Castillo bizantino de Mystras

Castillo bizantino de Mystras


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


El Castillo de Mistras, con su asentamiento ahora abandonado, ocupa una empinada ladera en la ladera norte del monte Taygetos, a 6 km al noroeste de Esparta. Debido a la colina empinada y cónica, se le dio el nombre de Mystras o Myzithras y, como estaba estratégicamente ubicado, constituía en sí mismo un gran fuerte natural. La historia de Mistras comienza a mediados del siglo XIII, cuando los francos ocuparon completamente el Peloponeso. El castillo fue construido en 1249 por Guillaume de Villehardouin en la cima de la colina de la ciudad fortaleza bizantina. Después de la batalla de Pelagonia, fue ocupado por los bizantinos donde se construyó Mistras, que también fue la capital del Despotado de Moria. La ciudad fortaleza siguió siendo el centro de las artes y la escritura hasta 1953, albergando en su interior a grandes emperadores, como Kostantinos Paleologos. Hoy, dentro de la muralla de Mistras, hay cuatro asentamientos abandonados con grandes iglesias, casas y palacios post bizantinos. Desde 1989, el sitio arqueológico de Mystras está catalogado como patrimonio natural de la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco.

Construido sobre un fuerte natural y una colina estratégicamente ubicada de la Myzythra bizantina en las laderas norte del monte Taygetos, el castillo de Mistras está directamente relacionado con la primera caída de Constantinopla. En 1249, el príncipe franco Guillaume II de Villehardouin construyó el castillo de Myzythra en la cima de la colina de Myzythra para controlar el valle de Evrotas. Diez años más tarde, el castillo fue cedido al emperador bizantino Miguel VIII Paleologos. En los años siguientes, el castillo constituyó el centro de la ciudad fortaleza fundada más tarde de Mistra, una de las ciudades post bizantinas más importantes. En 1262, tras la batalla de Pelagonia, el castillo junto con los de Monemvasia y Mani son entregados a los bizantinos, a cambio de la liberación del príncipe francés que quedó cautivado. Ese punto marca el inicio del principal período histórico de Mystras que duró dos siglos. El castillo fue fortificado con murallas y habitantes de la vecina Lacedemonia vinieron y se asentaron junto a las murallas, en un lugar que se denominó Chora.Con el paso de los años se creó un nuevo asentamiento fuera de las murallas, llamado Kato Chora, que también estaba protegido por murallas. .

En 1349, Mistras se convierte en la capital del Despotado semiindependiente de Morea con Manuel Katakouzinos en el reinado. En 1383, la familia real de Paleologi reemplaza a la dinastía Katakouzinos. Konstantinos Paleologos, el último emperador de Bizantino, ocupa un lugar muy especial entre los déspotas de Mystras. En ese momento, Mistras se convierte en el centro de la vida política y cultural del Imperio. La era bizantina termina para Mistras en 1460 cuando fue entregada a los turcos.

Entre 1460 y 1540 se convierte en uno de los centros de producción y comercio de seda más importantes del Mediterráneo oriental. Una breve intervención de la ocupación turca de larga data fue el período de la dominación veneciana. El declive de Mystras comenzó en 1770 durante la Revolución de Orlov, después de su destrucción de los turcos

Soldados albaneses. Durante la Guerra de la Independencia en 1821, Mistras fue saqueada por Ibrahim y cada uno la abandonó gradualmente. En 1843, el rey Othon reconstruye Esparta y Gytheion, y desde entonces hasta 1943, cuando el gobierno griego expropió el área, el último habitante abandonó la ciudad fortaleza. En 1989, la Unesco decide incluir el sitio arqueológico de Mistras como parte del patrimonio cultural y natural en la lista del Patrimonio Mundial.


Mystras: El estado del castillo bizantino

+1
Mystras: El estado del castillo bizantino

Mystras: El estado del castillo bizantino

Mystras: El estado del castillo bizantino

Mystras: El estado del castillo bizantino

Mystras: El estado del castillo bizantino

Una leyenda viva en el corazón del Peloponeso, capital del Despotado de Morea, con sus triunfantes victorias, sus humillantes derrotas, llena de intrigas y conspiraciones, solía ser “la manzana de la discordia” entre francos, venecianos, bizantinos y otomanos .

Conduciendo hacia Mystras, paso por los hermosos jardines con las enormes magnolias y rosas que adornan los patios de las últimas casas de Esparta. A medida que avanzo por la carretera, naranjos, limoneros y olivos comienzan a hacer sentir su presencia y me hacen reflexionar sobre lo fértil que es este lugar. Al llegar al pequeño pueblo de Mystras, las casas de piedra, así como un par de casas en desacuerdo con la arquitectura de la zona, me conducen hacia la plaza de los plátanos. Enclavada entre rosas de colores, la imponente estatua de Konstantinos Palaiologos, el "Déspota" de Mystras y los últimos emperadores bizantinos, se alza al fondo.

El camino que conduce a la ciudad bizantina y al castillo medieval está lleno de curvas. Sin embargo, las llanuras espartanas por un lado, y la ciudad castillo de Mystras por el otro, conforman una vista emocionante.

La historia…
El estado de Mystras es claramente el asentamiento medieval más característico de Grecia. Con vistas a las llanuras, el castillo fue construido en 1249 por Guillermo II Villeharduin en la colina de Mystras o Mytzithras. Villeharduin pensó que la posición geográfica era de importancia estratégica para los francos. Diez años después, en 1259 A.C. durante la Batalla de Pelagonia, Miguel VII Palaiologos derrotó a los francos, capturando Villeharduin. El emperador bizantino exigió la concesión de los castillos de Mystras, Monemvasia, Geraki y de Maina. Buscando seguridad, a lo largo de los años, los habitantes de la región y de la antigua Esparta se asentarían en Mystras.

