Recipiente de incienso maya clásico

Recipiente de incienso maya clásico


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


7 imperios africanos influyentes

Aunque a menudo eclipsado por sus vecinos egipcios del norte, el Reino de Kush se mantuvo como una potencia regional en África durante más de mil años. Este antiguo imperio nubio alcanzó su apogeo en el segundo milenio a.C., cuando gobernó una vasta franja de territorio a lo largo del río Nilo en lo que hoy es Sudán. Casi todo lo que se sabe sobre Kush proviene de fuentes egipcias, que indican que era un centro económico que operaba un lucrativo mercado de marfil, incienso, hierro y especialmente oro. El reino era tanto un socio comercial como un rival militar de Egipto & # x2014, incluso gobernó Egipto como la dinastía 25 & # x2014 y adoptó muchas de las costumbres de su vecino & # x2019. Los kushitas adoraban a algunos de los dioses egipcios, momificaban a sus muertos y construían sus propios tipos de pirámides. El área que rodea la antigua capital kushita de Meroe ahora alberga las ruinas de más de 200 pirámides, más que en todo Egipto.


Contenido

Las civilizaciones antiguas observaron cuerpos astronómicos, a menudo el Sol y la Luna, para determinar el tiempo. [1] Es probable que Stonehenge haya sido un observatorio astronómico, acostumbrado a eventos estacionales y anuales como equinoccios o solsticios. [2] Como las civilizaciones megalíticas no dejaron historia registrada, se sabe poco de sus métodos de cronometraje. [3] Los mesoamericanos modificaron su habitual sistema de conteo vigesimal cuando se trata de calendarios para producir un año de 360 ​​días. [4]

Los aborígenes australianos comprendieron bien el movimiento de los objetos en el cielo y utilizaron su conocimiento para construir calendarios y ayudar a la navegación. La mayoría de las culturas aborígenes tenían estaciones bien definidas y determinadas por los cambios naturales a lo largo del año, incluidos los eventos celestes. Las fases de la luna se usaron para marcar períodos de tiempo más cortos. Los Yaraldi de Australia del Sur fueron una de las pocas personas registradas con una forma de medir el tiempo durante el día, que se dividió en siete partes usando la posición del Sol. [5]

Antiguo Egipto y Mesopotamia Editar

Todos los cronometradores antes del desarrollo del escape confiaban en métodos que usaban algo que se movía continuamente. Ningún método temprano para mantener el tiempo cambió a un ritmo constante. [6] Los dispositivos de cronometraje más antiguos que se conocen se fabricaron en el Antiguo Egipto, desde que los dispositivos y métodos para medir el tiempo han mejorado continuamente a través de una larga serie de nuevos inventos e ideas. [7]

Los primeros dispositivos utilizados para medir la posición del Sol fueron los relojes de sombra, que más tarde se convirtieron en el reloj de sol. [8] [nota 1] Obeliscos del Antiguo Egipto, construidos c. 3500 a. C., también se encuentran entre los primeros relojes de sombra. [9] El más antiguo de todos los relojes de sol conocidos se remonta a c. 1500 AC (durante la XIX Dinastía), y fue descubierto en el Valle de los Reyes en 2013. [10] Los diales antiguos estaban basados ​​en nódulos con líneas horarias rectas que indicaban horas desiguales, también llamadas horas temporales, que variaban con las estaciones. . Cada día se dividió en 12 segmentos iguales independientemente de la época del año, por lo que las horas eran más cortas en invierno y más largas en verano. Cada parte se dividió en partes más precisas. [10] [11]

Los obeliscos funcionaban de la misma manera que la sombra proyectada sobre los marcadores a su alrededor permitió a los egipcios calcular el tiempo. El obelisco también indicaba si era de mañana o de tarde, así como los solsticios de verano e invierno. [12] Un tercer reloj de sombras, desarrollado c. 500 a. C., tenía una forma similar a una escuadra en T doblada. Midió el paso del tiempo por la sombra proyectada por su barra transversal sobre una regla no lineal. los T se orientó hacia el este por las mañanas y se dio la vuelta al mediodía para poder proyectar su sombra en la dirección opuesta. [13]

Aunque precisos, los relojes de sombra eran inútiles por la noche y en tiempo nublado. [14] Por lo tanto, los egipcios desarrollaron otros instrumentos de cronometraje, incluido el reloj de agua, y un sistema para rastrear los movimientos de las estrellas. La descripción más antigua de un reloj de agua proviene de la inscripción de la tumba del funcionario de la corte de principios de la XVIII Dinastía (c. 1500 a. C.) Amenemhet, ahora perdido, que lo identifica como su inventor. [15] Se supone que el objeto descrito en la inscripción es un reloj de agua egipcio clásico, es decir, un cuenco con pequeños agujeros en su fondo, que flotaba en el agua y se dejaba llenar a una velocidad casi constante con marcas en el costado de el cuenco indicaba el tiempo transcurrido, cuando la superficie del agua les llegaba. [16] El reloj de agua más antiguo conocido se encontró en la tumba del faraón Amenhotep III (c. 1417-1379 aC). [17]

Otro método egipcio para determinar la hora durante la noche era utilizar un tipo de plomada llamada merkhet. En uso desde al menos el año 600 a. C., dos merkhets se alinearon con Polaris, la estrella del polo norte, para crear un meridiano norte-sur. El tiempo se determinó observando determinadas estrellas a medida que cruzaban el meridiano. [18]

Los relojes de agua y los relojes de sol se conocían desde la antigüedad clásica [19]. Una tablilla de arcilla del período babilónico tardío describe la longitud de las sombras en diferentes épocas del año. [20] No hay ejemplos reconocidos en la existencia de relojes de agua que fluyen desde la antigua Mesopotamia de relojes de agua que fluyen, pero han sobrevivido referencias escritas. [20] El texto en una tablilla en el Museo Británico describe un reloj de agua utilizado por los astrónomos (que también trabajaban como adivinos celestiales), que medía el tiempo usando pesos de agua. "Describe explícitamente una relación de la noche más larga a la más corta como 3: 2 en términos de peso". [21]

Antigua Grecia y Roma Editar

Los griegos atribuyen al escritor babilónico Berossos (siglo III a. C.) la invención de un reloj de sol hemisférico ahuecado en piedra, que fue diseñado de modo que el camino de la sombra se dividiera en 12 partes como una forma de marcar el tiempo. . [22] Los relojes de sol griegos evolucionaron hasta convertirse en los altamente sofisticados de Ptolomeo. Analemma, escrito en el siglo II d.C., utilizó una forma temprana de trigonometría para derivar la posición del sol a partir de datos como la hora del día y la latitud geográfica. Los romanos tomaron prestada la idea del reloj de sol de los griegos. [23] [24] [nota 2]

Los filósofos griegos Anaxágoras y Empédocles se refirieron a una forma simple de reloj de agua, de las cuales se conocían dos tipos: vasijas que se usaban para hacer cumplir los límites de tiempo y otras que marcaban el paso del tiempo. [27] [28] Se supone que el filósofo ateniense Platón inventó una forma de reloj despertador para despertar a sus estudiantes, [29] que podría haber consistido en bolas de plomo en un barco flotante. Las bolas de plomo cayeron en cascada ruidosamente sobre una bandeja de cobre después de que la embarcación flotante alcanzó la parte superior de su recipiente de agua. [30] [nota 3]

El astrónomo griego Andrónico de Cirro diseñó la Torre de los Vientos en Atenas en el siglo I a.C. Hay evidencia de que una vez tuvo ocho relojes de sol, un reloj de agua y una veleta. [31] En la tradición griega, las clepsidras se usaron en la corte más tarde, los romanos también adoptaron esta práctica. Hay varias menciones de esto en los registros históricos y la literatura de la época, por ejemplo, en TheaetetusPlatón dice que "esos hombres, en cambio, siempre hablan apresuradamente, porque el agua que fluye los impulsa". [32]

Aunque todavía no son tan precisos como los relojes de sol, los relojes de agua griegos se volvieron más precisos alrededor del año 325 a. C., y se adaptaron para tener una esfera con una aguja horaria, lo que hizo que la lectura del reloj fuera más precisa y conveniente. Uno de los problemas más comunes en la mayoría de los tipos de clepsidras fue causado por la presión del agua: cuando el recipiente que contenía el agua estaba lleno, el aumento de presión hizo que el agua fluyera más rápidamente. Este problema fue abordado por los relojeros griegos y romanos a partir del año 100 a. C., y continuaron realizándose mejoras en los siglos siguientes. Para contrarrestar el aumento del flujo de agua, a los recipientes de agua del reloj, generalmente cuencos o jarras, se les dio una forma cónica colocada con el extremo ancho hacia arriba, una mayor cantidad de agua tuvo que fluir para caer a la misma distancia que cuando el agua estaba más abajo en el cono. Junto con esta mejora, los relojes se construyeron con más elegancia en este período, con horas marcadas por gongs, puertas que se abren a figurillas en miniatura, campanas o mecanismos móviles. [14] Un problema asociado con los relojes de agua que significaba que no funcionaban bien era el efecto de la temperatura en el agua líquida. El agua fluye más lentamente cuando está fría o se congela, y la tasa de evaporación de la superficie depende de la temperatura. [33]

Entre el 270 a. C. y el 500 d. C., los matemáticos helenísticos Ctesibius, héroe de Alejandría y Arquímedes, y los horólogos y astrónomos romanos comenzaron a desarrollar relojes de agua mecanizados más elaborados. La complejidad añadida tenía como objetivo regular el flujo y proporcionar una visualización más elegante del paso del tiempo. Por ejemplo, algunos relojes de agua sonaban campanas y gongs, mientras que otros abrían puertas y ventanas para mostrar figuras de personas, o movían punteros y diales. Algunos incluso mostraban modelos astrológicos del universo. [ cita necesaria ] El ingeniero griego Filón de Bizancio (siglo III a. C.) describió cómo se usaba líquido para reducir la velocidad de un reloj de agua en su tratado técnico. Neumática (capítulo 31) donde compara el mecanismo de un autómata de lavabo con los empleados en los relojes (de agua). [34]

Aunque los griegos y los romanos hicieron mucho para avanzar en la tecnología de los relojes de agua, todavía continuaron usando relojes de sombra. Se dice que el matemático y astrónomo Teodosio de Bitinia inventó un reloj de sol universal que era preciso en cualquier lugar de la Tierra, aunque se sabe poco al respecto. [35] El obelisco de Campus Martius se utilizó como gnomon para el reloj de sol zodiacal de Augusto. [36] El comandante militar y naturalista romano Plinio el Viejo registra que el primer reloj de sol en Roma llegó en 264 a. C., saqueado de Catania, Sicilia, según él, dio la hora incorrecta hasta que se usaron las marcas y el ángulo apropiados para la latitud de Roma. un siglo después. [37]

