Cómo Nixon se convirtió en el improbable campeón de la Ley de especies en peligro de extinción

Cómo Nixon se convirtió en el improbable campeón de la Ley de especies en peligro de extinción


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La Ley de especies en peligro de extinción fue creada por un héroe algo poco probable: el presidente Richard M. Nixon. Aunque Nixon expresó su disgusto personal con los ambientalistas en privado, también reconoció que el interés de los estadounidenses por el medio ambiente no era una moda pasajera.

Nixon utilizó su presidencia para defender una legislación amplia para proteger el aire, el agua y los animales de Estados Unidos. Estos logros a menudo se olvidan, ensombrecidos por la desgracia política que lo llevó a renunciar a la presidencia menos de un año después de que firmó la ley.

A pesar del conservadurismo político que impulsó la elección de Richard Nixon, Estados Unidos se volvió cada vez más consciente de los problemas ambientales durante los años sesenta y principios de los setenta. En 1962, Rachel Carson Primavera silenciosa expuso los efectos ambientales de pesticidas ampliamente utilizados como el DDT, y en 1969 Estados Unidos experimentó lo que fue el derrame de petróleo más grande de su historia en Santa Bárbara debido a una fuga en una plataforma petrolera en alta mar. Las imágenes de playas vírgenes se convirtieron en manchas de petróleo y los informes de miles de animales muertos impulsaron aún más el naciente movimiento ambiental.

De repente, el público quería respuestas sobre el medio ambiente y el nuevo presidente las complació. En 1969, creó el Consejo de Calidad Ambiental, una oficina ejecutiva que coordina los esfuerzos ambientales. Llevó las cosas aún más lejos durante su primer discurso sobre el estado de la Unión en 1970, proponiendo una iniciativa de aire y agua limpios y poniendo el ambientalismo al frente y al centro.

“La gran pregunta de los setenta es, ¿nos rendiremos a nuestro entorno, o haremos las paces con la naturaleza y comenzaremos a reparar el daño que le hemos hecho a nuestro aire, a nuestra tierra y a nuestra agua?”. él dijo.

Aunque Nixon no mencionó a los animales en la dirección, estaba claro que los consideraba una parte vital del medio ambiente. La nación ya había identificado una lista inicial de especies en peligro de extinción a través de la Ley de Preservación de Especies en Peligro de 1966 y ampliando su alcance, incluido el establecimiento de multas por la caza furtiva de especies en peligro, con la Ley de Preservación de Especies en Peligro de 1969.

Nixon siguió presionando y en 1970 creó la Agencia de Protección Ambiental. Luego, en 1972, se dirigió al Congreso sobre su creciente agenda ambiental. "Mi nueva propuesta convertiría la captura de especies en peligro en un delito federal por primera vez", dijo al Congreso, "y permitiría que se tomen medidas de protección antes de que una especie se agote tanto que la regeneración sea difícil o imposible". Nixon acababa de solicitar la legislación de protección animal más amplia de su época: la Ley de especies en peligro de extinción de 1973. El Congreso cumplió y la promulgó el 28 de diciembre de 1973.

La nueva ley no solo protegía especies individuales; más bien, también se centró en sus hábitats. "Nada es más invaluable y más digno de preservación que la rica variedad de vida animal con la que nuestro país ha sido bendecido", dijo Nixon a la nación durante un discurso en el que anunció que había firmado la legislación.

A lo largo de los años, la Ley de especies en peligro de extinción aumentó drásticamente el número de animales amenazados y en peligro de extinción. Antes de la ley, se sabía que solo 417 parejas reproductoras de águilas calvas vivían en los 48 estados más bajos. En 2006, había más de 9,700 pares. La población de lobos creció de unos pocos cientos antes de la ESA a más de 5.000 en la actualidad.

Entonces, ¿debería recordarse a Nixon como un campeón verde? El presidente en realidad se burló de los ambientalistas en la privacidad de la Oficina Oval. Los ambientalistas querían "volver y vivir como un montón de malditos animales", le dijo al presidente de Ford Motor Company, Henry Ford, durante una reunión en 1971. “Son un grupo de personas que no están realmente interesadas en la seguridad o el aire puro. Lo que les interesa es destruir el sistema ".

Pero Nixon conoció un movimiento social cuando vio uno. Y, como señala Meir Rinde para el Science History Institute, a Nixon le gustaban personalmente los parques nacionales y el aire libre. Más que nada, Nixon era un pragmático. Puede que él no haya resonado personalmente con el ambientalismo, pero reconoció el sentido de urgencia de la gente detrás del movimiento y respondió.


Ley de especies en peligro de extinción

El 28 de diciembre de 1973, el presidente Richard Nixon promulgó la Ley de Especies en Peligro de Extinción en un esfuerzo por proteger a las especies amenazadas de la extinción.

A lo largo de finales del siglo XIX y principios del XX, la gente de todo el mundo se preocupó cada vez más por la difícil situación de los animales al borde de la extinción. A medida que el bisonte se acercaba a la extinción y la paloma migratoria desaparecía, la gente comenzó a pedir la conservación de la vida silvestre. Los defensores del movimiento conservacionista presentaron al público estadounidense en general la idea de la extinción.

Estos animales estaban disminuyendo en número debido a muchos factores. Muchos fueron cazados por comida, estudio y colecciones personales o de museo, mientras que un gran número de pájaros fueron sacrificados por sus plumas para adornar sombreros. Además, los pueblos, ciudades y granjas se expandieron, invadiendo los hábitats, mientras que los pesticidas y las especies no nativas aumentaron la carga.

Estados Unidos # 3105 honra a 15 especies en peligro de extinción.