Mystras comenzó a ganar prominencia como centro militar, administrativo, financiero y cultural del Peloponeso. En 1308, la administración fue asumida por comandantes regulares en lugar de generales, como era el caso hasta entonces. Los comandantes procedían de determinadas familias, como los katakouzinoi y los paleólogos. Posteriormente, el comandante asumió el título de “Déspota” y Mystras se convirtió en la capital del “Despotado de las Moreas”.

La organización del Despotado debe su dinámico comienzo a Manuel Katakouzinos. En 1384, el Palaiologoi asumió el poder. De 1443 a 1449 Konstantinos Palaiologos se convierte en el Déspota de Mystras. En 1449 fue coronado emperador de Bizancio y conservó el título hasta la caída de Constantinopla. A partir de 1460, el poder estaba en manos de venecianos o turcos. La caída de Mystras estuvo marcada por la fundación de Esparta en 1834, por el ex rey Othonas. En 1921, la ciudad del castillo fue declarada un importante monumento bizantino y en 1989, Mystras se incluyó por primera vez en la lista de monumentos de la UNESCO que se consideran parte del patrimonio cultural mundial.

Georgios Gemistos - Plithon el "sabio"
El último sabio de Bizancio, Georgios Gemistos - Plithon, vivía en Mystras. Fue maestro y juez, pero sobre todo fue filósofo y escritor, que creía que el Peloponeso era la cuna de las razas griegas más nobles, y que allí comenzaría la salvación del imperio. En 1975, el difunto filósofo y académico Ioannis Theodorakopoulos, fundó en Magoula, Esparta, una escuela filosófica y la llamó “Plithon” en honor al filósofo.

Un recorrido por la ciudad alta y baja de Mystras.
Al llegar a la ciudad medieval bizantina de Mystras, los huéspedes deben elegir dónde comenzar su recorrido. Existen dos accesos al pueblo, el primero es la “Puerta Principal”, ubicada en la parte baja del pueblo, mientras que el segundo se ubica unos kilómetros más adelante, en la parte superior, más cerca del castillo y el palacio. Mi elección fue comenzar en la puerta principal. Siguiendo el mapa al pie de la letra, atravesé la puerta arqueada y pasé por la casa desierta de Laskaris, una característica residencia urbana bizantina que perteneció a una de las familias más importantes de Bizancio.

Google revela las 10 estrellas de Hollywood más buscadas de 2020

Siguiendo a la derecha, me encontré con la catedral del pueblo, San Dimitrios. Está construida como una basílica de tres naves con cúpula, decorada con hermosas pinturas religiosas. Presumiblemente, este es el lugar donde Konstantinos Palaiologos fue coronado emperador. Junto a la iglesia se encuentra el Museo de Mystras. Sus losas de mármol grabadas, los hermosos atuendos y joyas de mujeres, así como los anillos de los déspotas, transportan al huésped al pasado. Los manuscritos de la Metrópoli de Monemvasia y Esparta son testimonios del desarrollo espiritual de la ciudad.

Más adelante pasé por las iglesias de Evangelistria y San Theodoroi y seguí hacia el Monasterio de Perivleptos. El camino entre los callejones empedrados, pavimentado con piedras cubiertas de hierba gastadas por el tiempo, es mágico.

Los asombrosos frescos del monasterio, junto con el retablo de madera, son fascinantes. El icono de la Madre María estaba lleno de ofrendas. Bajé hacia la Puerta Principal, pasando por las casas de Krevattas, la iglesia de Agios Christoforos y Ai Giannakis. Cogí el coche y conduje hasta la puerta superior, donde vi a Santa Sofía, a menudo llamada la "miniatura de Santa Sofía de Constantinopla". La siguiente parada son los Palacios de los Déspotas de Mystras. El camino hasta el castillo de William Villearduin ofrece una vista espectacular.

El futuro
Mystras es un lugar importante para los amantes de la naturaleza y los excursionistas, ya que es el lugar donde comienzan a caminar por los senderos de la montaña Taygetus. Su aura espiritual y relajante, junto con los hoteles de lujo, que enfocan sus servicios hacia el bienestar y el rejuvenecimiento, hacen de Mystras un destino turístico internacional.


La península griega se convirtió en protectorado romano en el 146 a. C., y las islas del Egeo se agregaron a este territorio en el 133 a. C. Atenas y otras ciudades griegas se rebelaron en el 88 a. C. y la península fue aplastada por el general romano Sila. Las guerras civiles romanas devastaron la tierra aún más, hasta que Augusto organizó la península como provincia de Acaya en el 27 a. C.

Grecia era una provincia oriental típica del Imperio Romano. Los romanos enviaron colonos allí y aportaron nuevos edificios a sus ciudades, especialmente en el Ágora de Atenas, donde se construyeron la Agrippeia de Marcus Agrippa, la Biblioteca de Titus Flavius ​​Pantaenus y la Torre de los Vientos, entre otras. Los romanos tendían a ser filohelénicos y los griegos eran generalmente leales a Roma. [ cita necesaria ]

La vida en Grecia continuó bajo el Imperio Romano de manera muy similar a como lo había hecho anteriormente, y el griego continuó siendo la lengua franca en la parte oriental y más importante del Imperio. La cultura romana estuvo fuertemente influenciada por la cultura griega clásica (ver Grecorromana) como dijo Horacio, Graecia capta ferum victorem cepit (Traducción: "Grecia cautiva tomó cautiva a su rudo conquistador"). Las epopeyas de Homero inspiraron la Eneida de Virgilio, y autores como Séneca el Joven escribieron usando estilos griegos, mientras que famosos romanos como Escipión Africano, Julio César y Marco Aurelio compilaron obras en lengua griega.