Relojes de agua chinos Editar

El historiador británico de la ciencia china Joseph Needham especuló que la introducción de la clepsidra de salida a China, quizás desde Mesopotamia, se remonta al segundo milenio antes de Cristo, durante la dinastía Shang y, a más tardar, en el primer milenio antes de Cristo. A principios de la dinastía Han, en 202 a. C., la clepsidra de salida fue reemplazada gradualmente por la clepsidra de entrada, que presentaba una varilla indicadora en un flotador. Para compensar la caída de presión en el depósito, que ralentizó el cronometraje a medida que el recipiente se llenaba, Zhang Heng agregó un tanque adicional entre el depósito y el recipiente de entrada. Alrededor del 550 d.C., Yin Gui fue el primero en China en escribir sobre el desbordamiento o tanque de nivel constante agregado a la serie, que luego fue descrito en detalle por el inventor Shen Kuo. Alrededor del año 610, este diseño fue superado por dos inventores de la dinastía Sui, Geng Xun y Yuwen Kai, quienes fueron los primeros en crear la clepsidra de equilibrio, con posiciones estándar para el equilibrio de acero. [38] Needham declaró que:

. [la clepsidra de equilibrio] permitía el ajuste estacional de la altura de presión en el tanque de compensación al tener posiciones estándar para el contrapeso graduado en la viga, y por lo tanto podía controlar la tasa de flujo para diferentes longitudes de día y noche. Con esta disposición no se requería un tanque de desbordamiento, y se advirtió a los dos asistentes cuando la clepsidra necesitaba ser rellenada. [38]

En 721, el monje y matemático tántrico Yi Xing y el funcionario del gobierno Liang Lingzan regularon el poder del agua que impulsaba un reloj astronómico, dividiendo el poder en impulsos unitarios para que el movimiento de los planetas y las estrellas pudiera duplicarse. [39] El líquido en los relojes de agua podía congelarse y había que mantenerlo caliente con antorchas, un problema que fue resuelto en 976 por el astrónomo e ingeniero chino Zhang Sixun. Su invento, una mejora considerable en el reloj de Yi Xing, usó mercurio en lugar de agua. El mercurio es un líquido a temperatura ambiente y se congela a -38,9 ° C (-38,0 ° F), más baja que cualquier temperatura del aire que se encuentra normalmente en la Tierra. [40] [41] El erudito Su Song construyó una torre de reloj astronómico impulsada por agua en 1088, [14] que presentaba la primera cadena de transmisión de energía sin fin conocida en relojería. [42]

Relojes de incienso chinos Editar

Los relojes de incienso se usaron por primera vez en China alrededor del siglo VI en Japón, uno todavía existe en el Shōsōin, [43] aunque sus caracteres no son chinos, sino devanagari. [44] Debido a su uso frecuente de caracteres devanagari, lo que sugiere su uso en ceremonias budistas, el sinólogo estadounidense Edward H. Schafer especuló que los relojes de incienso se inventaron en la India. [44] Como se queman uniformemente y sin llama, son precisos y seguros para uso en interiores. [45]

Se han encontrado varios tipos de relojes de incienso, las formas más comunes incluyen la varilla de incienso y el sello de incienso. Un reloj de varilla de incienso era una varilla de incienso con calibraciones, algunas pesas caían a intervalos regulares. [46] Se usaba incienso con diferentes aromas, de modo que las horas se marcaban con un cambio en el olor a medida que las varillas se quemaban. [47] Las varillas de incienso podían ser rectas o en espiral. Las espirales estaban destinadas a un uso prolongado y, a menudo, se colgaban de los techos de casas y templos. [48] ​​En Japón, se pagaba a una geisha por el número de senkodokei (varitas de incienso) que se habían consumido mientras ella estaba presente, práctica que continuó hasta 1924. [49]

Los relojes con sello de incienso se usaban para ocasiones y eventos similares a los del reloj de varilla, mientras que los propósitos religiosos eran de importancia primordial, [46] estos relojes también eran populares en reuniones sociales y fueron utilizados por intelectuales y eruditos chinos. [50] El sello era un disco de madera o piedra con una o más ranuras grabadas [46] en las que se colocaba incienso. [51] Estos relojes eran comunes en China, [50] pero se produjeron en menor número en Japón. [52] Para marcar diferentes horas, se podrían usar inciensos con diferentes aromas (elaborados a partir de diferentes recetas). [53] La longitud del rastro de incienso, directamente relacionada con el tamaño del sello, fue el factor principal para determinar cuánto duraría el reloj para quemar 12 horas. Se ha estimado un recorrido de incienso de alrededor de 20 pies (6,1 m). . [54]

Mientras que los primeros sellos de incienso estaban hechos de madera o piedra, los chinos introdujeron gradualmente discos de metal, probablemente a partir de la dinastía Song. Esto permitió a los artesanos crear más fácilmente sellos grandes y pequeños, así como diseñarlos y decorarlos de manera más estética. Otra ventaja fue la capacidad de variar las trayectorias de las ranuras, para permitir el cambio de duración de los días en el año. A medida que los sellos más pequeños se volvieron más fáciles de conseguir, los relojes aumentaron en popularidad entre los chinos y, a menudo, se regalaban. [55] Los coleccionistas de relojes de hoy en día suelen buscar relojes con sellos de incienso; sin embargo, quedan pocos que no hayan sido comprados o exhibidos en museos o templos. [52]

Una de las primeras menciones de un reloj con vela se encuentra en un poema chino, escrito en el año 520 d.C. por You Jianfu, quien escribió que la vela graduada es un medio para determinar la hora en la noche. En Japón se utilizaron velas similares hasta principios del siglo X. [56]

Persia antigua y medieval Editar

El uso de relojes de agua por los persas se remonta al 500 a. C., época del Imperio aqueménida. Según el historiador griego Calístenes, los agricultores usaban un reloj de agua (llamado fenjaan) en el 328 a. C. para garantizar una distribución justa y exacta del agua de los qanats para el riego. Un cuenco con un pequeño agujero flotaba en una olla grande con agua. Tan pronto como el cuenco se hundió, el gerente (llamó al Khaneh Fenjaan) lo vació y lo volvió a poner encima del agua. Se utilizaron piedras para registrar el número de veces que se hundió el cuenco. Se necesitaba más de un gerente, generalmente un anciano sabio, para estar a cargo de mantener continuamente el tiempo usando el fenjaan. [ cita necesaria ]

El lugar donde estaba situado el reloj, también llamado Khaneh Fenjaan, normalmente sería el último piso de un edificio, con ventanas orientadas al oeste y al este para permitir ver las horas del atardecer y el amanecer. El fenjaan también se utilizó para determinar los días de las religiones preislámicas, como la Nowruz, Chelah, o Yaldā—Los días y noches más cortos, más largos y de igual duración de los años. Los relojes de agua eran en ese momento una de las herramientas antiguas más prácticas para medir el tiempo del calendario. [ cita necesaria ]

Otras referencias tempranas al cronometraje Editar

En la Biblia se hace referencia a un reloj de sol cuando Ezequías, rey de Judea durante el siglo VIII a. C., fue sanado por el profeta Isaías. Después de que el rey pidió una señal de que se recuperaría, el Antiguo Testamento dice: [57]

Y dijo Isaías: Esta señal tendrás del Señor, de que Jehová hará lo que ha dicho: ¿Avanzará la sombra diez grados o retrocederá diez grados? Y Ezequías respondió: Es algo ligero que la sombra descienda diez grados; no, pero que la sombra vuelva hacia atrás diez grados. Y el profeta Isaías clamó a Jehová, y él hizo retroceder diez grados la sombra por la cual había descendido en el cuadrante de Acaz.

Relojes de velas Editar

En el siglo X, los anglosajones atribuyeron la invención del reloj con velas a Alfredo el Grande, rey de Wessex. La historia de cómo se creó el reloj fue narrada por Asser, el biógrafo del rey, que vivió en la corte de Alfred y se convirtió en su colaborador más cercano. [58] Alfred usó seis velas, cada una hecha de 12 centavos de cera, de 12 pulgadas (30 cm) de alto y de un grosor uniforme. Las velas estaban marcadas a intervalos de una pulgada. Una vez encendidos, se protegían del viento colocándolos en un farol de madera y cuerno transparente. Habría tardado 20 minutos en quemarse hasta la siguiente marca. Las velas, encendidas una tras otra, duraron 24 horas. [59]

El inventor musulmán del siglo XII, Al-Jazari, describió cuatro diseños diferentes para un reloj con velas en su libro. El libro del conocimiento de los ingeniosos dispositivos mecánicos (IKitab fi Ma'rifat al-Hiyal al-Handasiyya).[60] [61] Su llamado reloj de vela 'escriba' se inventó para marcar el paso de 14 horas de igual duración: un mecanismo de ingeniería precisa hizo que una vela de dimensiones específicas se empujara lentamente hacia arriba, lo que provocó que un indicador se moviera a lo largo de una escala. Cada hora, una pequeña bola emergía del pico de un pájaro. [60]

Relojes de sol Editar

Según el historiador alemán de la astronomía Ernst Zinner, durante el siglo XIII se desarrollaron relojes de sol con escalas que mostraban horas iguales, mientras que el primero basado en el tiempo polar apareció en Alemania c. 1400, una teoría alternativa propone que un reloj de sol de Damasco que mide el tiempo polar se puede fechar en 1372. [62] El reloj de sol moderno apareció por primera vez después de la Revolución de Copérnico y la adopción de horas iguales. [63]

Aparecieron tratados europeos sobre el diseño de relojes de sol c. 1500. [64] En 1524, el astrónomo francés Oronce Finé, quien escribió un tratado y construyó un modelo de reloj de sol hecho de marfil, ahora en el Museo Poldi Pezzoli de Milán. El instrumento, destinado a la corte de Francisco I de Francia, tenía la forma de un barco: cuando se orientaba correctamente, una plomada proyectaba una sombra sobre la esfera. Las horas y dos escalas zodiacales están grabadas en el casco, mientras que los signos de las constelaciones aparecen a lo largo del mástil. [sesenta y cinco]