El primer paso importante dado en los EE. UU. Fue la Ley Lacey de 1900, que fue la primera ley federal en regular los mercados de animales comerciales. Hizo que fuera ilegal vender animales entre estados que violaban las leyes estatales de juegos. En los próximos años, se aprobaron más leyes para proteger a los animales, incluida la Ley de Conservación de Aves Migratorias de 1929 y la Ley de Protección del Águila Calva de 1940.

U.S. # UX264-78 - Tarjetas postales de especies en peligro de extinción.

Otra gran victoria vino con la Ley de Preservación de Especies en Peligro de 1966. Esta ley estableció una lista de especies animales nativas de los Estados Unidos que estaban en peligro y les proporcionó protecciones limitadas. Esta ley también permitió al Servicio de Pesca y Vida Silvestre y las agencias federales de tierras reservar hábitats para las especies afectadas. La primera lista apareció en 1967 e incluía 14 mamíferos, 36 aves, 6 reptiles y anfibios y 22 peces.

Estados Unidos # 1783-86 honra cuatro especies de plantas en peligro de extinción.

La Ley de Conservación de Especies en Peligro de Extinción posteriormente enmendó esta ley en 1969. Esta ley permitió la protección adicional de animales en riesgo de "extinción mundial", prohibió su importación o venta en los EE. UU. Y amplió la prohibición de la Ley Lacey sobre las ventas interestatales para incluir más especies. La enmienda de 1969 también solicitó una reunión internacional para que todas las naciones se unieran y adoptaran un tratado mundial para proteger las especies en peligro de extinción. La conferencia se llevó a cabo en febrero de 1973 y resultó en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

Estados Unidos # 2955 - Nixon firmó la ley en este día en 1973.

También en 1973, el presidente Richard Nixon anunció que creía que las leyes de conservación actuales no eran lo suficientemente fuertes y alentó al Congreso a aprobar una legislación más eficaz y de mayor alcance. El Congreso solicitó la ayuda de abogados y científicos para redactar una nueva Ley de Especies en Peligro de Extinción (ESA). Nixon lo aprobó y lo convirtió en ley el 28 de diciembre de 1973. La ESA ayudó a cambiar por completo la forma en que se manejaba la protección ambiental en los EE. UU. En particular, el objetivo de la ley era proteger las especies y sus ecosistemas.

EE. UU. # 3191g honra la recuperación de algunas especies en la década de 1990.

Hoy, la ESA protege a más de 2.300 especies. En los años transcurridos desde su aprobación, más de 70 especies han sido eliminadas de la lista porque su número se ha recuperado gracias a los esfuerzos de conservación.


Ley de especies en peligro de extinción | Una historia de la Ley de especies en peligro de extinción de 1973 | Cronología

La siguiente línea de tiempo resume algunos de los muchos eventos en nuestra nación y el esfuerzo creciente de rsquos para conservar nuestras especies de plantas y animales en peligro, amenazadas y en riesgo.

1903: El presidente Theodore Roosevelt establece el primer Refugio Nacional de Vida Silvestre en Pelican Island, Florida, para proteger a las cigüeñas, los pelícanos pardos y otras aves acuáticas en disminución. (En la actualidad, los refugios nacionales de vida silvestre albergan a casi 300 especies de plantas y animales en peligro de extinción y amenazadas).

1914: La paloma migratoria, que alguna vez fue el ave más abundante en América del Norte, y quizás en el mundo, se extingue.

1916: Estados Unidos y Gran Bretaña (en nombre de Canadá) adoptaron un sistema uniforme de protección para ciertas especies de aves que migran entre Estados Unidos y Canadá. El 3 de julio de 1918, Estados Unidos aprobó la Ley del Tratado de Aves Migratorias para implementar el tratado.

1944: La población de grullas chillonas alcanza su nivel de población más bajo, con solo 21 aves restantes.

1962: Rachel Carson & rsquos Silent Spring advierte sobre los impactos en la vida silvestre y las personas por el uso no regulado de pesticidas.

1966: La Ley de Conservación de Especies en Peligro de 1966 autoriza la adquisición de tierras para conservar y ld especies seleccionadas de peces nativos y vida silvestre. & Rdquo

1969: La Ley de Conservación de Especies en Peligro de 1969 amplía la ley de 1966, autorizando la compilación de una lista de animales y en peligro de extinción en todo el mundo y prohíbe su importación sin un permiso. Se incluyen crustáceos y moluscos para protección, junto con mamíferos, peces, aves y anfibios.

1970: El halcón peregrino está catalogado como en peligro de extinción.

1972: La Agencia de Protección Ambiental declara ilegal el DDT como pesticida debido a su potencial peligro para las personas. La sustancia química está relacionada con el adelgazamiento de las cáscaras de huevo de las águilas calvas y los halcones peregrinos, lo que reduce el éxito de la eclosión y contribuye a su estado de peligro.

1973: Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) - 80 naciones firman este tratado para proteger plantas designadas y especies animales regulando o prohibiendo el comercio internacional de ciertos taxones excepto con permiso.

1973: La Ley de Especies en Peligro de 1973 reemplaza las leyes anteriores sobre especies en peligro, amplía y fortalece la protección para todas las especies de plantas y animales que figuran en los EE. UU. Como amenazadas o en peligro de extinción, prohíbe la captura y el comercio sin un permiso, requiere que las agencias federales eviten poner en peligro su supervivencia y requiere acciones para promover la recuperación de especies. La ESA define una "especie en peligro de extinción" como cualquier especie en peligro de extinción en todo o una parte significativa de su área de distribución. "Una especie" amenazada "es aquella que probablemente se pondrá en peligro en un futuro previsible en toda o una parte significativa de su área de distribución. La ESA se ha convertido en una de las herramientas más efectivas en el esfuerzo continuo por proteger las especies en peligro y sus hábitats en los EE. UU.