Durante ese período, los intelectuales griegos como Galeno o Apolodoro de Damasco fueron llevados continuamente a Roma. Dentro de la ciudad de Roma, el griego lo hablaban las élites romanas, en particular los filósofos, y las clases trabajadoras más bajas, como los marineros y los comerciantes. El emperador Nerón visitó Grecia en el 66 y actuó en los Juegos Olímpicos, a pesar de las reglas contra la participación no griega. Por supuesto, fue honrado con una victoria en cada concurso, y en el 67 proclamó la libertad de los griegos en los Juegos del Istmo en Corinto, al igual que Flamininus más de 200 años antes.

Adriano también sentía un cariño especial por los griegos antes de convertirse en emperador y se desempeñó como arconte epónimo de Atenas. También construyó allí su arco homónimo y tuvo un amante griego, Antinoo. [ cita necesaria ]

Al mismo tiempo, Grecia y gran parte del resto del este romano quedaron bajo la influencia del cristianismo. El apóstol Pablo había predicado en Corinto y Atenas, y Grecia pronto se convirtió en una de las áreas más cristianizadas del imperio.

Durante los siglos II y III, Grecia se dividió en provincias que incluían Acaya, Macedonia, Epiro veto y Tracia. Durante el reinado de Diocleciano a finales del siglo III, los Balcanes occidentales se organizaron como una diócesis romana y fueron gobernados por Galerio. Bajo Constantino I Grecia fue parte de las diócesis de Macedonia y Tracia. Las islas del este y sur del mar Egeo formaron la provincia de Insulae en la Diócesis de Asia.

Grecia enfrentó invasiones de los hérulos, godos y vándalos durante el reinado de Teodosio I. Estilicón, que actuó como regente de Arcadio, evacuó Tesalia cuando los visigodos invadieron a fines del siglo IV. El chambelán de Arcadio, Eutropio, permitió que Alarico entrara en Grecia y saqueó Corinto y el Peloponeso. Estilicón finalmente lo expulsó alrededor del 397 y Alaric fue hecho magister militum en Illyricum. Finalmente, Alarico y los godos emigraron a Italia, saquearon Roma en 410 y construyeron el Imperio visigodo en Iberia y el sur de Francia, que duró hasta el 711 con la llegada de los árabes.

Grecia siguió siendo parte de la mitad oriental relativamente unificada del imperio. Contrariamente a las visiones obsoletas de la antigüedad tardía, la península griega fue probablemente una de las regiones más prósperas del Imperio Romano y más tarde del Imperio Romano / Bizantino de Oriente. Los escenarios más antiguos de pobreza, despoblación, destrucción bárbara y decadencia civil se han revisado a la luz de descubrimientos arqueológicos recientes. [1] De hecho, el polis, como institución, parece haber sido próspera hasta al menos el siglo VI. Textos contemporáneos como el de Hierocles Synecdemus Afirmo que en la Antigüedad tardía, Grecia estaba muy urbanizada y contenía aproximadamente 80 ciudades. [1] Esta visión de la prosperidad extrema es ampliamente aceptada hoy en día, y se supone que entre los siglos IV y VII d. C., Grecia pudo haber sido una de las regiones económicamente más activas del Mediterráneo oriental. [1]

Tras la pérdida de Alejandría y Antioquía ante los árabes, Salónica se convirtió en la segunda ciudad más grande del Imperio Bizantino, llamada "corregente" (symbasileuousa), superado solo por Constantinopla. La península griega siguió siendo uno de los centros más fuertes del cristianismo en los períodos romano tardío y bizantino temprano. Después de la recuperación de la zona de las invasiones eslavas, se restauró su riqueza. Eventos como la invasión selyúcida de Asia Menor y la ocupación latina de Constantinopla centraron gradualmente el interés imperial bizantino en la península griega durante el período bizantino tardío. El Peloponeso en particular continuó prosperando económica e intelectualmente incluso durante su dominación latina, la recuperación bizantina y hasta su caída final ante el Imperio Otomano.

Grecia fue atacada en Macedonia en 479 y 482 por los ostrogodos bajo su rey, Teodorico el Grande (493-526). [2] Los búlgaros también atacaron Tracia y el resto del norte de Grecia en 540 y en otras ocasiones repetidas. Estas continuas invasiones búlgaras requirieron que el Imperio Bizantino construyera un muro defensivo, llamado "Muro Anastasiano", que se extendía por unas treinta (30) millas, o más, desde la ciudad de Selymbria (ahora Silivri) hasta el Mar Negro. [3] Los hunos y los búlgaros asaltaron Grecia en 559 hasta que el ejército bizantino regresó de Italia, donde Justiniano I había estado intentando capturar el corazón del Imperio Romano. [4]

Según documentos históricos, los eslavos invadieron y se establecieron en partes de Grecia a partir de 579 y Bizancio casi perdió el control de toda la península durante la década de 580. [5] Sin embargo, no hay evidencia arqueológica que indique la penetración eslava de los territorios imperiales bizantinos antes de finales del siglo VI. En general, los rastros de la cultura eslava en Grecia son muy raros. [6]

La ciudad de Salónica permaneció sin conquistar incluso después de ser atacada por los eslavos alrededor del 615. Los eslavos fueron finalmente derrotados, reunidos por los bizantinos y colocados en comunidades segregadas conocidas como Sclaviniae.

En 610, Heraclio se convirtió en Emperador. Durante su reinado, el griego se convirtió en el idioma oficial del imperio.