Relojes de arena Editar

Dado que el reloj de arena era uno de los pocos métodos fiables para medir el tiempo en el mar, se especula que se utilizaba a bordo de barcos ya en el siglo XI, cuando habría complementado la brújula magnética como ayuda para la navegación. Sin embargo, la primera evidencia inequívoca de su uso aparece en la pintura. Alegoría del buen gobierno, del artista italiano Ambrogio Lorenzetti, de 1338. [66] Desde el siglo XV en adelante, los relojes de arena se utilizaron en una amplia gama de aplicaciones en el mar, en iglesias, en la industria y en la cocina fueron los primeros confiables, reutilizables, razonablemente dispositivos de medición del tiempo precisos y de fácil construcción. El reloj de arena también adquirió significados simbólicos, como el de la muerte, la templanza, la oportunidad y el Padre Tiempo, generalmente representado como un anciano barbudo. [67] El navegante portugués Fernando de Magallanes usó 18 relojes de arena en cada barco durante su circunnavegación del globo en 1522. [68] Aunque también se usó en China, se desconoce la historia del reloj de arena allí, [69] pero no parece haber sido usado en China antes de mediados del siglo XVI, [70] y el reloj de arena implica el uso del vidrio soplado, que parece ser un arte enteramente europeo y occidental. [71]

Engranajes en relojes y astrolabios Editar

Las primeras innovaciones para mejorar la precisión del reloj de arena y el reloj de agua se produjeron en el siglo X, cuando se intentó utilizar pesos o fricción para reducir la velocidad de flujo de la arena o el agua. [72] El primer reloj de engranajes fue inventado en el siglo XI por el ingeniero árabe Ibn Khalaf al-Muradi en la Iberia islámica. Era un reloj de agua que empleaba engranajes tanto segmentarios como epicíclicos, capaces de transmitir un par elevado. [73] Los relojes de agua islámicos, que utilizaban complejos trenes de engranajes e incluían series de autómatas, no tenían rival en su sofisticación hasta mediados del siglo XIV. [73] [74] Desarrollaron un mecanismo impulsado por líquido (utilizando flotadores pesados ​​y un sistema de carga constante) para hacer que los relojes de agua desciendan a un ritmo más lento. [74]

Un reloj que suena fuera de China fue el Reloj de Agua Jayrun, en la Mezquita Omeya en Damasco, Siria, que sonó una vez cada hora. Fue construido por Muhammad al-Sa'ati en el siglo XII, y luego descrito por su hijo Ridwan ibn al-Sa'ati, en su Sobre la construcción de relojes y su uso (1203), al reparar el reloj. [75] En 1235, se completó en el vestíbulo de entrada de la madraza Mustansiriya en Bagdad, un monumental despertador de agua que "anunciaba las horas de oración fijadas y la hora tanto de día como de noche". [76]

Los astrónomos musulmanes contemporáneos construyeron una variedad de relojes astronómicos de alta precisión para usar en sus mezquitas y observatorios, [77] como el reloj astrolabico de Ibn al-Shatir a principios del siglo XIV. [78] En Persia se hicieron sofisticados astrolabios de cronometraje con mecanismos de engranajes, construidos por el erudito Abū Rayhān Bīrūnī en el siglo XI y el astrónomo Muhammad ibn Abi Bakr al-Farisi en c. 1221. [79] [80]

El astrolabio de latón y plata hecho en Isfahan por Muhammad ibn Abi Bakr al-Farisi es la máquina más antigua con sus engranajes aún intactos. Es tanto un astrolabio como un calendario. El diseño se origina en un texto de Abū Rayhān Bīrūnī, pero el engranaje se ha simplificado. Las aberturas en la parte posterior del astrolabio representan las fases lunares y dan la edad de la Luna dentro de una escala zodiacal, son dos anillos concéntricos que muestran las posiciones relativas del Sol y la Luna. [81]

Al-Jazari describió un sofisticado reloj astronómico impulsado por agua en su tratado sobre las máquinas, escrito en 1206. [82] Este reloj de castillo era un dispositivo complejo que tenía aproximadamente 11 pies (3,4 m) de altura y tenía múltiples funciones junto con el cronometraje. . Incluía una exhibición del zodíaco y los caminos solares y lunares, y un puntero en forma de luna creciente que viajaba a través de la parte superior de una puerta, movido por un carro oculto y haciendo que las puertas se abrieran, cada una revelando un maniquí, cada hora. [83] Fue posible restablecer la duración del día y la noche para tener en cuenta la duración cambiante del día y la noche a lo largo del año. Este reloj también presentaba una serie de autómatas, incluidos halcones y músicos, que automáticamente tocaban música cuando se movían mediante palancas operadas por un árbol de levas oculto unido a una rueda hidráulica. [84]

La palabra inglesa reloj apareció por primera vez en inglés medio como clok, cloke, o clokke. El origen de la palabra no se conoce con certeza, puede ser un préstamo del francés o el holandés, y tal vez se pueda remontar al latín posclásico. clocca ('campana'). Fuentes irlandesas del siglo VII y germánicas del siglo IX registradas reloj en el sentido de "campana". [85]

El judaísmo, el cristianismo y el islam tenían horarios reservados para la oración, aunque se esperaba que los cristianos solos asistieran a las oraciones en horas específicas del día y de la noche, lo que el historiador Jo Ellen Barnett describe como "una adhesión rígida a las oraciones repetitivas que se dicen muchas veces al día. ". [86] Las alarmas de campana advirtieron al monje de turno que tocara la campana monástica. Su alarma era un temporizador que usaba una forma de escape para hacer sonar una pequeña campana. Este mecanismo fue el precursor del dispositivo de escape que se encuentra en el reloj mecánico. [87] [88]

Se inventaron grandes relojes mecánicos que se montaban en torres para tocar la campana directamente. Los primeros que se conocen son el reloj de la torre de la catedral de Norwich (construido hacia 1321-1325), el reloj de la abadía de St Albans (terminado hacia 1360) y un reloj astronómico diseñado y construido por Giovanni Dondi dell'Orologio que se completó en 1364 . [nota 4] Ninguno de estos primeros relojes ha sobrevivido. [89] Durante el siglo XIV, aparecieron relojes con una frecuencia creciente en los espacios públicos, primero en Italia, un poco más tarde en Francia e Inglaterra; entre 1371 y 1380, los relojes públicos se introdujeron en más de 70 ciudades europeas. [90] Los primeros relojeros profesionales [ ¿Cuándo? ] procedían de los gremios de cerrajeros y joyeros. [91] El mecanismo impulsado por peso es probablemente un invento de Europa occidental, ya que la imagen de un reloj del siglo XIII muestra un peso tirando de un eje, su movimiento ralentizado por un sistema de agujeros que liberan agua lentamente. [92]

Aproximadamente al mismo tiempo que la invención del mecanismo de escape, el poeta florentino Dante Alighieri utilizó imágenes de reloj para representar las almas de los bienaventurados en Paradiso, la tercera parte de la Divina Comedia. Puede ser la primera descripción literaria conocida de un reloj mecánico. [93] Giovanni da Dondi, profesor de astronomía en Padua, presentó la descripción detallada más antigua del mecanismo de relojería en su tratado de 1364 Il Tractatus Astrarii. [94] Esto ha inspirado varias réplicas modernas, incluidas algunas en el Museo de Ciencias de Londres y la Institución Smithsonian. [94] Otros ejemplos notables de este período se construyeron en Milán (1335), Estrasburgo (1354), Rouen (1389), Lund (c. 1425) y Praga (1462). [94] Los primeros diales de reloj mostraban las horas. Un reloj con un reloj de minutos se menciona en un manuscrito de 1475. [95] En 1577, el astrónomo danés Tycho Brahe había obtenido el primero de cuatro relojes que medían en segundos. [96]

El reloj de la catedral de Salisbury, que data aproximadamente de 1386, es uno de los relojes en funcionamiento más antiguos del mundo, y puede que sea el más antiguo; todavía conserva la mayoría de sus piezas originales. [97] [nota 5] El reloj de la catedral de Wells, construido en 1392, es único porque todavía conserva su cara medieval original, que muestra un modelo del universo geocéntrico precopernicano. Sobre el reloj hay figuras que tocan las campanas y un grupo de caballeros en justas que giran alrededor de una pista cada 15 minutos. [ cita necesaria ] [nota 6] Relojes astronómicos similares, o horologes, sobrevive en Exeter, Ottery St Mary y Wimborne Minster. [ cita necesaria ] Las torres del reloj en la Europa occidental en la Edad Media marcaron el momento. El original más famoso que aún se conserva es posiblemente el Reloj de San Marcos en la parte superior de la Torre del Reloj de San Marcos en la Plaza de San Marcos en Venecia, ensamblado en 1493 por el relojero Gian Carlo Rainieri de Reggio Emilia. En 1497, Simone Campanato moldeó la gran campana en la que cada lapso de tiempo definido es batido por dos estatuas mecánicas de bronce (altura 2,60 m.) Llamadas Due Mori (Dos moros), manejando un martillo. Posiblemente antes (1490) es el Reloj Astronómico de Praga del maestro relojero Jan Růže (también llamado Hanuš); según otra fuente, este dispositivo fue ensamblado ya en 1410 por el relojero Mikuláš de Kadaň y el matemático Jan Šindel. El desfile alegórico de esculturas animadas suena cada hora todos los días.

El ingeniero otomano Taqi al-Din describió un reloj impulsado por peso con un escape de borde y foliot, un tren de engranajes llamativo, una alarma y una representación de las fases de la luna en su libro. Las estrellas más brillantes para la construcción de relojes mecánicos (Al-Kawākib al-durriyya fī wadh 'al-bankāmat al-dawriyya), escrito alrededor de 1556. [99]


Dioses de la religión maya

Cuando los eruditos descifran los escritos mayas o descubren artefactos religiosos, generalmente transmiten sus hallazgos a los lugareños, quienes agregan las tradiciones perdidas a sus prácticas religiosas.

Foto de Johan Ordonez / AFP / Getty Images.

Los residentes de Mérida, México, muchos de los cuales remontan su ascendencia a los antiguos mayas, dicen que la religión de sus antepasados ​​no predice un apocalipsis este viernes, contrariamente a los rumores de Internet. ¿La gente todavía practica la religión de los antiguos mayas?

Algo así como. En una ceremonia religiosa maya moderna, los fieles típicamente esparcen el piso con agujas de pino y queman incienso, llenando el aire de fragancia. Un hombre santo, conocido como un "guardián del día" por su conocimiento del significado de varios días en el calendario maya de 260 días, recita encantamientos a los dioses de la tierra y el cielo. Los laicos no suelen participar en la recitación, sino que se paran o se arrodillan alrededor de un altar. Los fieles colocan una variedad de ofrendas a los dioses en un altar, que incluyen chocolate, velas, perfumes y alcohol. Al final de la ceremonia, los participantes suelen pasar un recipiente con licor a base de maíz o azúcar.