1975: La Institución Smithsonian, que fue dirigida por la ESA para identificar las especies de plantas que necesitan la protección de la ESA, produce un informe recomendando más de 3.000 especies de plantas para su posible inclusión en la lista de amenazadas o en peligro de extinción.

1977: Las primeras especies de plantas se enumeran como en peligro de extinción: pincel indio de la isla de San Clemente, espuela de caballero de la isla de San Clemente, escoba de la isla de San Clemente y malva de arbusto de la isla de San Clemente.

1978: Las Enmiendas a la Ley de Especies en Peligro de 1978 formalizan el proceso bajo la sección 7 de la ESA por el cual las agencias federales consultan con el FWS para asegurarse de que sus acciones no pongan en peligro la supervivencia de las especies incluidas en la lista o modifiquen adversamente el hábitat designado y "crítico". Además, las enmiendas establecen un Comité de especies en peligro de extinción que puede permitir excepciones a esta disposición en circunstancias especiales.

1978: El Comité de Especies en Peligro exime al proyecto del embalse Grayrocks en Wyoming de la sección 7 de la ESA pero niega una exención para el proyecto de la presa Tellico en Tennessee.

1979: En septiembre, el Congreso aprueba un proyecto de ley de asignaciones que incluye una exención para el proyecto de la presa de Tellico, que inunda el hábitat crítico del dardo de caracol.

1981: Se redescubren hurones de patas negras cerca de Meeteetse, Wyoming, lo que pone fin al temor de que la especie se haya extinguido.

1982: Las enmiendas de 1982 a la Ley de Especies en Peligro de Extinción permiten, mediante permiso, la captura de vida silvestre incluida en la lista como parte de actividades que de otro modo serían legales, siempre que el titular del permiso implemente un Plan de Conservación del Hábitat (HCP) para la especie. Las enmiendas de 1982 también incluyen la prohibición de recolectar plantas listadas en tierras federales.

1983: Se aprueba el primer HCP de la nación y rsquos para la protección de especies incluidas en la lista en San Bruno Mountain, California.

1985: Los últimos nueve cóndores de California silvestres restantes son llevados en cautiverio para evitar la extinción de la especie y para comenzar programas de cría en cautiverio en los zoológicos de San Diego y Los Ángeles.

1987: El caimán americano es eliminado de la lista debido a su recuperación.

1987: El lobo rojo se reintroduce en la naturaleza en el Refugio Nacional de Vida Silvestre Alligator River en el este de Carolina del Norte.

1989: Las importaciones de marfil están prohibidas en los Estados Unidos para ayudar a reducir la caza furtiva de elefantes africanos.

1990: El búho manchado del norte aparece como amenazado, uno de los factores que llevaron al desarrollo del Plan Forestal del Noroeste unos años más tarde.

1991: Los hurones de patas negras propagados en cautividad se reintroducen en Wyoming varios años después de que se capturara la última población silvestre para evitar la extinción por brotes de enfermedades.

1991: Los cóndores de California se reintroducen en la naturaleza en el sur de California.

1994: La población de ballenas grises del Pacífico nororiental se elimina de la lista debido a la recuperación.

1994: El halcón peregrino ártico se retira de la lista debido a la recuperación.

1995: Los lobos grises son reintroducidos en el Parque Nacional Yellowstone y en el centro de Idaho.

1995: Pinehurst Resort, Carolina del Norte, firma el primer Acuerdo de Puerto Seguro en la nación que beneficia al pájaro carpintero de cresta roja en peligro de extinción.

1995: El Banco de Conservación de las Tierras Altas de Carlsbad, el primer acuerdo oficial de este tipo para una especie incluida en la lista, fue aprobado para su uso en asociación con el Plan de Conservación de Especies Múltiples de San Diego.

1995: La Corte Suprema de EE. UU., En su decisión de "Hogar Dulce", defiende la regulación de FWS que define "daño" para incluir la destrucción o modificación del hábitat de una especie en peligro de extinción o amenazada si la acción da como resultado la captura de la especie.

1996: El cóndor de California se reintroduce en el norte de Arizona.

1999: El halcón peregrino americano es excluido de la lista debido a su recuperación.

2000: El Departamento de Pesca y Vida Silvestre de Oregón desarrolla el primer Acuerdo de Conservación Candidato de la nación y rsquos con garantías de que beneficia al urogallo de cola afilada de Colombia.

2001: El ganso canadiense de las Aleutianas se elimina de la lista debido a su recuperación.

2003: Robbins & rsquo cinquefoil, una planta de Nueva Inglaterra, se retira de la lista debido a la recuperación.

2004: Los cóndores de California se reproducen en estado salvaje por primera vez en 17 años.

2005: En Arkansas, los observadores de aves informan haber visto al pájaro carpintero de pico de marfil, un ave que durante décadas se pensó que estaba extinta.

2007: El águila calva se retira de la lista tras la recuperación. (La población del suroeste de EE. UU. Se enumera más tarde como amenazada).

2008: El FWS, la Oficina de Manejo de Tierras y el Centro de Excelencia para el Manejo de Materiales Peligrosos acuerdan el primer Acuerdo de Conservación Candidato / Acuerdo de Conservación Candidato conjunto con garantías de que beneficia al pollo de la pradera menor y al lagarto de las dunas de arena.

2008: el oso polar aparece como amenazado debido a la pérdida de hábitat en el Ártico.