A principios del siglo VII, Constante II realizó las primeras expulsiones masivas de eslavos de la península griega a los Balcanes y Asia Menor central. Justiniano II derrotó y destruyó a la mayoría de las Sclaviniae, y trasladó entre 100.000 y 200.000 eslavos de la península griega a Bitinia, mientras que alistó a unos 30.000 eslavos en su ejército. [7]

Las poblaciones eslavas que se colocaron en estas comunidades segregadas fueron utilizadas para campañas militares contra los enemigos de los bizantinos. En el Peloponeso, más invasores eslavos trajeron desorden a la parte occidental de la península, mientras que la parte oriental permaneció firmemente bajo el dominio bizantino. La emperatriz Irene organizó una campaña militar que liberó esos territorios y restauró el dominio bizantino en la región, pero no fue hasta el reasentamiento del emperador Nicéforo I de algunas áreas rurales del Peloponeso con hablantes de griego del sur de Italia, que se eliminó el último rastro del elemento eslavo. . [8]

A mediados del siglo VII, el emperador Constante II reorganizó el imperio en "temas", incluido el tema de Tracia, el Karabisianoi cuerpo en el sur de Grecia y las islas del Egeo. los Karabisanoi Fueron divididos más tarde por Justiniano II en el Tema de Hellas (centrado en Corinto) y el Tema Cibyrrhaeotic. En ese momento, los eslavos ya no eran una amenaza para los bizantinos, ya que habían sido derrotados en numerosas ocasiones o colocados en las Sclaviniae. Las comunidades eslavas en Bitinia fueron destruidas por los bizantinos después de que el general Leontios perdiera ante los árabes en la batalla de Sebastopolis en 692, como resultado de la deserción de los eslavos hacia el lado árabe. [9]

Estos temas se rebelaron contra el emperador iconoclasta León III en 727 e intentaron establecer su propio emperador, aunque León los derrotó. Leo luego trasladó la sede de la Karabisianoi a Anatolia y creó el tema Cibyrrhaeotic de ellos. Hasta ese momento, Grecia y el Egeo todavía estaban técnicamente bajo la autoridad eclesiástica del Papa, pero León también se peleó con el Papado y entregó estos territorios al Patriarca de Constantinopla. Como emperador, León III introdujo más reformas administrativas y legales de las que se habían promulgado desde la época de Justiniano. [10] Mientras tanto, los árabes comenzaron sus primeras incursiones serias en el Egeo. Bitinia fue finalmente repoblada por población de habla griega de la Grecia continental y Chipre.

Nicéforo I también comenzó a reconquistar áreas controladas por los eslavos y los búlgaros a principios del siglo IX. [11] Reasentó a familias de habla griega de Asia Menor a la península griega y los Balcanes, y expandió el tema de Hellas al norte para incluir partes de Tesalia y Macedonia, y al sur para incluir el territorio recuperado del Peloponeso. Tesalónica, anteriormente organizada como un archontate rodeado por los eslavos, también se convirtió en un tema propio. Estos temas contribuyeron con otros 10.000 hombres al ejército y permitieron a Nicéforo convertir a la mayoría de los eslavos al cristianismo.

Creta fue conquistada por los árabes en 824. A finales del siglo IX, León VI también se enfrentó a las invasiones de los búlgaros bajo Simeón I, que saqueó Tracia en 896, y nuevamente en 919 durante la regencia de Zoe para Constantino VII. Simeón invadió el norte de Grecia nuevamente en 922 y penetró profundamente hacia el sur tomando Tebas, justo al norte de Atenas.

Creta fue reconquistada en 961 a los árabes, por Nikephoros II Phokas después del asedio de Chandax.

A finales del siglo X, la mayor amenaza para Grecia era de Samuel, quien constantemente luchaba por el área con Basilio II. En 985, Samuel capturó Tesalia y la importante ciudad de Larisa, y en 989 saqueó Tesalónica. Basil lentamente comenzó a recuperar estas áreas en 991, pero Samuel capturó las áreas alrededor de Tesalónica y el Peloponeso nuevamente en 997 antes de verse obligado a retirarse a Bulgaria. En 999, Samuel capturó Dyrrhachium y asaltó el norte de Grecia una vez más. Basilio recuperó estas áreas en 1002 y había subyugado completamente a los búlgaros en la década anterior a su muerte (ver Conquista bizantina de Bulgaria).

A la muerte de Basilio en 1025, Grecia se dividió en temas incluyendo Creta, Peloponeso, Hellas, Nicópolis, Larisa, Cefalonia, Tesalónica y Estrimón, las Cícladas y el Mar Egeo. Fueron protegidos de incursiones e invasiones por los nuevos temas creados fuera del territorio búlgaro.

Grecia y Tracia se hicieron más prósperas en el siglo X y los pueblos y ciudades comenzaron a crecer nuevamente. Atenas y Corinto probablemente crecieron a unas 10,000 personas, mientras que Tesalónica pudo haber tenido hasta 100,000 personas. Hubo una clase aristocrática importante de estos temas, especialmente los emperadores macedonios que gobernaron el imperio desde 867 hasta 1056.

Grecia y el imperio en su conjunto se enfrentaron a una nueva amenaza de los normandos de Sicilia a finales del siglo XI. Robert Guiscard tomó Dyrrhachium y Corcyra en 1081 (ver Batalla de Dyrrhachium), pero Alexius I lo derrotó, y más tarde a su hijo Bohemund, en 1083. Los Pechenegs también atacaron Tracia durante este período.

En 1147, mientras los caballeros de la Segunda Cruzada se abrían paso por territorio bizantino, Roger II de Sicilia capturó Corcira y saqueó Tebas y Corinto.