Si estos rituales son auténticamente mayas es discutible. Una ceremonia religiosa durante el período maya clásico, que terminó en el siglo IX, se habría visto diferente. Durante esa era, miles se reunieron alrededor de templos masivos y presidió un dios-rey. Las ofrendas habrían incluido chocolate, pero también el sacrificio ocasional de un prisionero. Incluso más a menudo, un miembro del círculo real habría ofrecido una muestra de su propia sangre para apaciguar a los dioses. Los arqueólogos han descubierto pinturas de mujeres que se rastrillaron púas en la lengua y hombres que perforaron el prepucio de sus penes como ofrendas de sangre.

Aunque todavía se realizan sacrificios de pollos, los sacrificios de sangre humana han desaparecido de la práctica religiosa maya, un cambio que representa más que la evolución de los puntos de vista sobre el valor de la vida humana. Muchos eruditos creen que los mayas tenían una visión un tanto mecanicista de su relación con los dioses: uno podía evitar la muerte ofreciendo un sustituto digno, pero a los dioses no les importaba tu sinceridad. La práctica moderna parece más interesada en el ardor de la oración y la comprensión personal entre el ser humano y dios, un desarrollo que puede atribuirse a la influencia del cristianismo.

La penetración del catolicismo en Mesoamérica ha tenido otros impactos más notables en las prácticas religiosas tradicionales. En muchos rituales modernos, el guardián del día rezará no solo a los dioses mayas sino también a Jesús, María y una lista de santos católicos. (La religión maya también se ha infiltrado en el catolicismo mesoamericano: en algunas iglesias cristianas, los belenes incluyen dos bebés, que representan a los dos hijos que devolvieron la vida al dios maya del maíz). El monoteísmo cristiano también puede haber llevado a afirmaciones de los mayas modernos. teólogos que sus dioses son todos manifestación de una sola deidad, a pesar de que tienen personalidades e historias únicas que se asemejan al panteón de la antigua Grecia y Roma.

Es importante señalar que los misioneros cristianos no son las únicas fuerzas que influyen en la religión maya moderna. Los académicos de los Estados Unidos y Europa han llegado a Guatemala y México en masa en las últimas décadas. Cuando descifran los escritos mayas o descubren artefactos religiosos, generalmente transmiten sus hallazgos a los lugareños, quienes agregan las tradiciones perdidas a su práctica. Se ha vuelto popular el uso de reliquias mayas como altares, y los guardianes del día a veces pintan imágenes mayas en rocas basadas en ilustraciones que recibieron de los arqueólogos. Los académicos discuten sobre si la reincorporación de tradiciones extintas contribuye a una práctica más auténtica o interfiere con la evolución que experimentan todas las religiones.


Simbolismo de los cuatro elementos

Los antiguos creían que el mundo estaba compuesto por 4 elementos básicos: fuego, agua, aire y tierra. Estas fueron consideradas las fuerzas energéticas críticas que sustentaban la vida. Todos estos elementos son partes integrales de la materia o del universo físico, y el cuerpo humano es una creación física que existe en el reino material. Por tanto, se veía que los seres humanos estaban hechos y gobernados por los cuatro elementos. Se abogó por mantener un equilibrio entre estos elementos para garantizar el bienestar físico y psicológico.

Se observó que todo en el mundo físico tenía una combinación de cuatro cualidades principales: caliente, frío, seco y húmedo. Una combinación de fuego producido en caliente y seco, caliente y húmedo dio como resultado aire, frío y seco dio a la Tierra, y frío y húmedo se combinaron para producir agua. Además, estos cuatro elementos se combinaron para crear vida, pero solo junto con el quinto elemento por excelencia, la fuerza vital, el "éter", el "espíritu" o el "prana".

Casi todas las culturas del mundo otorgaron gran importancia a los 4 elementos y los elementos llegaron a adquirir un poderoso simbolismo.

Este elemento se considera el primer elemento que nació cuando se creó el universo. El fuego se atribuye a poderes transformadores y purificadores. Puede dar calor y dar vida, y también puede quemar y destruir. En el plano espiritual, el Fuego representa la Luz y en el plano físico, es el Sol o la Llama. El elemento simboliza una increíble energía, actividad, creatividad, pasión, libertad, poder, amor, visión, ira, fuerza, voluntad, asertividad, coraje y dinamismo.
Está asociado a la temporada de verano y su dirección correspondiente es Sur. La representación simbólica del Fuego es un triángulo apuntando hacia arriba.

Agua

Al agua se le concede poder limpiador. Es un símbolo de soñar, curar, fluir, fluidez, purificación, regeneración, estabilidad, fuerza, cambio, fertilidad, devoción, recibir y amor incondicional. Simboliza tanto la muerte como el renacimiento. Es vivificante, pero también puede ser destructivo. El agua dulce es sinónimo de vida y buena salud, mientras que el agua contaminada / estancada es símbolo de mala salud.
Está asociado con la temporada de otoño y la dirección Oeste. Un triángulo invertido es la representación simbólica del elemento Agua.

Se asocia con el aliento de vida y se atribuye al poder limpiador. El aire simboliza la comunicación, la inteligencia, la percepción, el conocimiento, el aprendizaje, el pensamiento, la imaginación, la creatividad, la armonía y los viajes. Esta fuente de vida también puede, en ocasiones, convertirse en una fuerza de terrible destrucción.
El aire está asociado con la temporada de primavera y su dirección correspondiente es el este. El símbolo de aire es un triángulo vertical con una línea horizontal que lo atraviesa.

Tierra

El elemento Tierra tiene poder limpiador. Simboliza prosperidad, fertilidad, estabilidad, orden, arraigo, sustento, creatividad, abundancia física, nutrición, solidez, confiabilidad, seguridad, permanencia, intuición, introspección y sabiduría.
La temporada relacionada con la Tierra es el invierno y la dirección asociada es el norte. El elemento está representado simbólicamente por un triángulo invertido con una línea horizontal que lo atraviesa.

El simbolismo masculino y femenino de los cuatro elementos

La Tierra y el Agua son los elementos más pesados ​​y tienen una dirección hacia abajo. Por tanto, llegaron a representar el arquetipo femenino, la función intuitiva, el estado pasivo y los atributos del Yin chino. Estos dos elementos están relacionados con el simbolismo de la Madre Tierra.
Por otro lado, el aire está por encima del agua y la tierra y tiene un movimiento ascendente natural, mientras que el sol ardiente, las estrellas y los cielos están incluso por encima del aire. Ambos elementos tienen un arquetipo masculino y simbolizan la función pensante, el estado activo y los atributos Yang. Están asociados con el Padre Celestial.

Los cuatro elementos y la astrología

Se cree que los cuatro elementos gobiernan los 12 signos del zodíaco.Las diferentes propiedades elementales se han asociado con atributos de comportamiento y se cree que las personalidades de los individuos nacidos bajo un zodíaco particular tienen características similares a las de los elementos que gobiernan el signo. Como tal,

Los cuatro elementos esenciales existen en todos nosotros y sus combinaciones únicas determinan nuestras distintas personalidades. Estos elementos representan energía y simbolizan diferentes facetas de la vida humana. Todos proceden de la naturaleza. En consecuencia, al conectarnos con ellos y comprender su presencia en nosotros, nos damos cuenta de nuestra conexión con la naturaleza y nuestra relación con lo divino.


Adams, R. E. W. (1970). Especialización ocupacional sugerida en el período Clásico en las tierras bajas mayas del sur. En W. R. Bullard (Ed.), Monografías y artículos sobre arqueología maya. Artículos del Museo Peabody de Arqueología y Etnología, vol. 61, págs. 487–490. Cambridge, MA: Museo Peabody.

Adams, R. E. W. (1971). La cerámica de Altar de Sacrificios. Artículos del Museo Peabody de Arqueología y Etnología vol. 63, no. 1. Cambridge, MA: Museo Peabody.

Adams, R. E. W. (1977). Comentarios sobre los textos glíficos del “Vaso de altar”. En N. Hammond (Ed.), El proceso social en la prehistoria maya: estudios en honor a Sir Eric Thompson, págs. 407–420. Londres: académico.

Arnold, D. E., Neff, H. y Glascock, M. D. (2000). Prueba de supuestos de análisis de activación de neutrones: comunidades, talleres y preparación de pastas en Yucatán, México. Arqueometría, 42(2), 301–316.

Baines, J. y Yoffee, N. (1998). Orden, legitimidad y riqueza en el Antiguo Egipto y Mesopotamia. En G. M. Feinman y J. Marcus (Eds.), Estados arcaicos, págs. 199–260. Santa Fe, NM: Escuela de Investigación Estadounidense.

Ball, J. W. (1993). Cerámica, alfareros, palacios y organizaciones políticas: algunas implicaciones socioeconómicas y políticas de las industrias cerámicas mayas del Clásico Tardío. En J. A. Sabloff y J. S. Henderson (Eds.), La civilización maya de las tierras bajas en el siglo VIII d.C., págs. 243-272. Washington, D.C .: Dumbarton Oaks.

Ball, J. W. (1994). Análisis de variedad tipográfica y obras maestras de la alfarería policromada del Clásico Maya. En D. Reents-Budet (Ed.), Pintando el universo maya: cerámica real del período Clásico, págs. 362–363. Durham, Carolina del Norte: Duke University Press.

Beaudry, M. P. (1984). Producción y distribución de cerámica en la periferia del sureste maya: vasijas pintadas del Clásico Tardío. BAR. Serie internacional 203. Oxford: informes arqueológicos británicos.

Becker, M. J. (1973). Evidencia arqueológica de especialización ocupacional entre los mayas del período Clásico en Tikal, Guatemala. Antigüedad americana, 38(4), 396–406.

Becker, M. J. (2003). Un período clásico barrio produciendo cerámica fina policromada en Tikal, Guatemala: Notas sobre la tecnología de cocción de los antiguos mayas. Mesoamérica antigua, 14(1), 95–112.

Obispo, R. L. (1994). Cerámica precolombina: investigación en la región maya. En D. A. Scott y P. Meyers (Eds.), Arqueometría de sitios y artefactos precolombinos, págs. 15–65. Los Ángeles: The Getty Conservation Institute.

Bishop, R. L. y Beaudry, M. P. (1994). Análisis de la composición química de la cerámica maya del sureste. En G. R. Willey, R. M. Leventhal, A. A. Demarest y W. L. Fash Jr (Eds.), Cerámica y artefactos de excavaciones en la Zona Residencial de Copán. Artículos del Museo Peabody de Arqueología y Etnología vol. 80. (págs. 407–443). Cambridge, MA: Universidad de Harvard.

