, one of the energy industry's biggest events. More than 100,000 people had packed the trade show in 1982 two years later, organizers had the conference without an exhibition because so few people would attend. By 1987, OTC attendance reached only 25,000, just one-fourth of what it was five years earlier.

A Wall Street Journal article claimed the most exotic dish served at one Houston dinner party was a plate of cheese balls. The New York Times wrote about a Houston dentist who reported an increase in teeth-grinding problems among the locals.

In the boom years, "you got a free car and all the gas you could put in it," said Mark Parrish, who worked for an independent oil company in the 1980s. "That was the first thing that went away. It was a pretty big hit."

Bigger hits followed. In oil towns like Midland, laid-off oil workers lived in tents, recalled Fairchild, the geologist. One lived in the cardboard box his refrigerator had come in.

October 1973

The Arab oil embargo leads to rising energy prices and mile-long lines at gasoline stations in the United States.

December 1973

The U.S. rig count stands at more than 1,200.

December 1981

The U.S. rig count reaches 4,500 even though oil demand declines after large consumer markets such as the United States and Canada slip into recession.

The beginning of the bust. Demand sinks below daily oil production and crude prices start falling.

January 1986

The decline in oil prices accelerates, and U.S. crude prices fall by half in just a few months. Baker International and Hughes Tools, two oil field service companies, merge to ride out the downturn.

Harris County has 30,000 home foreclosures.

The worst of the bust is over after more than 225,000 workers lose jobs and 130 Texas banks fail.

Source: Federal Reserve Bank of Dallas

"Houses were just being evacuated," Fairchild said. "It was a crazy time."

In many ways, the oil industry felt the repercussions of this epic oil bust for years. A generation of young petroleum engineers, for example, left the industry and never returned, leaving oil companies to grapple with a middle-age talent gap that persisted even into the recent oil boom.

The searing experience also provided a lesson that political, business and civic leaders took to heart: The region's economy could not depend so heavily on one industry. Efforts to diversify the local economy got underway, and today, sectors like the large and growing health care industry are tempering the impact of the latest oil bust.

Banking in the region has changed, as well. The arrival of interstate banking in 1987 allowed out-of-state institutions to snap up troubled Houston banks, and helped stabilize the local financial system. Most of the region's banking is done by large national lenders, rather than scattered, small independent banks, providing greater access to credit and capital.

The oil and gas industry has again been battered, this time by a slide in prices that began in the summer of 2014. More than 170 North American oil producers and oil field services companies, many in Texas, have gone bankrupt, according to Dallas law firm Haynes & Boone. Tens of thousands of oil and gas jobs have been lost. Many companies continue to struggle under the weight of some $500 billion in high-interest debt that independent firms ran up during the latest boom.

The broader economy, so far, has held up much better than 30 years ago. The Houston area is still adding jobs, albeit barely. The real estate market is cooling, but not collapsing. Sectors such as health care and petrochemicals are still growing.

In an interview in 1989, the University of Houston economist Barton Smith said the oil boom of the 1970s and early '80s caught the city by surprise, and it perhaps grew too far, too fast, which intensified the bust.

"But we've learned a lesson," he told the Houston Chronicle. "All we need to do is remember it."


Model business

Some women with this deviation becomemodels. Earnings range from 16 to 25 thousand dollars a month. How much Ting Hiafen receives, unfortunately, is not known. But it should be noted that for the model business is not enough just a big breast. It is also necessary to have some character traits, such as flexibility, emancipation and perseverance. Models should carefully monitor themselves. To do this, they are provided with free masseurs, stylists, hairdressers and seamstresses. Most likely, Ting Hiafen decided to try herself in this business. Well, we can only wish her good luck.