En 1197, Enrique VI de Alemania continuó el antagonismo de su padre Federico Barbarroja hacia el imperio al amenazar con invadir Grecia para reclamar el territorio que los normandos habían ocupado brevemente. Alejo III se vio obligado a pagarle, aunque los impuestos que impuso provocaron frecuentes revueltas en su contra, incluidas rebeliones en Grecia y el Peloponeso. También durante su reinado, la Cuarta Cruzada intentó colocar a Alejo IV en el trono, hasta que finalmente invadió y saqueó la capital.

Grecia fue relativamente pacífica y próspera en los siglos XI y XII, en comparación con Anatolia, que estaba siendo invadida por los selyúcidas. Tesalónica probablemente había crecido a unas 150.000 personas, a pesar de haber sido saqueada por los normandos en 1185. Tebas también se convirtió en una ciudad importante con quizás 30.000 habitantes, y fue el centro de una importante industria de la seda. Atenas y Corinto probablemente todavía tenían alrededor de 10,000 personas. Las ciudades de la Grecia continental continuaron exportando cereales a la capital para compensar la tierra perdida por los selyúcidas.

Sin embargo, después de que Constantinopla fuera conquistada durante la Cuarta Cruzada en 1204, Grecia se dividió entre los cruzados. El Imperio Latino tenía Constantinopla y Tracia, mientras que la propia Grecia estaba dividida en el Reino de Tesalónica, el Principado de Acaya y el Ducado de Atenas. Los venecianos controlaban el ducado del archipiélago en el Egeo, mientras que el Despotado de Epiro se estableció como uno de los tres estados sucesores griegos bizantinos.

Miguel VIII restauró el imperio en 1261, habiendo recuperado también el Reino de Tesalónica. A su muerte en 1282, Miguel había recuperado las islas del Egeo, Tesalia, Epiro y la mayor parte de Acaya, incluida la fortaleza cruzada de Mystras, que se convirtió en la sede de un déspota bizantino. Sin embargo, Atenas y el norte del Peloponeso permanecieron en manos de los cruzados. Carlos de Anjou y más tarde su hijo reclamaron el trono del extinto Imperio Latino y amenazaron a Epiro y Grecia, pero nunca pudieron hacer ningún progreso allí.

Durante el reinado de Andrónico III Paleólogo, a partir de 1328, el imperio controlaba la mayor parte de Grecia, especialmente la metrópoli de Tesalónica, pero muy poco más. Epiro era nominalmente bizantino, pero de vez en cuando se rebelaba, hasta que se recuperó por completo en 1339. Grecia se usó principalmente como campo de batalla durante la guerra civil entre Juan V Paleólogo y Juan VI Cantacuzeno en la década de 1340, y al mismo tiempo comenzaron los serbios y otomanos. atacar a Grecia también. En 1356, se estableció otro despotado independiente en Epiro y Tesalia.

El Peloponeso, generalmente llamado Morea en este período, era ahora casi el centro del imperio, y ciertamente era la zona más fértil. Mystras y Monemvasia fueron populosas y prósperas, incluso después de la Peste Negra a mediados del siglo XIV. Mystras rivalizaba con Constantinopla en importancia. Era un bastión de la ortodoxia griega y los emperadores se opusieron amargamente a los intentos de unirse con la Iglesia católica, aunque esto habría permitido al imperio obtener ayuda de Occidente contra los otomanos.

Los otomanos habían comenzado su conquista de los Balcanes y Grecia a finales del siglo XIV y principios del XV capturando, entre otros, Tesalónica, Ioannina y Tesalia. En 1445, Tesalia ocupada por los otomanos fue recapturada por el futuro emperador Constantino XI, en ese momento déspota de Mystras, pero poco podía hacer contra la mayoría de los demás territorios otomanos. El emperador Constantino XI fue derrotado y asesinado en 1453 cuando los otomanos finalmente capturaron Constantinopla. Después de la caída de Constantinopla, los otomanos también capturaron Atenas en 1458, pero dejaron un despotado bizantino en el Peloponeso hasta 1460. Los venecianos todavía controlaban Creta, las islas del Egeo y algunas ciudades-puertos, pero por lo demás los otomanos controlaban muchas regiones de Grecia, excepto el montañas y áreas densamente boscosas.


El castillo de Mystras

Seis kilómetros al noroeste de Esparta se encuentra la ahora arruinada ciudad bizantina de Mystras, que fue un hito en la historia de la cultura y el arte. A mediados del siglo XIII, los francos conquistaron el Peloponeso. El Villehardouin II construyó en 1249 el castillo en el lado este de Taygetus en la cima (620 m) de una montaña empinada llamada queso. Incorporó Mystras en el centro de sus posesiones imperiales, lanzando una historia gloriosa que hizo su ciclo después de seis siglos de drama. En 1249, el príncipe francés construyó en la colina Myzithra el famoso castillo homónimo, que pronto estaba destinado a convertirse en un castillo único y una de las principales ciudades bizantinas tardías. Los habitantes de Lacedaemon comenzaron a construir allí para mayor seguridad, en la ladera de Mystra y alrededor del castillo para tener más protección por parte del príncipe. La actividad constructiva se extiende más allá de los muros por lo que se construyó un segundo muro para proteger el nuevo asentamiento, formando así la denominada Ciudad Baja. Dos siglos después de haber sido entregados en 1259 en el Imperio Bizantino, mientras cambiaban de manos entre las dinastías de Cantacuzenus y Paleologos, los Mystras se convertirían en el centro del & # 8220Despot de Morea & # 8221. reclaman los laureles como cuna de estudiosos de la literatura y las artes, filósofos y personalidades, del calibre de George Gemistos Plython, un filósofo que fundó una escuela filosófica y dejó su huella indeleble en las generaciones futuras.