Bishop, R. L., Rands, R. L. y Holley, G. R. (1982). Análisis composicional cerámico en perspectiva arqueológica. En M. B. Schiffer (Ed.), Avances en el método y la teoría arqueológicos, vol. 5, págs. 275–330. Nueva York: Académico.

Bishop, R. L., Ruiz Gúzman, R., y Folan, W. J. (2000). Figuras e instrumentos musicales de Calakmul, México: Su composición química. Los investigadores de la cultura maya, 7(2), 322–328. Campeche.

Sangrado, P. (2008). La habilidad importa. En N. Finlay y D. B. Bamforth (Eds.), Piedras hábiles: enfoques del conocimiento y la práctica de la tecnología lítica. Revista de método y teoría arqueológicos, 15(1), 154–166.

Bloch, M. y Parry, J. (1982). Introducción: Muerte y regeneración de vida. En M. Bloch y J. Parry (Eds.), Muerte y regeneración de vida, págs. 1-44. Cambridge: Cambridge University Press.

Boot, E. (2003). Una descripción general anotada de las placas de "Tikal Dancer". Mesoweb: www.mesoweb.com/features/boot/TikalDancerPlates.pdf

Boot, E. (2005). Variación regional de la fórmula dedicatoria estándar en cerámica del Clásico Maya. En E. Boot (Ed.), Libro de consulta para el libro de trabajo sobre cerámica maya clásica en la X Conferencia Maya Europea, 5 al 11 de diciembre de 2005, Leiden, Países Bajos, págs. 6-10. Leiden: Wayeb y Leiden University.

Bourdieu, P. (1977). Esquema de una teoría de la práctica. Cambridge: Cambridge University Press.

Brady, J. E., Ball, J. W., Bishop, R. L., Pring, D. C., Hammond, N. y Housley, R. A. (1998). El "Protoclásico" maya de las tierras bajas: una reconsideración de su naturaleza y significado. Mesoamérica antigua, 9(1), 17–38.

Braswell, G. E., Gunn, J. D., del Rosario-Domínguez-Carrasco, M., Folan, W. J., Fletcher, L. A., Morales, L. A., et al. (2004). Definición del Clásico terminal en Calakmul, Campeche. En A. A. Demarest, P. M. Rice y D. S. Rice (Eds.), El Clásico terminal en las tierras bajas mayas: colapso, transición y transformación, págs. 162-194. Boulder: Prensa de la Universidad de Colorado.

Brumfiel, E. M. y Earle, T. K. (1987). Especialización, intercambio y sociedades complejas: una introducción. En E. M. Brumfiel y T. K. Earle (Eds.), Especialización, intercambio y sociedades complejas, págs. 1–9. Cambridge: Cambridge University Press.

Callaghan, M. G. (2008). Tecnologías del poder: Economía ritual y producción de cerámica en el Preclásico Terminal Región de Holmul, Guatemala. Doctor. disertación: Vanderbilt University.

Cecil, L. G. (2009). Estilos tecnológicos de cerámica deslizada e identidad Kowoj. En P. M. Rice y D. S. Rice (Eds.), El Kowoj: identidad, migración y geopolítica en Petén del Posclásico Tardío, Guatemala, págs. 221-237. Boulder: Prensa de la Universidad de Colorado.

Cecil, L. G. y Neff, H. (2006). Deslizamientos y pinturas mayas del Posclásico y su relación con grupos sociopolíticos en El Petén, Guatemala. Revista de ciencia arqueológica, 33, 1482–1491.

Chase, A. F. (1985). Implicaciones contextuales de los vasos pictóricos de Tayasal, Petén. En M. G. Robertson y E. P. Benson (Eds.), Cuarta mesa redonda de Palenque, 1980, págs. 193-201. San Francisco: Instituto de Investigación de Arte Precolombino.

Clark, J. E. (1995). La especialización artesanal como categoría arqueológica. Investigación en Antropología Económica, 16, 267–294.

Clark, J. E. y Houston, S. D. (1998). Especialización artesanal, género y personalidad entre los mayas posteriores a la conquista de Yucatán, México. En C. L. Costin y R. P. Wright (Eds.), Artesanía e identidad social. Documentos arqueológicos no. 8. Arlington, VA: Asociación Antropológica Estadounidense.

Clark, J. E. y Parry, W. J. (1990). Especialización artesanal y complejidad cultural. Investigación en Antropología Económica, 12, 289–346.

Coe, M. D. (1973). El escriba maya y su mundo. Nueva York: Grolier Club.

Coe, M. D. (1977). Patronos sobrenaturales de los escribas y artistas mayas. En N. Hammond (Ed.), El proceso social en la prehistoria maya: estudios en honor a Sir Eric Thompson, págs. 327–347. Londres: académico.

Coe, M. D. (1978). Señores del inframundo: obras maestras de la cerámica maya clásica. Princeton, Nueva Jersey: Princeton University Press.

Coe, M. D. y Kerr, J. (1998). En N. Harry (Ed.), El arte del escriba maya. Nueva York: Abrams.

Coe, M. D. y Van Stone, M. (2001). Leyendo los glifos mayas. Londres: Thames y Hudson.

Coggins, C. C. (1975). Estilos de pintura y dibujo en Tikal: una reconstrucción histórica e iconográfica. Cambridge, MA: Universidad de Harvard.

Costin, C. L. (1991). Especialización artesanal: problemas para definir, documentar y explicar la organización de la producción. En M. B. Schiffer (Ed.), Método y teoría arqueológicos, vol. 3, págs. 1-56. Tucson: Prensa de la Universidad de Arizona.

Costin, C. L. (1998). Introducción: Oficio e identidad social. En C. L. Costin y R. P. Wright (Eds.), Artesanía e identidad social. Documentos arqueológicos no. 8, págs. 3-16. Washington, D.C .: Asociación Antropológica Estadounidense.

Costin, C. L. (2001). Sistemas de producción artesanal. En G. M. Feinman y T. D. Price (Eds.), Arqueología en el milenio: un libro de consulta, págs. 273–327. Nueva York: Kluwer Plenum Academic.

Culbert, T. P. (1993). La cerámica de Tikal: Vasijas de los entierros, escondites y depósitos problemáticos. Informe Tikal no. 25, parte A. Monografía 81 del Museo Universitario. Filadelfia: Museo de la Universidad, Universidad de Pensilvania.

Culbert, T. P. (2003). La cerámica de Tikal. En J. A. Sabloff (Ed.), Tikal: dinastías, extranjeros y asuntos de estado, págs. 47–81. Santa Fe, Nuevo México: Escuela de Prensa de Investigación Estadounidense.

Culbert, T. P. y Schwalbe, L. A. (1987). Medidas analíticas de variabilidad y diferencias de grupo en datos de fluorescencia de rayos X. Revista de ciencia arqueológica, 14, 635–657.

Edmonson, M. S. (1979). Algunas preguntas posclásicas sobre el Clásico Maya. En M. G. Robertson y D. C. Jeffers (Eds.), Tercera mesa redonda de palenque vol. 4, págs. 9-18. Palenque, Chiapas, México: Instituto de Investigaciones del Arte Precolombino.

Fash, W. L. (1991). Escribas, guerreros y reyes. La ciudad de Copán y los antiguos mayas. Londres: Thames y Hudson.

Fash, W. L., Williamson, R. V., Larios, C. R. y Palka, J. (1992). La escalera jeroglífica y sus antepasados: investigaciones de la estructura de Copán 10L-26. Mesoamérica antigua, 3(1), 105–115.

Finlay, N. y Bamforth, D. B. (Eds.). (2008). Piedras hábiles: enfoques del conocimiento y la práctica en tecnología lítica. Edición especial de Revista de método y teoría arqueológicos 15(1).

Foias, A. E. (2002). En la encrucijada: la base económica del poder político en la región de Petexbatun. En M. A. Masson y D. A. Freidel (Eds.), Economías políticas de los antiguos mayas, págs. 223–248. Walnut Creek, CA: AltaMira.

Foias, A. E. (2004). El pasado y el futuro de los estudios de cerámica maya. En C. W. Golden y G. Borgstede (Eds.), Continuidades y cambios en la arqueología maya: perspectivas del milenio, págs. 143-175. Londres: Routledge.

Foias, A. E. y Bishop, R. L. (1997). Cambiando la producción e intercambio de cerámica en la región de Petexbatun, Guatemala: Reconsiderando el colapso del Clásico Maya. Mesoamérica antigua, 8(2), 275–291.

Foias, A. E. y Bishop, R. L. (2007). Ollas, tiestos y glifos: producción e intercambio de alfarería en el estado de Petexbatun, Petén, Guatemala. En C. A. Pool y G. J. Bey III (Eds.), Economía de la cerámica en Mesoamérica, págs. 212-236. Tucson: Prensa de la Universidad de Arizona.

Freter, A. C. (1996). Producción de cerámica utilitaria rural en el período Clásico Tardío en el estado maya de Copán. En A. G. Mastache, et al. (Eds.), Arqueología Mesoamericana: Homenaje a William T. Sanders, vol II, págs. 209-229. Ciudad de México: INAH.

Fry, R. E. (1969). Cerámica y asentamiento en la periferia de Tikal, Guatemala. Doctor. disertación: Universidad de Arizona.

Fry, R. E. (1979). La economía de la alfarería en Tikal, Guatemala: Modelos de intercambio para vasijas de servicio. Antigüedad americana, 44(4), 494–512.

Fry, R. E. (1980). Modelos de intercambio para las principales clases de formas de cerámica maya de las tierras bajas. En R. E. Fry (Ed.), Modelos y métodos en el intercambio regional. Documentos SAA núm. 1, págs. 3-18. Washington, D.C .: Sociedad de Arqueología Estadounidense.

Fry, R. E. (2003a). Dimensiones sociales en el análisis cerámico: un estudio de caso de la periferia de Tikal. Mesoamérica antigua, 14(1), 85–93.

Fry, R. E. (2003b). Las periferias de Tikal. En J. A. Sabloff (Ed.), Tikal: dinastías, extranjeros y asuntos de estado, págs. 143-170. Santa Fe, Nuevo México: Escuela de Prensa de Investigación Estadounidense.

Fry, R. E. y Cox, S. C. (1974). La estructura del intercambio cerámico en Tikal, Guatemala. Arqueología mundial, 6, 209–225.

Giddens, A. (1981). Una crítica contemporánea del materialismo histórico. Berkeley: Prensa de la Universidad de California.