Ley de especies en peligro de extinción bajo escrutinio

El 40 aniversario de la ley de conservación de la nación y los rsquos y la Ley de Especies en Peligro de Extinción y mdash están siendo recibidos con celebración, aprecio y, como era de esperar, con un renovado conflicto.

La semana pasada, un grupo de 13 legisladores republicanos en el Congreso pidió una revisión de la influyente ley federal que protege los peces, la vida silvestre y las plantas en peligro.

El esfuerzo, encabezado por los representantes de los EE. UU. Doc Hastings de Washington y Cynthia Lummis de Wyoming, se centra en & ldreformas focalizadas & rdquo que & ldquonot sólo mejorarían la erosionada credibilidad de la Ley, sino que garantizarían que se implemente de manera más efectiva para las especies y las personas & rdquo.

Aunque los expertos no esperan que el reciente intento vaya a ninguna parte, los partidarios de la ESA advierten que las nuevas propuestas son un ataque que despojaría a la ley de cualquier sustancia.

A la ESA, que el presidente Richard Nixon promulgó en 1973, se le atribuye la recuperación total de 31 especies, incluidas las águilas calvas, los caimanes estadounidenses y las ballenas grises, y brinda protecciones adicionales a más de 1,500 en todo el país. En Montana, 12 especies, incluido el oso grizzly y la grulla chillona, ​​están protegidas como en peligro de extinción o amenazadas.

Sin embargo, el informe de Hastings afirma que solo el 2 por ciento de las especies protegidas en general se han recuperado a pesar de miles de millones de dólares en gastos federales y estatales, y que la ESA paraliza innecesariamente el uso adecuado de la tierra y es abusada por grupos ambientalistas que perpetúan los litigios.

Hastings, quien preside el Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes, y su campo quieren entregar más poder a los estados, tribus, gobiernos locales y propietarios privados para la protección y gestión de especies, frenar los litigios persistentes y alentar la reforma de los asentamientos aumentar la transparencia y la priorización dentro de la ESA con un mayor enfoque en la recuperación y exclusión de especies de la lista y aumentar la transparencia científica y la rendición de cuentas que involucran estudios de impacto.

El representante federal Steve Daines, republicano por Mont., Dijo que apoya las reformas propuestas por Hastings y está de acuerdo en que la ESA ha creado consecuencias y costos no deseados en los EE. UU.

& ldquoLo que lo resume mejor para mí es que la ESA es como una vieja camioneta de rancho. Alguna vez sirvió para un propósito útil, pero necesita urgentemente una reparación, ”le dijo Daines al Beacon. & ldquoIt & rsquos 40 años & hellip Creo que hay & rsquos algunas áreas que podemos reformar. & rdquo

Daines dijo que quiere lograr un equilibrio entre la protección de la vida silvestre y el desarrollo económico.

& ldquoMe apasiona el aire libre y asegurarme de que protegemos nuestros preciados recursos y la vida salvaje única & rdquo, dijo. & ldquoPero creo que podemos hacer eso y equilibrar los desarrollos económicos y el uso de sentido común de nuestras tierras. & rdquo

Continuó: "Quiero ver más soluciones impulsadas por Montana y menos políticas impulsadas por Washington, D.C." Si podemos devolver más control a los estados, de vuelta a los habitantes de Montana, creo que es una mejor dirección que poner ese poder y control en DC.

Sin embargo, otros dicen que las últimas reformas afectarían al corazón de la ESA y la desmantelarían efectivamente, y que estados como Montana no tendrían suficientes recursos o fondos para administrar y proteger adecuadamente las especies en peligro.

"Su idea para reformar la ESA es acabar con ella o destriparla por completo", dijo Don Barry, vicepresidente ejecutivo de Defenders of Wildlife, un grupo ambientalista.

Barry ha estado estrechamente vinculado a la ESA durante casi toda su vida útil de 40 años, después de haber pasado 19 años en el Departamento del Interior de los EE. UU. Como asesor principal del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los EE. UU., Entre otros puestos dentro de las agencias ambientales. Defenders of Wildlife ha sido uno de los principales grupos en cuestionar las decisiones relacionadas con la ESA.

Dijo que el informe Hastings refleja una falsa realidad y una falsa apreciación por la conservación.

"Bajo este proyecto de ley, si se adopta, detendría por completo la inclusión de cualquier nueva especie", dijo Barry. & ldquoNo podría recuperar ninguna especie nueva y básicamente eliminaría la mayoría de las protecciones para especies amenazadas y en peligro de extinción. & rdquo

Continuó, & ldquoUna y otra vez, se ha demostrado que a menos que tengamos algunas protecciones ambientales en el paisaje, terminaremos con agua más sucia, aire más sucio y especies en peligro de extinción. & Rdquo

Barry dijo que entregar el poder a los estados supondría una carga considerable para las agencias que ya tienen pocos fondos y recursos.

También dijo que los litigios constantes se deben más a que el gobierno no hace su trabajo que a que los grupos ambientalistas demandan en todo momento.

"El Departamento de Justicia no se está resolviendo si tienen un caso sólido", dijo Barry. & ldquoEstas demandas terminan con los demandantes ambientales teniendo un caso sólido para demostrar que el gobierno no está cumpliendo con la ley. & rdquo

Daines lo ve de otra manera.

& ldquoCreo que podemos encontrar un equilibrio aquí. Creo que el péndulo se ha inclinado demasiado hacia los abogados y los litigios y algunos de estos grupos extremos marginales que tienden a imponer su voluntad a la gente de Montana ”, dijo. "Desafortunadamente, parece que la ciencia política está impulsando estos debates en lugar de una ciencia sólida y se centra en cómo recuperamos estas especies".