La distribución del castillo en tres zonas (Superior, Inferior y Exterior) ofrece a los visitantes la oportunidad de viajar en el tiempo y admirar la arquitectura, el arte y las pinturas de importantes artistas, todos inscritos en monumentos, palacios e iglesias que han sobrevivido hasta nuestros días. En el País Alto, quedará cautivado por la apariencia de los Palacios de los Déspotas construidos entre los siglos XIII y XV. En la parte superior, se encuentra la iglesia de Santa Sofía, la capilla de los Palacios. En la Ciudad Baja se puede ver la iglesia de San Demetrio. Aquí, en el centro de esta mezcla de basílica con cruciforme de cinco cúpulas fue coronado el 6 de enero de 1449 el último emperador de Bizancio, Constantino Palaiologos antes de morir en la Caída de Constantinopla el 29 de mayo de 1453. La interminable cadena de templos incluyendo incluso el y # 8220St Theodor, & # 8221 & # 8220Evangelistria & # 8221, & # 8220Pantanassa & # 8221 con decoración elaborada, & # 8220San Juan del búfalo, & # 8221 donde puedes saciar tu sed en la fuente construida por los peregrinos de la temporada, & # 8220Santa Barbara & # 8221 y & # 8220Saint George & # 8221. La lista es realmente interminable. La conquista de la cima de la ciudad castillo te lleva a la altura del castillo franco y desde allí podrás supervisar el valle de Lacedaemon.

Los amigos del trekking satisfarán sus inquietudes eligiendo los caminos pavimentados que parten del hoyo Parori & # 8217s, y otros distritos de Mystras y llegan a las cimas del monte Taygetos.

No olvide visitar el museo del sitio arqueológico de Mystras. Está ubicado en un edificio de piedra de dos pisos en 1754 e incluye varias colecciones de relieves, manuscritos y joyas. En New Mystra encontrará los recuerdos que desee y podrá relajarse en una casa de huéspedes o en un hotel.


Otras lecturas

¡Asegúrese de incluir una visita al Museo del Olivo en Esparta en un viaje por carretera por el Peloponeso!

Si tiene interés en el arte bizantino y está visitando Atenas, hay un museo dedicado que le puede interesar. A pocos pasos de la plaza Syntagma, el Museo Bizantino sin duda valdría la pena dedicar una o dos horas a explorar.

¿Interés por la antigua Grecia? lee mi guía de los mejores sitios históricos de Grecia.

Comentarios

Buen post. Me gusta el ángulo bizantino & # 8211 muy educativo. Muchos lugares tienen & # 8216otras & # 8217 historias distintas de las que consideramos convencionales. Me gustan este tipo de publicaciones que encuentran lo oscuro, lo menos conocido. Dos pulgares para arriba.

¡Me encanta que Mystras no sea visitado por las masas y que todavía haya un monasterio en uso en el sitio! Explorar un lugar como este sin las multitudes te permite empaparte de todo.

¡Ciertamente lo hace! ¡Muy feliz de haber conducido a Mystras, ya que estábamos indecisos hasta el último minuto!

Deja una respuesta Cancelar respuesta

Sobre Dave

Dave's Travel Pages es un blog de viajes que se centra en Grecia y el turismo en bicicleta, con guías de viaje adicionales a innumerables destinos interesantes en todo el mundo.

Obtenga más información sobre Dave y este blog haciendo clic aquí

Publicaciones de viajes recientes

Dave & # 8217s Travel Pages tiene varios enlaces de afiliados colocados dentro del blog de viajes. Si decide comprar artículos a través de estos enlaces, estará ayudando a Dave a financiar este sitio y quizás la próxima aventura. Más importante aún, no le cuesta nada adicional. Gana gana & # 8211 ¡nos gusta eso!


Viejo calles de piedra, mansiones nobles de cientos de años, iglesias bizantinas, obras de arte: en la ciudad medieval-bastiones de Laconia, Mystras y Monemvasia, el tiempo parece haberse detenido hace siglos, dos de los pocos lugares donde tal descripción no es un cliché. Aquí, no lees la historia, la recorres, la tocas, la experimentas. Está por todas partes.

Los dos castillos de Mystras y Monemvasia representaron el núcleo del ilustre Despotado de Morea, la provincia semiautónoma del Imperio Bizantino en el Peloponeso. El islote rocoso y naturalmente defendible de Monemvasia sirvió como sede inicial de la renovada administración bizantina de la región hasta 1262, cuando este papel fue transferido a Mystras, cuyas impresionantes fortificaciones habían sido construidas por primera vez por los francos unos 13 años antes. Como ubicaciones militarmente estratégicas, ambos castillos fueron sucesivamente reclamados o reclamados por los francos, bizantinos, venecianos y turcos, lo que provocó que cambiaran de manos varias veces durante su historia.

La autoridad de Mystras se fortaleció en 1349 cuando se convirtió en la capital del despotado, esencialmente todo el Peloponeso. Aunque el imperio Bizantino was already beginning to collapse from external enemies and internal intrigue, Mystras was reaching its floruit, becoming one of the most important economic and cultural centers of Byzantium and offering the hope of rebirth to the rest of the empire. In the end, however, Mystras could only manage to prolong the empire’s life a little longer, to be its last “glimmer” and final stronghold.

Today, as visitors stand facing the Hill of Myzythras, on which Mystras was built, one immediately grasps the significance of the place. Crowned with a mighty citadel and walls that descend around its Upper and Lower towns and their many painted churches, Mystras is rightly considered one of Greece’s greatest archaeological sites, worthy of its ranking as a UNESCO World Heritage Monument.