Gifford, J. B. (1976). Análisis de cerámica prehistórica y cerámica de Barton Ramie en el valle de Belice. Memorias del Museo Peabody de Arqueología y Etnología, vol. 18. Cambridge, MA: Universidad de Harvard.

Goodall, R. A., Hall, J., Viel, R. y Fredericks, P. M. (2008). Una investigación espectroscópica de muestras de pigmentos y cerámicas de Copán, Honduras. Arqueometría, 51(1), 95–109. doi: 10.1111 / j.1475-4754.2007.00382.x.

Greider, T. (1964). Representación del espacio y la forma en la pintura de alfarería maya. Antigüedad americana, 29(4), 442–448.

Halperin, C. T. (2007). Investigando las economías rituales del Clásico Maya: Figuritas de Motul de San José, Guatemala. http://www.famsi.org/reports/05045/index.html

Hammond, N. (1972a). Música maya clásica: 1. Tambores mayas. Arqueología, 25(2), 124–131.

Hammond, N. (1972b). Música maya clásica: 2. Sonajeros, vibradores, escofinas, viento e instrumentos de cuerda. Arqueología, 25(3), 222–228.

Hammond, N. (1975). Lubaantun: Un reino maya clásico. Monografías del Museo Peabody núm. 2. Cambridge, MA: Universidad de Harvard.

Hammond, N. (1982). Civilización maya antigua. Nuevo Brunswick, Nueva Jersey: Rutgers University Press.

Hammond, N. (1991). Dentro de la caja negra: Definiendo la política maya. En T. P. Culbert (Ed.), Historia política maya clásica: evidencia jeroglífica y arqueológica, págs. 253-284. Cambridge: Cambridge University Press y School of American Research.

Hammond, N. y Harbottle, G. (1976). Activación de neutrones y análisis estadístico de arcillas cerámicas mayas de Lubaantun, Belice. Arqueometría, 18, 147–168.

Hansen, R. D., Bishop, R. L. y Fahsen, F. (1991). Notas sobre la cerámica maya de estilo Codex de Nakbe, Petén, Guatemala. Mesoamérica antigua, 2(2), 225–243.

Haviland, W. A. ​​(2003). Asentamiento, sociedad y demografía en Tikal. En J. A. Sabloff (Ed.), Tikal: dinastías, extranjeros y asuntos de estado, págs. 111-142. Santa Fe, Nuevo México: Escuela de Prensa de Investigación Estadounidense.

Helms, M. W. (1993). La artesanía y el ideal real: arte, comercio y poder. Austin: Prensa de la Universidad de Texas.

Houston, S. D. (2000). En las mentes de los antiguos: avances en los estudios de glifos mayas. Revista de Prehistoria Mundial, 14(2), 121–201.

Houston, S. D., Stuart, D. y Taube, K. A. (1989). Clasificación popular de la cerámica maya clásica. Antropólogo estadounidense, 91(3), 720–726.

Houston, S. D., Stuart, D. y Taube, K. A. (1992). Imagen y texto del “Florero Jauncy”. En J. Kerr (Ed.), El libro del jarrón maya vol. 3, págs. 499–512. Nueva York: Kerr Associates.

Inomata, T. (2001). El poder y la ideología de la creación artística: especialistas artesanales de élite en la sociedad maya clásica. Antropología actual, 42, 321–350.

Inomata, T. (2007). Competencia, colaboración y desempeño de élite del Clásico Maya en la producción multicraft. En I. Shimada (Ed.), La producción artesanal en sociedades complejas: perspectivas del productor y de la artesanía múltiple, págs. 120-133. Salt Lake City: Prensa de la Universidad de Utah.

Kerr, J. (sin fecha). Las colecciones de Kerr. Fundación para el Avance de los Estudios Mesoamericanos, Inc. [http://www.famsi.org/research/kerr/index.html]

LeCount, L. J. (2001). Como agua para chocolate: banquete y ritual político entre los mayas del Clásico Tardío en Xunantunich, Belice. Antropólogo estadounidense, 103(4), 935–953.

Lillios, K. T. (1999). Objetos de la memoria: la etnografía y arqueología de las reliquias. Revista de método y teoría arqueológicos, 6(3), 235–262.

Littman, E. R. (1960). Morteros, yesos y estucos de la antigua Mesoamérica: El uso de extractos de corteza en yesos de cal. Antigüedad americana, 25, 593–597.

López de Cogolludo, D. (1974). Historia de Yucatán (orig. 1688 P. A. Means, trad.).

López Varela, S. L., McAnany, P. A. y Berry, K. A. (2001). Tecnología de cerámica en Late Classic K’axob, Belice. Revista de arqueología de campo, 28(1/2), 177–191.

López Varela, S. L., van Gijn, A. y Jacobs, L. (2002). Desmitificación de la producción de cerámica en las tierras bajas mayas: detección de rastros de uso-desgaste en tiestos de cerámica mediante análisis microscópico y replicación experimental. Revista de Ciencias Arqueológicas, 29(10), 1133–1147.

Loughmiller-Newman, J. A. (2008). Cánones de la pintura maya: un análisis espacial de las policromías del período Clásico. Mesoamérica antigua, 19(1), 29–42.

Lucero, L. (1992). Problemas para identificar la producción de cerámica en las tierras bajas mayas: evidencia del área del río Belice. En Memorias del Primer Congreso Internacional de Mayistas: Mesas Redondas Arqueología y Epigrafía. (págs. 143-156). México: Universidad Nacional Autónoma de México.

MacLeod, B. y Reents-Budet, D. (1994). El arte de la caligrafía: imagen y significado. En D. Reents-Budet (Ed.), Pintando el universo maya: cerámica real del período Clásico, págs. 106-163. Durham, Carolina del Norte: Duke University Press.

Martin, S. (2003). En la línea del fundador: una visión de la política dinástica en Tikal. En J. A. Sabloff (Ed.), Tikal: dinastías, extranjeros y asuntos de estado, págs. 3-45. Santa Fe, Nuevo México: Escuela de Prensa de Investigación Estadounidense.

Martin, S. y Grube, N. (2000). Crónica de los reyes y reinas mayas: descifrando las dinastías de los antiguos mayas. Londres: Thames y Hudson.

McAnany, P. A. (2007). Héroes culturales y serpientes emplumadas. En J. A. Sabloff y W. L. Fash (Eds.), Gordon R. Willey y la arqueología estadounidense: perspectivas contemporáneas, págs. 209-231. Norman: Prensa de la Universidad de Oklahoma.

Miller, M. E. (1989). La historia del estudio de la pintura de vasijas mayas. En J. Kerr (Ed.), El libro de vasijas mayas: un corpus de fotografías desplegadas de vasijas mayas, vol. 1, págs. 128-145. Nueva York: Kerr Associates.

Miller, M. y Martin, S. (2004). Arte cortesano de los antiguos mayas. Londres: Thames y Hudson.

Mills, B. J. (2004). El establecimiento y la derrota de la jerarquía: posesiones inalienables y la historia de las estructuras de prestigio colectivo en el suroeste de Pueblo. Antropólogo estadounidense, 106(2), 238–251.

Mills, B. J. (2008). Recordar olvidando: Prácticas deposicionales y memoria social en el Chaco. En B. J. Mills y W. H. Walker (Eds.), Trabajo de memoria: arqueologías de prácticas materiales, págs. 81-108. Santa Fe, Nuevo México: Escuela de Prensa de Investigación Estadounidense.

Moholy-Nagy, H. (1997). Basureros, relleno de construcción y ofrendas: evidencia de la organización de la producción artesanal del período Clásico en Tikal, Guatemala. Revista de arqueología de campo, 24, 293–313.

Mora-Marín, D. F. (2004). La secuencia estándar primaria: compilación de bases de datos, análisis gramatical y documentación primaria. http://www.famsi.org/reports/02047/index.html

Munn, N. D. (1992). La antropología cultural del tiempo: un ensayo crítico. Revista anual de antropología, 21, 93–123.

Palka, J. (2002). El simbolismo de izquierda a derecha y el cuerpo en la iconografía y la cultura mayas antiguas. Antigüedad latinoamericana, 13(4), 419–443.

Peacock, D. P. S. (1981). Arqueología, etnología y producción cerámica. En H. Howard y E. Morris (Eds.), Producción y distribución: un mirador cerámico. BAR. Serie internacional 120, págs. 187-194. Oxford: informes arqueológicos británicos.

Puleston, D. E. y Callender D. W., Jr. (1967). Movimiento de tierras defensivo en Tikal. Expedición (Primavera), págs. 40–48.

Rands, R. L. (1973). El colapso clásico en las tierras bajas del sur de los mayas: cronología. En T. P. Culbert (Ed.), El colapso maya clásico, págs. 43–62. Albuquerque: Escuela de Investigación Estadounidense y Prensa de la Universidad de Nuevo México.

Rands, R. L. y Bishop, R. L. (1980). Zonas de obtención de recursos y patrones de intercambio cerámico en la región de Palenque, México. En R. E. Fry (Ed.), Modelos y métodos en el intercambio regional. Documentos SAA no. 1, págs. 19–46. Washington, D.C .: Sociedad de Arqueología Estadounidense.

Rappaport, R. A. (1984). Cerdos para los antepasados: ritual en la ecología de un pueblo de Nueva Guinea. New Haven, CT: Prensa de la Universidad de Yale.

Reents-Budet, D. (1994). Pintando el universo maya: cerámica real del período Clásico. Durham, Carolina del Norte: Duke University Press.

Reents-Budet, D. (1998). La alfarería y los artesanos mayas de élite como indicadores sociales. En C. L. Costin y R. P. Wright (Eds.), Artesanía e identidad social. Documentos arqueológicos no. 8, págs. 71–89. Washington, D.C .: Asociación Antropológica Estadounidense.

Reents-Budet, D., Bishop, R. L. y MacLeod, B. (1994). Estilos de pintura, ubicación de talleres y producción de cerámica. En D. Reents-Budet (Ed.), Pintando el universo maya: cerámica real del período Clásico, págs. 164–233. Durham, Carolina del Norte: Duke University Press.

Reents-Budet, D., Bishop, R. L., Taschek, J. T. y Ball, J. W. (2000). Vertederos fuera del palacio: Producción y uso de cerámica en Buenavista del Cayo. Mesoamérica antigua, 11(1), 90–121.

Rice, P. M. (1976). Repensar el concepto de cerámica. Antigüedad americana, 41, 538–543.

Rice, P. M. (1981). Evolución de la producción de cerámica especializada: un modelo de prueba. Antropología actual, 22, 219–240.