Daines dijo que las reformas de Hastings intentarán obtener una votación en la Cámara como un próximo paso adelante.

J.B. Ruhl, profesor de la Facultad de Derecho de Vanberbilt y experto en la ESA, no espera que las propuestas de Hastings sobrevivan más allá del comité. Es el último de una larga lista de intentos de reformar uno de los pilares ambientales de la nación.

La ESA se modificó por última vez en la década de 1980 y ha resistido varios intentos similares desde entonces, el último de los cuales se produjo hace una década. Pero todos han sido inútiles, lo que refleja la impresionante estatura de la ESA y el apoyo arraigado entre la mayoría de los demócratas y republicanos.

& ldquoHa habido varios intentos de reforma bipartidista de la ESA en los últimos 15 años. "No estoy diciendo que las motivaciones no sean genuinas y que no haya problemas reales para debatir", dijo Ruhl. "Pero la realidad política es que cuando tienes el tipo de Senado dividido que tienes, es muy poco probable".

Añadió, "Es una ley muy importante y tiene consecuencias sociales y económicas que son muy significativas". It & rsquos se convierte en un muro muy divisivo con el tiempo. & Rdquo


Richard Nixon: El tímido

¿Quién diría que Tricky Dick era tan tímido? Lo crea o no (y nos damos cuenta de que la confianza puede ser un problema aquí), Richard Nixon era un niño tímido, del tipo que tocaba el piano y solo seguía deportes para que a la gente le gustara más. Lamentablemente, la incomodidad no desapareció con la edad. Nunca un mujeriego, Nixon le propuso matrimonio a su esposa, Pat, en su primera cita, y luego la persiguió obsesivamente durante dos años hasta que ella dijo que sí. Para pasar tiempo con ella en el ínterin, Nixon incluso llevó a Pat a citas con otros hombres.

Quizás todo lo que Nixon quería era un poco de atención y, en 1948, finalmente la consiguió. Cuando era un joven congresista, encabezó la investigación que expuso al ex funcionario del Departamento de Estado Alger Hiss como un espía soviético. El acto rápidamente convirtió a Nixon en el corazón de la América anticomunista. Más tarde, intentó una táctica similar cuando se postuló para el Senado en 1950. Durante la carrera, acusó a su oponente, Helen Gahagan Douglas, de ser un comunista, llamándola "rosa hasta la ropa interior". Sus partidarios enviaron por correo miles de postales que decían: "Vota por nuestra Helen para senadora. Estamos contigo al 100%". Estaba firmado "La Liga Comunista de Mujeres Votantes Negras". No fue la primera vez ni la última vez que Nixon (o sus compinches) usarían trucos sucios para avanzar en su carrera.

Incluso después de llegar hasta la Casa Blanca, Nixon siguió siendo el alhelí socialmente incómodo que había sido en su juventud. Como presidente, hizo todo lo posible para evitar hablar con la gente, especialmente con extraños. Pasaba horas solo en su oficina con un bloc de notas amarillo, anotando listas de enemigos y pensando en formas de comportarse mejor en público. Por lo general, almorzaba solo en su escritorio, casi siempre mordisqueando la misma comida de galletas de centeno, leche descremada, un anillo de piña Dole enlatado y una bola de requesón.

Como parte de su mundo insular, el teléfono de Nixon tenía conexiones directas con solo tres personas: el jefe de personal H.R. Haldeman, el asesor de seguridad nacional Henry Kissinger y el asesor de política nacional John Ehrlichman. (El teléfono de Lyndon Johnson, por el contrario, había sido conectado a 60 personas). Los tres hombres formaron un escudo protector alrededor de Nixon, protegiéndolo cuidadosamente del tiempo que pasaba frente a otros, incluidos otros miembros del gabinete. Colectivamente, el trío se hizo conocido como El Muro de Berlín.

¿Es de extrañar, entonces, que esta violeta que se encoge comenzara a hervir de paranoia? Nixon quería que se escucharan micrófonos en todas las habitaciones y que se registraran todas las conversaciones. Por supuesto, nunca anticipó que esas grabaciones se usarían en su contra. Prácticamente todos los momentos de la presidencia de Nixon fueron grabados en cintas, cintas que están llenas de comentarios subidos de tono sobre judíos, afroamericanos e italianos. De los periodistas, dijo una vez: "No les daría el sudor de mis pelotas".

A lo largo de su carrera, Nixon empleó espías (llamados "plomeros" porque reparaban las filtraciones) para desenterrar la suciedad de sus rivales políticos. Y si no podían encontrar nada mediante escuchas telefónicas o robos, a menudo colocaban pruebas. Pero en junio de 1972, cinco de los plomeros de Nixon fueron arrestados después de irrumpir en las oficinas del Partido Demócrata en el Hotel Watergate. Nixon usó todo lo que estaba en su poder para encubrir la conexión con la Casa Blanca, pero por supuesto, todo quedó grabado. Cuando la Corte Suprema finalmente citó las cintas, arrestaron a Nixon. Sintiéndose bastante estúpido, renunció, y la nación no ha confiado en los políticos de la misma manera desde entonces.

Watergate siempre definirá la administración de Richard Nixon. Pero para ser justos, también logró mucho que benefició al país. Aquí hay un vistazo del lado más soleado de la presidencia de Nixon.

Operaciones Especiales

Nixon no fue el único presidente que grabó todas sus conversaciones, pero fue el único presidente que lo hizo usando un dispositivo de grabación que nunca se detuvo. Tricky Dick, notoriamente malo con la electrónica, tuvo problemas para recordar cómo encender la grabadora, por lo que su jefe de personal, H.R. Haldeman, instaló un sistema activado por voz en la Oficina Oval. Facilitó el día a día del presidente, pero también tenía un problema: nunca se podía apagar. ¡UPS!