“ The two castles represented the core of the illustrious Despotate of Morea, the Byzantine Empire’s semi-autonomous province in the Peloponnese. "

The main gate to the Mystras citadel. The main gate to the Mystras citadel. View of the interior of Aghia Sofia, one of the Byzantine churches at Mystras. View of the interior of Aghia Sofia, one of the Byzantine churches at Mystras.

“ The museum housed in Mystras castle’s courtyard features artifacts excavated in the town and strives to illuminate the connections and complex influences that once existed between Byzantium and the West. "

Mystras is also distinctive for being a more-outlying, autonomous tourist destination, in comparison with other archaeological sites that can easily be visited during a single day trip. Consequently, more and more high-quality guesthouses and excellent restaurants are opening up in the surrounding villages of Neos Mystras, Pikoulianika and Parori.

Access to the Mystras castle can be gained through either of two gates. Most visitors choose to enter through the Lower Gate that leads directly to the Lower Town afterward, ascending to the Upper Gate by car, they visit the Upper Town.

En el Lower Town are several historic mansions and the site’s most important iglesias. Inside are precious works of Byzantine art, many of which are kept under lock and key for security reasons. Always open, however, is the Metropolitan church and the interesting museum housed in its courtyard. los museo features artifacts excavated in the town and strives to illuminate the connections and complex influences that once existed between Byzantium and the West. In the Upper Town stands the Church of Aghia Sophia, the famous Palace of the Palaiologoi (under restoration) and the fortress, from which the views of Mt Taygetus and the Evrotas River Valley are incomparable.

Of course, visitors who choose to climb from the Lower to the Upper Town and the citadel, strolling on well-marked paths, gain something even more special. The feeling of walking along historic, stone-paved lanes, surrounded by lush vegetation and absolute quiet is itself a monumental experience.

The Stellaki mansion, one of the oldest buildings within the fortress of Monemvasia, right next to the sea wall.

The Stellaki mansion, one of the oldest buildings within the fortress of Monemvasia, right next to the sea wall.

Small alleyways, flights of stairs here and there, and a maze of vaulted passages make for a fascinating exploration of the fairy-tale town of Monemvasia.

Small alleyways, flights of stairs here and there, and a maze of vaulted passages make for a fascinating exploration of the fairy-tale town of Monemvasia.

In contrast to the tranquility of Byzantine monuments at Mystras and what the site’s information panels reveal, Monemvasia is — in the words of the great Greek writer Stratis Myrivilis — “a Mystras that lives on.” Monemvasia’s fortress, which has never ceased to be inhabited, is now home to around 10 families, Greek and foreign, who live here permanently many more are daily commuters, who run guesthouses, tavernas, bars and tourist shops inside the walls. You’ll find all these easily on the main street — named after the celebrated Greek poet Yiannis Ritsos, who came from here and whose house is open to visitors. This was the shopping street where medieval tavernas and cellars once kept prized stocks of Malvazia: Monemvasia’s famous local wine.

Strict restoration guidelines have kept the fortified town in excellent condition. Not only does it have a storybook setting, but also a striking position: strangely perched on a giant rock joined to the rest of the Peloponnese by a causeway built in the 2oth century to replace a 6th century stone bridge that had 14 arches and a removable wooden section in the middle. After one crosses over and ascends through the gate, the fairytale begins.

TRIVIA

Local legend has it that if you visit Monemvasia with your lover, your relationship is likely to lead to marriage. It is no surprise then that this is such a popular spot for weddings.

Wandering through the Lower City on lanes spanned by arches and vaulted structures (“dromikes”), where supplies are still transported by horses the ascent along the “Voltes” (the fortified street leading to the ruined Upper Town) the Byzantine churches once-grand houses Venetian coats-of-arms and the Ottoman mosque —all take you back in time.

In the architecture of these age-old buildings, you can read the entire history of Monemvasia, their stone-work displaying visible traces of all the town’s conquerors.

If you wish to live the experience to its fullest, however, it is worth roaming the castle from end to end and spending the night within its walls. Gaze out over the Myrtoan Sea explore the venerated chapels rest on the enviable rooftop terraces and in the small town squares and follow every path —even if it leads nowhere, and even after dark, when lanterns only partly illuminate the mysterious shadows and you feel that from somewhere horses and knights are bound to appear.


Hotels apartments Greece

* Due to possible schedule changes, please call for exact hours.

Magnificent and impressive , distant and yet so close . Real time , the state still lies on the slopes of the steep strange hill with the castle on top.

Just 5 km northwest of Sparta time has stopped , but in the golden pages of history.

Mystras the " theofrouritos country Myzithras " the base of the Despotate of Peloponnese , the last cradle of Byzantine Empire , still lives in the historical memory and consciousness of people.

The visit at Mystras, transports the visitor to another dimension,
in the era of the Byzantine Empire.

With the fortifications and churches palaces, mansions and houses , in the streets and fountains of causes daily amazement to thousands of visitors , but also provides valuable insight on the development and culture of Byzantium . Two centuries on the stage of history , he composed a unique path of glory , splendor and supply - political social and cultural .

The starting point in the 13th century when the Franks dominated the Peloponnese. In 1249 Villehardouin II built an impregnable castle on the hilltop with Mystras name or Mizithras .

Ten years later he was captured the emperor of Byzantium Michael Paleologos , bought his freedom, giving the castles of Mistras Monemvasia and Mani . Mystras offered security , resulting in the residents of the neighboring Lacedaemon , as then called Sparta , build their houses on the slopes around the castle .