Vintage Arnoldo Giannelli " Bust of a Woman in a Medici Collar" / Recomposed Stone / Circa 1960's

I had been looking at this for over two months every time I went to the Goodwill near Cleveland. It was just so amazing in detail and quality. I didn't see any signature so I had them put it back in their showcase. There was a silly little elephant figure by the same artist that was clearly marked and they wanted forty-five dollars for it and it's just the top part of a larger piece ! I found that out researching this one. This was half the price so I bought it this time. They obviously didn't see the signature. Neither did I till I got it in the bright sunlight. It's very faint and the middle is completely gone, but it's A. Giannelli ! I found the piece online, but the prices vary widely. This is the one that shows up the least too. She's really exquisite and heavy with no damage. She's 9 1/2" tall by 6" wide and sits on a black stone pedestal. The bust is finished in a warm aged ivory color. Most of the pieces have a date (1960,70,80) below his name. This one does not .So maybe it's even earlier. I don't know.You can actually still buy this piece new, but it's in pure white stone with a white polished marble pedestal. Not nearly as nice looking. Their website has PDFs of their catalogs. Just really beautiful works of art. No prices listed unless you order. I guess if you have to ask you can't afford it. lol -Mike-

History Courtesy of Egregia factory website:

The pieces that the factory produced originally and today, are in recomposed stone, a mixture of alabaster and marble powder and resin .The result is the weight, texture and coolness of alabaster.
The activity of the factory Egregia starts in Volterra, a city of Italy, in Tuscany, of considerable historic and cultural interest, famous for the alabaster manufacture
The original models of the sculptures have been made by Cav. Arnaldo Giannelli, founder of the firm.
Born in Volterra, Italy in 1907, Arnoldo Giannelli was a keen student of sculpture from the age of 10. He graduated from the Royal School of Art in 1924 and achieved the accolade of "Master" at the Nardoni Workshops. In 1944 he opened his own studio, with work consisting mainly of commissions from the Allied Forces.
For his professional achievements, he was awarded the title of "Cavaliere" in 1970 the Italian equivalent of a Knighthood.
The artist, Arnoldo Giannelli, was an Italian master sculpture and the president of the "Alabaster Craftsman Guild" from 1953 until 1961, his most famous pieces are a bust of Dwight D. Eisenhower and a three meter high totem for Boston University. This is truly a masterpiece by a master sculpture


Pablo Picasso

Bust of a Woman is an oil painting on canvas by Pablo Picasso. The portrait is small in size with a dark palette dominated by brown, blue, grey and yellow ochre tones. It features a female nude presented in half-length format. Her body is angled away from the viewer, turned slightly to her right. She looks down and her shoulders appear slumped. Her upper body is rendered in Picasso’s proto-cubist style, in which her breasts, shoulders and head appear to fracture into discreet objects with almost geometric edges. She is set against a grey and brown background. The shifting directions of the brushstrokes indicate the depth of the surfaces and enhance the model’s facial features such as the conical socket of the left eye. Just as the painting does not offer a superficial likeness, so the sitter remains anonymous in the title of the work. Picasso has signed the painting in the bottom right corner.

Picasso produced Bust of a Woman in 1909, although it is unclear at what point in the year. According to Tate curator Roger Alley, writing in 1981, sometime in the spring is most likely, which would mean Picasso painted the portrait in his studio on the Boulevard de Clichy, Paris (Alley 1981, p.594). However, summer 1909 has also been suggested, in which case Picasso was in Horta de Ebro in Spain (Alley 1981, p.594). Art historian Christopher Riopelle has noted that from 1906 onwards Picasso ‘set about fashioning a self-consciously brusque and unresolved manner of handling paint’ (Riopelle, ‘Something Else Entirely: Picasso and Cubism 1906–1922’, in Cowling, Galassi, Robbins and others 2009, pp.55–67, p.56). This rough finish can be seen in Bust of a Woman with brushstrokes not only left visible (for example on the left shoulder), but forming part of the modelling of shape and depth of space in the image.