Rice, P. M. (1982). Producción de alfarería, clasificación de alfarería y papel de los análisis fisicoquímicos. En J. Olin y A. Franklin (Eds.), Cerámica arqueológica, págs. 47–56. Washington, D.C .: Smithsonian Institution Press.

Rice, P. M. (1985). Técnicas y tecnología de la alfarería maya. En W. D. Kingery (Ed.), De la tecnología antigua a la ciencia moderna. Cerámica y civilización vol. 1, págs. 113-132. Columbus, OH: Sociedad Americana de Cerámica.

Rice, P. M. (1987a). Cambio económico en el período Clásico Tardío Maya de las Tierras Bajas. En E. M. Brumfiel y T. K. Earle (Eds.), Especialización, intercambio y sociedades complejas, págs. 76–85. Cambridge: Cambridge University Press.

Rice, P. M. (1987b). Producción de alfarería maya de las tierras bajas en el período Clásico Tardío. En P. M. Rice y R. J. Sharer (Eds.), Cerámica maya: artículos de la conferencia de cerámica maya de 1985, vol. ii. B. A. R. International Series 345, págs. 525–543. Oxford: informes arqueológicos británicos.

Rice, P. M. (1987c). Análisis de cerámica, un libro de consulta. Chicago, IL: University of Chicago Press.

Rice, P. M. (1987d). Isla Macanché, El Petén, Guatemala. Excavaciones, cerámica y artefactos.. Gainesville: Prensas universitarias de Florida.

Rice, P. M. (1991). Especialización, estandarización y diversidad: una retrospectiva. En R. L. Bishop y F. W. Lange (Eds.), El legado cerámico de Anna O. Shepard, págs. 257-279. Boulder: Prensa de la Universidad de Colorado.

Rice, P. M. (1999). Repensando los incensarios de cerámica maya de las tierras bajas clásicas. Mesoamérica antigua, 10, 1–26.

Rice, P. M. (2004). Ciencias políticas mayas: el tiempo, la astronomía y el cosmos. Austin: Prensa de la Universidad de Texas.

Rice, P. M. (2007). Orígenes del calendario maya: monumentos, mitología y materialización del tiempo. Austin: Prensa de la Universidad de Texas.

Rice, P. M. (2008). El tiempo, el poder y los mayas. Antigüedad latinoamericana, 19(3), 275–298.

Rice, P. M. (2009a). Sobre las economías políticas del Clásico Maya. Revista de Arqueología Antropológica, 28(1), 70–84.

Rice, P. M. (2009b). Quemadores de incienso y otras cerámicas rituales. En P. M. Rice y D. S. Rice (Eds.), El Kowoj: identidad, migración y geopolítica en Petén, Guatemala, págs. 276–312. Boulder: Prensa de la Universidad de Colorado.

Rice, P. M. (sin fecha). En defensa de la mayo. Manuscrito.

Rice, P. M. (sin fecha b). Variedad de tipos: qué funciona y qué no. En J. J. Aimers (Ed.), Intercambio de cerámica maya e interacción estilística. Gainesville: Prensas universitarias de Florida.

Rice, P. M. y Forsyth, D. W. (2004). La cerámica y cronología del período Clásico Terminal en las tierras bajas mayas. En A. A. Demarest, P. M. Rice y D. S. Rice (Eds.), El Clásico terminal en las tierras bajas mayas: colapso, transición y transformación, págs. 28–59. Boulder: Prensa de la Universidad de Colorado.

Robicsek, F. y Hales, D. M. (1981). El libro maya de los muertos. El códice de cerámica: el corpus de cerámica de estilo códice del período Clásico Tardío. Charlottesville: Museo de Arte de la Universidad de Virginia.

Schele, L. y Mathews, P. (1991). Visitas reales y otras relaciones entre sitios entre los Mayas Clásicos. En T. P. Culbert (Ed.), Historia política maya clásica: evidencia jeroglífica y arqueológica, págs. 226-252. Cambridge: Cambridge University Press y School of American Research.

Schortman, E. M. y Urban, P. A. (2004). Modelando los roles de la producción artesanal en las antiguas economías políticas. Revista de Investigaciones Arqueológicas, 12(2), 185–226.

Shanks, M. y McGuire, R. H. (1996). El oficio de la arqueología. Antigüedad americana, 61(1), 75–88.

Shepard, A. O. (1962). Desarrollo cerámico de los mayas de las tierras bajas y altas, págs. 249-262. México: XXXV Congreso Internacional de Americanistas.

Stanton, T. W., Brown, M. K. y Pagliaro, J. B. (2008). ¿Basura de los dioses? Ocupantes ilegales, eliminación de desechos y rituales de terminación entre los antiguos mayas. Antigüedad latinoamericana, 19(3), 227–247.

Stuart, D. (1989). Jeroglíficos en vasijas mayas. En J. Kerr (Ed.), El libro de vasijas mayas: un corpus de fotografías desplegadas de vasijas mayas, vol. 1, págs. 148-160. Nueva York: Kerr Associates.

Taschek, J. T. y Ball, J. W. (1992). Taza de cacao de Lord Smoke-Squirrel: El contexto arqueológico y significado socio-histórico del “Jarrón Jauncy” de Buenavista. En J. Kerr (Ed.), El libro de vasijas mayas, un corpus de fotografías desplegadas de vasijas mayas, vol. 3, págs. 490–497. Nueva York: Kerr Associates.

Taylor, D. (1982). Problemas en el estudio de escenas narrativas en vasijas mayas clásicas. En E. H. Boone (Ed.), Falsificaciones y construcciones erróneas del arte precolombino, págs. 106-124. Washington, D.C .: Dumbarton Oaks.

Thompson, J. E. S. (1960). Escritura jeroglífica maya. Norman: Prensa de la Universidad de Oklahoma.

Thompson, R. H. (1958). La alfarería maya yucateca moderna. Memorias de la Sociedad de Arqueología Estadounidense, núm. 15. Antigüedad americana 23, no. 5, parte 2. Salt Lake City.

Tozzer, A. M. (1941). Relación de las cosas de Yucatán de Landa. Documentos vol. XVIII. Museo Peabody de Arqueología y Etnología Estadounidense. Cambridge, MA: Universidad de Harvard.

Trigger, B. G. (1980). Gordon Childe: Revolución en arqueología. Nueva York: Columbia University Press.

Urban, P., Wells, E. C. y Ausec, M. (1997). Los incendios de afuera y los incendios de adentro: Evidencia de instalaciones de producción de cerámica en el sitio del Clásico Tardío de La Sierra, Valle de Naco, noroeste de Honduras y sus alrededores. En P. M. Rice (Ed.), La prehistoria e historia de los hornos de cerámica. Cerámica y civilización vol. VII, págs. 173-194. Columbus, OH: Sociedad Americana de Cerámica.

Vaillant, G. C. (1932) En R. E. Merwin & amp G. C. Vaillant (Eds.), Ruinas de Holmul, Guatemala. Memorias, vol. 3, no. 2. Museo Peabody de Arqueología y Etnología, Universidad de Harvard.

Valdés, J. A. (1997). Tamarindito: Arqueología y política regional en la región de Petexbatun. Mesoamérica antigua, 8(2), 321–335.

van der Leeuw, S. E. (1977). Hacia un estudio de la economía de la alfarería. Ex Horreo, 4, 68–76.

Wailes, B. (1996). V. Gordon Childe y las relaciones de producción. En B. Wailes (Ed.), Especialización artesanal y evolución social: En memoria de V. Gordon Childe. Monografía 93 del Museo Universitario, págs. 3-14. Filadelfia: Museo de la Universidad de Pensilvania.

Weiner, A. B. (1980). Reproducción: Un reemplazo de la reciprocidad. Etnólogo estadounidense, 7, 71–85.

Weiner, A. B. (1985). Riqueza inalienable. Etnólogo estadounidense, 12, 210–227.

West, G. (2002). Intercambio de cerámica en las tierras bajas mayas del Clásico Tardío y Posclásico: Un enfoque diacrónico. En M. A. Masson y D. A. Freidel (Eds.), Economías políticas de los antiguos mayas, págs. 140-196. Walnut Creek, CA: AltaMira.

Wright, R. P. (1996). Contextos de especialización: V. Gordon Childe y evolución social. En B. Wailes (Ed.), Especialización artesanal y evolución social: En memoria de V. Gordon Childe. Monografía 93 del Museo Universitario, págs. 123-132. Filadelfia: Museo de la Universidad de Pensilvania.

Yoffee, N. (1995). Economía política en los primeros estados mesopotámicos. Revista anual de antropología, 24, 281–311.


Alfarería mexicana

La cerámica mexicana es el tipo de arte popular mexicano más prolífico y versátil. Su variedad muestra la diversidad cultural, histórica y geográfica de este país.


Cerámica prehispánica
Las piezas de cerámica más antiguas encontradas en Mesoamérica tienen 4500 años, momento en el que la población se volvió sedentaria. Las piezas de arcilla encontradas en ese período tienen forma de calabaza y probablemente se usaron para transportar agua.

La cerámica mesoamericana estaba enrollada a mano y a fuego lento, a menudo deslizada o bruñida y, a veces, pintada con pigmentos minerales.

Cada región desarrolló sus propios estilos y técnicas de alfarería. La cerámica se utilizó con fines domésticos, ceremoniales, funerarios y de construcción.

La producción de cerámica de las civilizaciones mesoamericanas fue una parte tan integral de su cultura que muchas técnicas sobrevivieron a la colonización española.

Cerámica durante la época colonial
En toda la colonia, los españoles introdujeron el torno alfarero, el horno cerrado, los esmaltes de plomo, los pigmentos extraídos de óxidos metálicos y formas como la teja, el candelabro y el cántaro de aceitunas.

La Nueva España formaba parte de la ruta comercial entre Filipinas y España. Los galeones españoles navegaron desde Manila a Acapulco llenos de delicias asiáticas, incluida la porcelana china. Desde Acapulco, la mercadería se transportaba por tierra a Veracruz, el principal puerto del Golfo de México, y se enviaba a España.

Muchas de estas golosinas se quedaron en México e influyeron significativamente en los artesanos locales. La producción de cerámica mayólica, iniciada en Puebla, es un ejemplo de esta influencia.


Cerámica Mexicana Contemporánea
La cerámica mexicana contemporánea refleja el trasfondo cultural de la historia mexicana.

Las técnicas españolas, especialmente el vidriado y cocción de las formas, colores y patrones nativos, las influencias árabes traídas por los españoles y los colores y formas de China, se pueden ver en muchos estilos de cerámica en todo el país.