The settlement Chora, protected by a wall , but the new houses were built from the outside. Another wall protected the new district , Lower Town . With the generals permanent commanders since 1308 and the seat of Metropolis has been transported from Lacedaemon , Mystras became in the 13th century capital of the Peloponnese , the seat of the Despotate of Morea with Annuity Lord

First Master 1348 Manuel second son of Emperor John Kantakouzenos and second Matthew in 1380. Then came the time of Paleologos, with the despot Theodore I, son of Emperor John Palaeologus and his successors Theodore II in 1407 and Constantine Paleologos in 1443.

All these years, Mystras experienced glory despite external risks. The dominance was spread almost throughout the Peloponnese and became a center of political and intellectual life field to regenerate the letters and arts. Here founding the famous philosophical school of the Gemistus Pletho. On January 6 January 1449 the Metropolis of Mystras, Agios Dimitrios, Constantinos Paleologos was crowned emperor and left for Istanbul, for death and glory in the fall of 1453. But Mystras fell ingloriously.

The new Bishop Dimitrios surrendered without a fight the impregnable castle in Mehmed II. During the Turkish rule, the city was still flourishing, with 42,000 inhabitants. After the failure of the uprising of 1770 were 8,000. Poor but courageous and Mystras offered the War of 1821, but in 1825 the Egyptians Ibrahim burned down the town

The residents started leaving . Others settled lower in New Mystras. And others returned to the banks of the Eurotas to create the new Sparta. In the Byzantine state abandonment gave way to wear and tear

SIMOS MARE RESORT

The most beautiful beach in the Mediterranean just got it's Byzantine tower of stone!So, after five .


    • Explore the ruins of this important Byzantine city below its castle on its improbable crag.
      • A moving and fascinating place, with huge view to boot. Not to be missed if you are in the Peloponnese.

      Walkopedia rating

      • Walkopedia rating90
      • Beauty 32
      • Natural interest 10
      • Human interest 18
      • Charisma 34
      • Negative points 4
      • Total rating 90
      • Note: Neg: tourists

      Vital Statistics

      WALK SUMMARY

      Walkopedia walked the ruins of the Byzantine city of Mystras in early April, when the life and beauty of the wild flowers contrasted with the gentle, lonely melancholy of the ruins of this city. We loved it.

      Mystras evolved in the middle ages, on the steep slopes below the castle built on the great crag here by the Frankish Prince of Achaia, Guillaume de Villehadouih, in 1249. It became an important city of the shrinking Byzantine Empire after it was retaken by the Byzantines, and a liberal centre of thought and the arts. It fell to the Turks in 1460, and entered a long twilight period. It was abandoned in the C19 in favour of modern Mystras and Sparta on the plain below.

      Mystras' ruins are very well preserved, and extraordinarily evocative. Below the impregnable-feeling castle huddles the walled Upper City, with it churches and palaces, home of the aristos and administrators. Below is the Lower City, also walled, once home of artisans at its top, the peaceful and charming Pantanassa Convent is the only occupied building in the city.

      Start at the Upper Entrance at the top of the Upper City. Walk up paved mule tracks overhung by shrubs and wild flowers to the Frankish Castle on its extraordinary crag. Gaze at the views and salivate over a walk in the wooded slopes above, admiring the drama of the high Taygetus to the west and the huge view over the Laconiac plain to your east.

      Descend to and through to the Upper City, inspecting Agia Sofia church with its charming portico and St. Nicholas, in between patches of scrub and rubble.

      The Royal Palace is closed for a huge reconstruction.

      Descend through the Monemvasia Gate into the Lower City. Make sure you visit the Pantanassa Convent its church has the atmosphere and quiet serenity of a minor monastic church on Mount Athos. The Lower City is wider spread, with more areas of rubble and scrub. All hugely atmospheric and thought provoking.

      Mystras is some 300m to to bottom, so a full exploration is no mean undertaking. We parked at, and walked back to, the Upper Gate but you can descend on down to modern Mystras. You can also walk up and back from modern Mystras, and a one-way taxi journey. To start at the top makes sense.

      Have a look at TripAdvisor - there are tens of millions of reviews, so you may get good, current views on guides, places to hike and places to stay in the area.

      Sunflower's Landscapes of the Southern Peloponnese has 30 walks, including information on this walk. Find relevant books by using our Amazon search function:

      For more information and photos, including detailed practical information and some warnings, see our Taygetus and the Mani walk page.


      Ruins, Byzantine city of Mystras, Peloponnese

      Your Easy-access (EZA) account allows those in your organisation to download content for the following uses:

      • Pruebas
      • Muestras
      • Composicion
      • Diseños
      • Cortes toscos
      • Ediciones preliminares

      It overrides the standard online composite licence for still images and video on the Getty Images website. The EZA account is not a licence. In order to finalise your project with the material you downloaded from your EZA account, you need to secure a licence. Without a licence, no further use can be made, such as:

      • presentaciones de grupos focales
      • presentaciones externas
      • final materials distributed inside your organisation
      • any materials distributed outside your organisation
      • cualquier material distribuido al público (como publicidad, marketing)

      Debido a que las colecciones se actualizan continuamente, Getty Images no puede garantizar que ningún artículo en particular esté disponible hasta el momento de la licencia. Please carefully review any restrictions accompanying the Licensed Material on the Getty Images website and contact your Getty Images representative if you have a question about them. Su cuenta EZA permanecerá en su lugar durante un año. Su representante de Getty Images hablará con usted sobre la renovación.

      Al hacer clic en el botón Descargar, acepta la responsabilidad de utilizar contenido no publicado (incluida la obtención de las autorizaciones necesarias para su uso) y acepta cumplir con las restricciones.


      Ver el vídeo: Mistra - Mystras - byzantinische Stadt auf den Peloponnes 17