Un diplomático agridulce

En 1972, un viaje a la China comunista fue un gran problema, ya que Estados Unidos no tenía relaciones diplomáticas formales con el país. Entonces, cuando Nixon decidió visitar al presidente Mao Zedong en febrero, conmocionó al mundo. Pero el viaje casi termina antes de que comenzara, cuando un miembro del equipo de avanzada de Nixon, bebiendo vodka y fumando marihuana, casi incendia el hotel donde se suponía que se hospedaría el presidente. Sin embargo, Nixon estaba decidido. Era un año electoral, y de las 391 personas que componían su séquito chino, 90 eran de los medios de comunicación. Noche tras noche, los estadounidenses vieron en la televisión en horario de máxima audiencia cómo Nixon y Mao se llevaban muy bien y la Guerra Fría comenzaba a descongelarse.

Mecenas de las artes

Nixon aborrecía el arte moderno e incluso prohibió su presencia en la Casa Blanca. Pero nunca lo sabrías, porque sus asesores le dijeron que apoyar públicamente las artes mejoraría su imagen. Como resultado, Nixon supervisó un aumento de seis veces en los fondos para el National Endowment for the Arts y el Public Broadcasting System (PBS). Sin embargo, para horror de Nixon, parte de ese dinero se destinó a la novela de liberación sexual de Erica Jong, Miedo a volar. También se avergonzó de la programación liberal de PBS y trató de recortar su presupuesto en 1972. Pero debido a que los recortes podrían haber perjudicado a Barrio Sésamo en lugar de a los comentaristas de izquierda, se abandonó el asunto. Ni siquiera Nixon podía soportar ser conocido como el hombre que asesinó a Big Bird.

Campeona de la Madre Tierra

De acuerdo, a Nixon realmente no le importaba el medio ambiente. Pero después de la publicación de Primavera silenciosa de Rachel Carson, la protesta pública por la destrucción del medio ambiente se volvió demasiado grande para ignorarla. ¿Que asombroso? El primer Día de la Tierra tuvo lugar el 22 de abril de 1970 y participaron millones de estadounidenses. En Nueva York, ningún automóvil pasaba por la Quinta Avenida. Y en Washington, los cantantes de folk Pete Seeger y Phil Ochs cantaron en el Monumento a Washington. Fue la protesta individual más grande en la historia de Estados Unidos, y Nixon prestó atención. Durante sus años en el cargo, firmó la Ley de Especies en Peligro de Extinción, fortaleció la Ley de Aire Limpio y creó la Agencia de Protección Ambiental.


Ley de especies en peligro de extinción | Visión general

Cuando el Congreso aprobó la Ley de Especies en Peligro de Extinción (ESA) en 1973, reconoció que nuestro rico patrimonio natural es de "valor estético, ecológico, educativo, recreativo y científico para nuestra nación y su gente". Además, expresó su preocupación por el hecho de que muchas de las plantas y animales nativos de nuestra nación estaban en peligro de extinción.

El propósito de la ESA es proteger y recuperar las especies en peligro y los ecosistemas de los que dependen. Es administrado por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU. (Servicio) y el Servicio Nacional de Pesca Marina (NMFS) del Departamento de Comercio. El Servicio tiene la responsabilidad principal de los organismos terrestres y de agua dulce, mientras que las responsabilidades del NMFS son principalmente la vida silvestre marina como las ballenas y los peces anadromones como el salmón.

Según la ESA, las especies pueden estar incluidas en la lista de especies en peligro o amenazadas. "En peligro" significa que una especie está en peligro de extinción en todo o una parte significativa de su área de distribución. "Amenazada" significa que es probable que una especie se ponga en peligro en un futuro previsible. Todas las especies de plantas y animales, excepto las plagas de insectos, son elegibles para ser incluidas como en peligro o amenazadas. A los efectos de la ESA, el Congreso definió las especies para incluir subespecies, variedades y, para los vertebrados, distintos segmentos de población.

Para obtener todos los detalles, descargue la hoja informativa de la ESA. [120 KB]

ESA 101

En 1972, el presidente Nixon declaró que los esfuerzos de conservación en los Estados Unidos destinados a prevenir la extinción de especies eran inadecuados y pidió al 93º Congreso que desarrollara una legislación integral sobre especies en peligro de extinción. El Congreso respondió y el 28 de diciembre se promulgó la Ley de Especies en Peligro de 1973.


Campeones de la Ley de Especies en Peligro de Extinción en el Congreso

La semana pasada, Earthjustice y más de 20 organizaciones asociadas organizaron un evento para celebrar el 40 aniversario de la Ley de Especies en Peligro de Extinción y honrar a algunos de los defensores más importantes de esta ley visionaria.

El 28 de diciembre de 1973, demócratas y republicanos en el Congreso se unieron para aprobar la ESA, una de las leyes ambientales más efectivas jamás promulgadas, con un apoyo casi unánime. Luego, la ley fue promulgada por el presidente republicano Richard Nixon.

La semana pasada, Earthjustice y más de 20 organizaciones asociadas organizaron un evento para celebrar el 40 aniversario de la Ley de Especies en Peligro de Extinción y honrar a algunos de los defensores más importantes de esta ley visionaria.

El 28 de diciembre de 1973, demócratas y republicanos en el Congreso se reunieron para aprobar la ESA y el teléfono de las leyes ambientales más efectivas jamás promulgadas y con un apoyo casi unánime. Luego, la ley fue promulgada por el presidente republicano Richard Nixon.