Los artículos domésticos hechos a mano han sido reemplazados por cerámica más barata producida en masa. Para sobrevivir, la mayoría de los estilos de alfarería mexicana se han desplazado hacia piezas decorativas.

Los estilos de alfarería mexicana más populares y exitosos en la actualidad son:

Arcilla Negra Oaxaqueña
La arcilla negra (Barro Negro) de San Bartolo Coyotepec en Oaxaca había sido utilizado por los zapotecas desde la época prehispánica, pero fue Rosa Real de Nieto, alias Doña Rosa, quien descubrió cómo darle a la arcilla su ahora típico color negro brillante.

Arcilla multicolor de Izucar de Matamoros
La arcilla multicolor (Barro Policromado) de Izúcar de Matamoros, una pequeña comunidad con una extensa tradición alfarera, es muy apreciada por sus delicados dibujos y colores brillantes. La alfarería del pueblo se hizo conocida internacionalmente gracias a la experiencia y creatividad de Alfonso Castillo Orta. Entre los modelos más representativos de este estilo se encuentran los quemadores de incienso y los candelabros del árbol de la vida.


Arcilla pintada de Guerrero
La pintura folclórica náhuatl se puede apreciar plenamente en el Barro Pintado pájaros coloridos, flores, paisajes y actividades cotidianas de la ciudad. Cajas, platos y figurillas de animales retratan las historias y los disfraces de la gente de Mezcala.

Figuras de arcilla de Tlaquepaque
A principios del siglo XX, Pantaleón Panduro revolucionó la alfarería de Tlaquepaque con su increíble talento escultor. Este pueblo cerca de Guadalajara tiene una herencia de trabajo en arcilla que se remonta a la época prehispánica.

Pantaleon se hizo conocido internacionalmente por sus bustos y figurillas de arcilla y creó una tradición que perdura hasta hoy. Con sus efigies de barro y belenes, Panduro y sus descendientes enriquecieron la herencia alfarera de Tlaquepaque.

Cerámica de Capula
Capula es un pequeño pueblo del estado de Michoacán con una tradición alfarera prehispánica. Vajillas de arcilla delicadamente decoradas con flores y peces, platos de cocina pintados con el estilo de puntos único de la ciudad y, más recientemente, las Catrinas de arcilla otorgan reputación internacional a la Cerámica Capula.

La mayólica
La cerámica de mayólica mexicana se hizo por primera vez en Puebla en el siglo XVI y luego se extendió a Guanajuato y Aguascalientes. Hoy en día los talleres de Mayólica más reconocidos son "Gorky González", "Capelo" y "Cerámica Santa Rosa".

Dos talleres legítimos de talavera son "Talavera Uriarte" que mantiene los diseños tradicionales y "Talavera de la Reyna" buscada por sus estilos contemporáneos.

Edificio Talavera Uriarte

Cerámica Mata Ortiz
Mata Ortiz, un pequeño pueblo ubicado cerca de los restos de la antigua ciudad de Paquime, ha ganado reconocimiento internacional gracias a su producción de cerámica.

Los artesanos del pueblo, ubicado en el estado de Chihuahua, han reproducido con éxito los delicados jarrones y cuencos enrollados a mano y elegantemente pintados hechos por los primeros habitantes desconocidos de Paquime.

Figuras de arcilla de Metepec
En Metepec, un pueblo del Valle de Toluca, la alfarería es una tradición desde la época precolonial. Se especializaron en caritas de sol y vajillas verdes hasta que en 1940 Modesta Fernández Mata comenzó a hacer el Árbol de la Vida.

Hoy, Metepec es conocido internacionalmente por estas esculturas y los descendientes de Modesta, la familia Soteno, han sido premiados repetidamente por sus creaciones increíblemente detalladas.

Arcilla bruñida de Tonalá
Este estilo de arcilla de Tonala incluye jarras con cuello decoradas con animales retorcidos, como conejos, pájaros y gatos. Las combinaciones de colores frecuentes incluyen delicados tonos de rosa, gris azulado y blanco sobre un fondo de marrón, gris claro, verde o azul.

Las piezas de Barro Bruñido se frotan con una piedra hasta que su superficie queda tan pulida que parece vidriado.


Ropa griega antigua: ¿qué vestían los griegos antiguos?

La ropa en la antigua Grecia consistía en largos de tela rectangular de lino o lana. Los griegos vestían ropa ligera ya que el clima era caluroso durante la mayor parte del año. Su prenda por lo general constaba de dos partes principales: una túnica (ya sea un peplos o un quitón) y una capa (himation). La ropa se sujetaba con broches o alfileres ornamentales en el hombro y cinturón, fajín o faja en la cintura. La longitud de la ropa difiere entre hombres y mujeres. La ropa de las mujeres estaba hasta los tobillos, mientras que los hombres llevaban la bata hasta las rodillas.

La túnica interior que usaban las mujeres era un peplos. Estaba hecho de lana y tenía broches en los hombros. La parte superior de los peplos se dobló hasta la cintura y formó el llamado apoptigma. El quitón era una túnica más ligera, a menudo plisada, hecha de lino y usada por ambos sexos y todas las edades. Los quitones también llegaban hasta la rodilla para los hombres y hasta los tobillos para las mujeres.

La ropa interior que usaban las mujeres alrededor de la parte media del cuerpo se llamaba estrofión, mientras que el chal que usaban sobre la túnica se llamaba epiblema. Algunas mujeres también usaban un velo suelto en lugares públicos. Las mujeres también usaban collares, hechos de oro y plata, y tenían aretes y brazaletes.

Una túnica rectangular de lana del tamaño de una manta que usaban los hombres se llamaba clamias. Era un atuendo militar típico griego y cuando no se usaba como túnica se envolvía alrededor del brazo y se usaba como escudo ligero en combate.

Durante el invierno, los antiguos griegos usaban el himation, una capa más grande que se usaba sobre los peplos o clamias. Con el tiempo, la himation se hizo con materiales más ligeros y se usó en cualquier clima.

El calzado no se usaba con mucha frecuencia y la mayoría de los griegos caminaban descalzos, especialmente en la casa, pero en caso de que lo necesitaran, usaban sandalias de cuero o botas de cuero. La mayoría de los griegos podían pasar toda su vida sin zapatos.

Para protegerse del calor del verano, los hombres griegos usaban petasos, una especie de sombrero de ala ancha. Se usaba principalmente para viajar. Las mujeres también llevaban sombreros con coronas puntiagudas.

Los tejidos se tiñeron con plantas naturales. Los colores más utilizados para teñir la ropa fueron el violeta, el verde y el gris, mientras que los materiales se decoraron con cuadros, líneas onduladas, rayas y diseños florales. La ropa de colores siempre era más cara que la simple.

La lana era muy cara en ese momento, porque se importaba de la India, lo que hacía que la ropa también fuera cara. La gente rica podía permitirse el lujo de comprar ropa, mientras que los más pobres tenían que hacer la suya propia. Las mujeres y los esclavos eran los que confeccionaban ropa en la Antigua Grecia.


Agua en vejigas de animales muertos o cuernos de animales

En tiempos prehistóricos, el agua pudo haber sido transportada en vejigas de animales muertos cosidos, cuernos de animales o conchas de plantas como cocos. Más tarde, se utilizó arcilla o barro para sellar cestas de mimbre para transportar agua.

Los antiguos comenzaron a usar cerámica para transportar agua en el 5000 a. C. La cerámica se sometió a un ligero tratamiento al fuego para sellar y fortalecer la arcilla.

Durante los siguientes tres milenios, la gente aprendió a tratar con fuego su cerámica de manera diferente creando recipientes más resistentes y resistentes que se parecían a vasijas de porcelana o gres, como se muestra en el arte egipcio antiguo. Los artesanos comenzaron a formar vidrio en 2000 a. C. Las primeras botellas de vidrio aparecieron en 1600 a. C.

Los historiadores creen que el primer recipiente de vidrio hueco se formó en 1500 a. C. recubriendo arena con vidrio fundido. El método más popular de soplado de vidrio sustituyó posteriormente al método de arena.

Es posible que los ingenieros hayan comenzado a contemplar formas de transportar agua a los hogares durante el Imperio Romano. Se construyeron grandes acueductos para acercar el agua a las ciudades. Los contenedores estaban hechos de arcilla, fibras y pieles de animales para transportar cantidades más pequeñas de agua.

La fabricación de vidrio se desvaneció temporalmente en la historia con el colapso del Imperio Romano en el siglo quinto. La fabricación de vidrio experimentó un resurgimiento durante el renacimiento en el siglo XV. Las botellas se utilizaron inicialmente para almacenar vino y la nueva medicina de la ginebra.

Las primeras botellas de plástico se utilizaron en 1947, pero el costo fue alto hasta la introducción del polietileno de alta densidad a principios de la década de 1960.

Con costos de fabricación y producción comparativamente bajos, las botellas de plástico para agua y alimentos ganaron rápidamente en popularidad y eventualmente se convirtieron en el elemento básico de los tiempos modernos.

Las instalaciones de Azure Water utilizan equipos de última generación que pueden generar 5.000 cajas al día, incluida agua de manantial alcalina y agua mineral artesiana. Podemos producir botellas con formas personalizadas y llenar, sellar y etiquetar sus botellas. Si está buscando expandir su negocio o tiene preguntas sobre el co-empaque o nuestras capacidades, Contáctenos.


El puente colgante más largo desde el siglo VII hasta 1377

La ciudad maya estado de Yaxchilán fue fundado en siglo IV d.C. y con el tiempo se convirtió en un importante reino maya que desafió a Palenque en la región. Se encuentra en la orilla del Río Usumacinta en la actualidad Chiapas, México. El río Usumacinta se inundó durante seis meses durante la temporada de lluvias y aisló a la ciudad del acceso a sus dominios al otro lado del río. Para sobrevivir como un centro urbano viable, Yaxchilán requirió una forma confiable durante todo el año para cruzar el río. Se ha especulado que los ingenieros mayas de Yaxchilán construyeron un puente colgante de más de 100 m de largo cruzando el río Usumacinta en el Siglo séptimo. Si es cierto, el El tramo central de 62 m (203 pies) del Puente Maya en Yaxchilán siguió siendo el más largo del mundo hasta la construcción del puente italiano Trezzo sull & # 8217Adda en 1377. Ingeniero James A O & # 8217Kon llevó a cabo investigaciones de ingeniería forense, teledetección y remodelación de computadoras para reconstruir digitalmente este puente. Los resultados fueron publicados en las páginas de National Geographic revista en 1995.


Ver el vídeo: Los Mayas y el Preclásico: Nakbé, El Mirador, Kaminaljuyú Cap. 06