As one of Picasso’s proto-cubist works, Bust of a Woman contains the angular stylisation of the model’s features from the artist’s analytical cubist period (which developed in 1908–12) but retains a strong element of figuration. Picasso began to experiment outside the conventions of representation in 1906, particularly by looking beyond the western tradition. As Riopelle explains, ‘he would bring to bear a range of aesthetic allusions far outside the Western canon’ (Riopelle 2009, p.56). One of the sources to which Picasso turned was African and Polynesian sculpture and arguably this visual language had an impact on Bust of a Woman. Alley references a 1976 letter of William Fagg (Keeper of the Department of Anthropology at the British Museum 1969–74), in which Fagg observes that Bust of a Woman ‘looks very much as if it were derived from one or more African pieces, but as usual with works by artists of the School of Paris its source is not easily recognisable’ (Alley 1981, p.594). Fagg may be writing with particular reference to the mask-like representation of the sitter’s features or the sculptural quality achieved through the opaque rendering of the body. Riopelle has argued, however, that despite stepping outside European painting for inspiration, Picasso continued to work in genres that resided firmly within the western canon, such as still life, portraiture and the nude (Riopelle 2009, p.57).

The model in Bust of a Woman is likely to be Fernande Olivier, Picasso’s partner at the time. As curator Jeffrey Weiss has noted: ‘in 1909 Picasso created a group of works devoted to a single subject, that of his companion Fernande Olivier … The obvious paintings, those in which the subject is clearly Fernande, number close to one dozen’ (Jeffrey Weiss, ‘Fleeting and Fixed: Picasso’s Fernandes’, in Weiss, Fletcher and Tuma 2003, pp.1–50, p.4). Weiss does not identify Bust of a Woman as featuring Olivier, but notes that images of her from this time show her hair in a distinctive ‘coil and a topknot’ and with a prominent jaw (see, for instance, Portrait of Fernande 1909, Kunstsammlung Nordrhein–Westfalen, Düsseldorf) – both elements that are also clearly visible in this portrait (Weiss 2003, p.6). Additionally, the model’s noticeably downturned head in this work is a feature specific to the Olivier portraits (Weiss 2003, p.6).The association of Bust of a Woman with this series of work was explored in the exhibition Picasso: The Cubist Portraits of Fernande Olivier in 2003 at the National Gallery of Art in Washington DC (see Weiss, Fletcher and Tuma 2003).

More generally, Bust of a Woman sits on a precipice in Picasso’s oeuvre between his working through of lessons about visual perception and his move into analytical cubism. Seated Nude 1909–10 (Tate N05904 ) is an example of an analytical piece from the following year. Bust of a Woman also belongs to the first set of images the artist dedicated to a single subject, and Weiss observes that ‘such intense devotion to repeated representations of a single “portrait” subject is rare in his oeuvre and does not exist prior to 1909’ (Weiss 2003, p.5). As such Weiss argues that these early works initiated Picasso’s longer-term practice of working in series.

Otras lecturas
Ronald Alley, Catalogue of the Tate Gallery’s Collection of Modern Art other than Works by British Artists, London 1981, reproduced p.594.
Jeffrey Weiss, Valerie J. Fletcher and Kathryn A. Tuma (eds.), Picasso: The Cubist Portraits of Fernande Olivier, exhibition catalogue, National Gallery of Art, Washington DC 2003, reproduced p.52.
Elizabeth Cowling, Susan Galassi, Anne Robbins and others, Picasso: Challenging the Past, exhibition catalogue, National Gallery, London 2009.

Supported by Christie’s.

Does this text contain inaccurate information or language that you feel we should improve or change? We would like to hear from you.


Queen Isabella ranks as the 45th most searched woman: but there are several Queen Isabellas whom internet searchers might have been looking up. A likely favorite search was for Isabella of Castile, the erudite ruler who helped unite Spain, supported Columbus' voyage, drove the Jews from Spain, and instituted the Spanish Inquisition. But perhaps some searchers were looking for Isabella of France, queen consort of Edward II of England, who helped arrange his abdication and murder, then ruled with her lover as regent for her son. Other possible searches were for Isabella II of Spain, whose marriage and behavior helped stir up Europe's 19th-century political turmoil or Queen Isabella of Portugal, who served as regent of Spain during her husband's long absences.


Ver el vídeo: istanbul Aksaray u0026 Laleli Shopping Tour