La multitud en nuestro evento de aniversario & mdash celebrada en la Biblioteca del Congreso en Washington, D.C. & mdash estuvo compuesta por miembros del Congreso y su personal, personal de la agencia federal de vida silvestre y representantes de grupos ambientales y de conservación, entre otros.

Attendees were treated to opening remarks by author Terry Tempest Williams, who spoke eloquently about the purpose and great importance of the ESA.

Then, six ESA champions&mdashnearly all of whom are members of Congress&mdashreceived awards:

  • Sen. Ben Cardin (Maryland)
  • Rep. John Dingell (Michigan)
  • Rep. Jim Moran (Virginia)
  • Rep. Mike Fitzpatrick (Pennsylvania)
  • Rep. Mike Thompson (California)
  • Former Secretary of State Hillary Clinton
Earthjustice&rsquos Marty Hayden, VP of Policy and Legislation, poses with Rep. Jim Moran of Virginia.

Earthjustice&rsquos own Marty Hayden, Vice President of Policy and Legislation, presented the award to Rep. Jim Moran, Marty&rsquos congressman. Rep. Moran is the senior Democrat on the House Interior/EPA Appropriations Subcommittee and has been instrumental in defeating anti-ESA riders proposed again and again in the congressional appropriations context.

As part of his award presentation, Marty shared this great quote from the Rep. Moran in 2005, when Moran and other congressional allies fought hard against a terrible bill that would have severely weakened the ESA:

If we cannot find a way to live in harmony and conserve our natural resources in a sustainable way, we humans may, too, be doomed to extinction. The Endangered Species Act is a litmus test on the degree to which we are willing to conserve our livable environment.

Another big highlight of the night was awardee Rep. John Dingell&rsquos (Michigan) acceptance speech. Rep. Dingell is the longest-serving member of Congress ever. He is also an original author of the ESA. So it was quite moving to hear this leader, now 87 years old, reflect on a visionary law he brought into being four decades ago. Rep. Dingell closed his remarks by addressing younger people in the audience, stating that the fight is now ours to protect for future generations the &ldquoimportant and precious&rdquo natural treasures that &ldquowe so uniquely enjoy as citizens of the greatest nation in the world.&rdquo


Attwater's greater prairie-chicken (Tympanuchus cupido attwateri)

Then: The Attwater's prairie-chicken is a subspecies of prairie-chicken endemic to prairies along the Gulf of Mexico. Historically, the bird's population approached 1 million individuals on an estimated 6 million acres of prairie habitat. By 1937, populations had declined to an estimated 8,700 individuals and have continued to decline since. Loss and fragmentation of its coastal prairie ecosystem and associated isolation of subpopulations brought about by agricultural conversion, urban and industrial expansion, overgrazing, and invasion of prairies by woody species have been the ultimate factors responsible for the prairie-chicken's decline.

Now: A captive breeding program was initiated for the Attwater's prairie-chicken in 1992. This program had two primary goals: preserve as much genetic variability as possible, and provide birds for supplementation of remaining populations and the re-establishment of extirpated populations.


A Graphical Look At Presidents’ Environmental Records

On Sept. 17, 1969 &mdash nearly 47 years ago &mdash Daniel Patrick Moynihan, a high-ranking aide to President Richard M. Nixon, dispatched an internal memo to one of his White House colleagues warning of the ominous consequences of climate change. He predicted that the Earth would get so warm and sea levels so high, that it could be &ldquoGoodbye New York, Goodbye Washington.&rdquo

Carbon dioxide in the atmosphere &ldquohas the effect of a pane of glass in a greenhouse,&rdquo and its unrelenting rise should &ldquoseize the imagination of persons normally indifferent to projects of apocalyptic change,&rdquo Moynihan wrote to John Ehrlichman, Nixon&rsquos special assistant for domestic affairs. &ldquoThe C02 content is normally in a stable cycle, but recently man has begun to introduce instability through the burning of fossil fuels.&rdquo

For those who today recognize the dire consequences of climate change &mdash as the issue has finally achieved a high profile &mdash it might come as a surprise to learn about this early awareness. It shouldn&rsquot. While Nixon and his aides certainly were prescient, they weren&rsquot the only ones &mdash though presidents during those earlier times didn&rsquot do much beyond talk about it.

As early as 1903 &mdash when Republican Theodore Roosevelt was president &mdash &ldquoscientists were aware of (Swedish scientist Svante Arrhenius&rsquos) theory that CO2 emissions could bring global warming,&rdquo says Spencer Weart, a climate historian and author of &ldquoThe Discovery of Global Warming.&rdquo But &ldquoit was regarded as speculative, and it had no policy implications since warming was not expected until centuries later, if at all, and was assumed to be benign,&rdquo he says.

Nixon&rsquos predecessor, Lyndon B. Johnson, knew of the dangers of climate change and spoke of them in a special message to Congress shortly after his 1965 inauguration. &ldquoAir pollution is no longer confined to isolated places,&rdquo he said. &ldquoThis generation has altered the composition of the atmosphere on a global scale through radioactive materials and a steady increase in carbon dioxide from the burning of fossil fuels.&rdquo

Moreover, a report written by his science advisory committee later that year confirmed the climate threat, describing atmospheric carbon dioxide from fossil fuels as &ldquothe invisible pollutant,&rdquo and foretelling many of the effects of today, including the melting of the Antarctic ice cap, increasing ocean acidity, and sea level rise.

&ldquoThe climate changes that may be produced by the increased CO2 content could be deleterious from the point of view of human beings,&rsquo&rsquo the report said.

Indeed, history suggests that concerns about the environment, including climate change, were the province of presidents from both parties it was a bipartisan issue long before the notion of protecting the environment became identified solely with liberal Democrats, and anathema to conservative Republicans.

In fact, &ldquoconservation was a cornerstone of GOP doctrine for more than a century,&rdquo says Norman J. Ornstein, a resident scholar at the American Enterprise Institute. &ldquoThe Republican Party was the party of conservation and the environment. Teddy Roosevelt really established that marker for his party. His hunting notwithstanding, he promoted a reverence for nature and preserving public lands. It was a hallmark of progressivism and conservatism.&rdquo

Theodore Roosevelt&rsquos First Annual Message (as the State of the Union address was then known) outlined his aims to conserve and preserve forests, including the use of forests as wildlife preserves. In 1903, he issued an executive order that established a federally-protected wildlife refuge &mdash the forerunner of the present National Wildlife Refuge System &mdash that set aside Pelican Island on Indian River, Fla., as a preserve and breeding ground for native birds, the first of 53 wildlife sanctuaries he created during his presidency.

In 1916, Democratic President Woodrow Wilson signed legislation creating the National Park Service. The Service cares for and safeguards a system that covers 409 areas &ndash- more than 84 million acres &mdash and includes national parks, monuments, battlefields, military parks, historical parks, historic sites, lakeshores, seashores, recreation areas, scenic rivers and trails, and the White House.

But Nixon &ldquowas probably our greatest environmental president up to now,&rdquo says Stephen Hess, a senior fellow emeritus at the Brookings Institution, who served four presidents, including Republicans Dwight David Eisenhower, Nixon, Gerald Ford and Democrat Jimmy Carter. &ldquoHe was a very environmentally aggressive president, although that&rsquos not what people tend to remember about him.&rdquo

Nixon signed into law the National Environmental Policy Act, which among other things, required environmental impact statements for major new building projects and developments. He also approved the creation of the Environmental Protection Agency (EPA) and the National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA). He approved extending the Clean Air Act, which gave EPA the authority to regulate air quality. Later, Nixon also approved the Clean Water Act, the Pesticide Control Act, the Marine Mammal Protection Act, and the Endangered Species Act, which replaced and strengthened earlier protections for endangered species initiated during the Johnson Administration.

&ldquoIn that regard, you could say he [Nixon] put in place the machinery that ultimately would deal with global warming,&rdquo Hess says.

When Democrat Jimmy Carter became president, the energy crisis was burgeoning, gasoline was in short supply, and he spoke of a &ldquocrisis of confidence&rdquo among Americans in major speech on July 15, 1979 devoted to a discussion about the nation&rsquos dependence on energy and foreign oil. Also, he was the first president to install solar panels on the White House roof. Although they were used to heat water, they were largely symbolic. One of the first things that his successor, Republican Ronald Reagan did upon assuming the presidency, was to remove them.

&ldquoThe Carter administration&rsquos energy concerns revolved around national energy independence, especially in response to the 1973 oil embargo and the second energy crisis in 1979,&rdquo says historian Weart. &ldquoRenewables were desired mainly because of U.S. vulnerability to oil shortages. If they kept back global warming, that was just a side benefit. There was also a feeling in the 1970s that conservation and solar power represented a &lsquosmall is beautiful&rsquo democratic approach, as opposed to corporate Big Oil and Big Coal.&rdquo

Weart adds: &ldquoIt was Reagan who removed the panels &mdash his people despised what they saw as leftist hippy environmentalism.&rdquo

Thus began the Republican backlash to the environment, which continues today. Reagan appointed Anne Gorsuch to head the EPA, a lawyer who believed the agency was over-regulating business. She cut its budget by 22 percent and reduced enforcement against polluters. Ultimately, she resigned amidst a scandal over mismanagement of the program to clean up hazardous waste dumps. Reagan also named James G. Watt to run the Interior Department, an administrator who was seen by his critics as someone who favored development over preservation.

At the same time, the Reagan administration did agree to sign the Montreal Protocol, the international treaty which helped to heal the hole in the ozone layer. His successor, George H.W. Bush, signed the 1990 amendments strengthening the Clean Air Act &mdash sections of which are being used as the basis for most of America&rsquos current climate policy.

Democratic President Bill Clinton was pressured to take action on climate change by his vice president, Al Gore, well known for his views on global warming. Yet Clinton knew that &ldquoRepublicans in Congress would have sunk any legislation, and Clinton had other priorities,&rdquo Weart says. &ldquoHe was unwilling to spend his limited political capital on an issue that would not become acute during his term in office.&rdquo

Two more sets of solar panels have found their way onto the White House in recent years. In 2003, Republican George W. Bush, while silent on climate change and the environment, nevertheless installed a nine-kilowatt rooftop solar photovoltaic system, as well as two solar thermal systems that heat water.

And President Obama installed solar panels on the residence in 2013.

Beyond that, however, President Obama has made protecting the environment and combating climate change a significant cornerstone of his presidential legacy.

Among other things, he played a major role in helping to secure a global agreement to reduce carbon emissions. He initiated the Clean Power Plan that &mdash if it survives a court challenge &mdash will substantially lessen carbon emissions from power plants. He rejected construction of the Keystone XL oil pipeline. He has set aside millions of acres of public land and waters for conservation protection. And he has promoted energy from renewable sources such as solar and wind.

&ldquoObama is our first truly proactive president,&rdquo on the environment and climate change, Weart says. &ldquoHe takes an above-the-fray, long-term view of his responsibilities to the nation and the world.&rdquo

Marlene Cimons is a freelance writer who specializes in health, science and the environment.


Ver el vídeo: Se acelera la destrucción: Un millón de especies en peligro de extinción por causas humanas